LA PALABRA DE CRISTINA SEOANE

“El transporte escolar estaba sobredimensionado”

La Inspectora Jefe Distrital explicó a este diario que ese dato fue lo que arrojó como resultado una auditoria que la provincia realizó el año pasado en el distrito de Azul. Por esa razón debieron cumplir la disposición que, como requisito, plantea que los alumnos que necesitan ser transportados, debe ser a la escuela más cercana. Igualmente aseguró que están atendiendo el reclamo de los padres.

“No hay ninguna escuela en el distrito con riesgo de cierre”, aseguró la inspectora Cristina Seoane al explicar qué fue lo que pasó con el transporte escolar.

A partir de este año y por una decisión del nivel central provincial en el Partido de Azul  hubo modificaciones que implicaron un recorte en el transporte escolar urbano y rural.

Los primeros en advertir la situación por los problemas que esto les generó fueron padres del ámbito rural que lo expusieron públicamente y luego se movilizaron al Consejo Escolar para hacer el correspondiente reclamo debido a que la alternativa para seguir con este servicio es que sus hijos sean relocalizados en otros establecimientos escolares.

Los padres plantearon su disconformidad con el nuevo esquema vigente y desde el Consejo Escolar les plantearon cuál era su injerencia en el tema e hicieron un listado de las familias para ver qué se puede hacer al respecto.

Faltaba conocer la postura de la Inspección General de Educación sobre esta problemática y por eso, este medio tomó contacto con la Inspectora Jefe Distrital, Cristina Seoane, quien posee un rol clave en este y otros temas de la educación que por estas horas están inquietando a la ciudadanía.

Explicó que a fines de 2017 hubo una auditoria de parte de la provincia que determinó que, en cuanto a los números, el servicio estaba en Azul sobredimensionado.

Por esta razón, desde la dependencia junto al Consejo Escolar debieron modificar los recorridos bajo el criterio de la escuela más cercana.

Esto también involucró a alumnos de la zona urbana (ver recuadro) y en concreto, en el distrito de Azul eran transportados alrededor de 700 alumnos y ahora –desde la semana pasada está vigente el servicio- la cifra ronda los 400.

No sólo hubo recorte de distancias, sino también que hubo bajas de estudiantes que antes eran transportados.

Sobre los motivos que hicieron este recorte en el transporte escolar del distrito, Seoane sostuvo que “ellos lo harán desde el lugar del ordenamiento”.

Descartó que haya alguna posibilidad de que estos cambios puedan significar bajas de matrículas y el posterior cierre de escuelas rurales.

“No hay ninguna escuela en el distrito con riesgo de cierre. Se ha sostenido la matrícula y no hay grandes variaciones y no impactó el tema del transporte”, afirmó.

Atendiendo el reclamo    

No obstante, informó que están atendiendo e intentando tener en cuenta las situaciones particulares de los padres que han planteado sus reclamos y no quieren cambiar a sus hijos de escuela.

La semana pasada en la reunión que hubo en el Consejo Escolar se conocieron casos en los cuales de dos hermanos, han autorizado el traslado de uno solo cuando van a la misma escuela y otros que habían sido derivados a establecimientos que quedan a la misma distancia que los anteriores.

Respecto de estas situaciones, reconoció que pudo haber errores, pero están siendo remediadas y algunas fueron corregidas sobre la marcha.

“Nos comprometimos a volver revisar porque puede haber algún error de cálculo de distancias”, admitió, aunque aclaró que “lo haremos en el marco de la normativa”.

Ya tienen en estudio los casos las inspectoras y “luego los miraremos acá en forma conjunta con el Consejo Escolar y vamos a llamar a estas familias y les vamos a dar una respuesta”.

Además, comentó que “ya hemos recibido a algunos padres que se han presentado en la sede de Inspección, y las inspectoras han mantenido reuniones en las escuelas”.

“Se las ha ido explicando y analizando la situación de cada uno y hemos acompañado el proceso en caso que tuvieran que cambiar de escuela”, resaltó también.

Hubo una auditoria     

La inspectora explicó a este diario que en el mes de octubre hubo una auditoria en este distrito de parte del equipo de logística, que son los encargados del transporte escolar en La Plata.

“Vino la directora con el equipo de trabajo y estuvieron durante dos días haciendo los distintos recorridos del transporte escolar de las escuelas rurales”, contó.

La auditoría detectó “una serie de irregularidades que ellos pudieron comprobar directamente y a partir de ahí, nos solicitaron que replanteemos y volvamos a analizar la situación del transporte escolar en forma conjunta con el Consejo Escolar”, dijo.

Al ser consultada sobre qué tipo de irregularidades encontraron, Seoane puntualizó que “lo que más se evidenció fue que no todos los chicos iban a la escuela más cercana. Por ejemplo, durante el recorrido pudieron comprobar que algunos chicos iban a una escuela, pasando antes por delante de otra”.

“Estaba sobredimensionado”   

La autoría tuvo su origen en que “en lo que respecta a los números, el transporte escolar de este distrito estaba sobredimensionado en comparación al resto de la provincia en relación a la cantidad de kilómetros y la cantidad de chicos”.

Entonces, “comparativamente con otros distritos donde la matrícula es similar y son similares las distancias, las superficies y los recorridos, era llamativamente mayores”, agregó.

La normativa     

A partir de este resultado, “nos pidieron que se cumpla la disposición N° 41/2002 que, como requisito, plantea que los alumnos que necesitan ser transportados, debe ser a la escuela más cercana”.

La directiva es hacer cumplir esta disposición que data de 2002 y que establece que “debe tenerse en cuenta la relación existente entre el lugar de residencia y la oferta educativa más próxima”.

Fija también que podrán acceder al transporte alumnos de todos los niveles en función de los siguientes parámetros: falta de oferta educativa cercana, falta de medios de transporte público o carencia de medios económicos propios para solventar el gasto de transporte.

A propósito de esto, Seoane advirtió que “en los otros criterios nosotros no avanzamos como es la situación socioeconómica de las familias”.

Cuestiones que se tuvieron en cuenta     

Para definir cómo seguir una vez conocida la directiva se reunieron los inspectores y los  directores de las escuelas en el mes de noviembre, se informó la situación y que empezaría un plan de revisión.

Posteriormente, el 7 diciembre se entregaron las declaraciones juradas, ya que es la fecha para hacerlo de acuerdo al calendario docente. Estas declaraciones son las solicitudes de cada chico para el transporte.

“Ahí, cuidadosamente, analizamos cada una de ellas, y trabajamos con los mapas, tomando las distancias, como para ser lo más exactos posibles y no cometer ningún tipo de injusticias”, comentó la docente.

Según lo especificó al hablar con EL TIEMPO, “tomamos algunas excepciones de común acuerdo tales como que aquellos estudiantes que estuvieran cursando el último año del nivel, y correspondía otra escuela, le sostuvimos la escuela para no cambiar la trayectoria en el último año”.

“El traslado está garantizado”    

Explicó en torno a esto que “los inspectores en el marco de la normativa analizamos las declaraciones juradas a partir de los criterios a cumplir y luego el Consejo Escolar  se encarga de armar los recorridos y hacer las licitaciones de los transportistas”.

Son muchos los chicos del campo y de la ciudad involucrados en este cambio y por eso recordó que “desde el mes de diciembre los directores empezaron a trabajar con las familias y explicar todo esto y evidentemente muchos han comprendido y entendido que para seguir siendo trasladados por el Estado en algunos casos había que cambiarse de escuela, pero si los padres no optan por esta alternativa, tienen la última palabra”.

“El traslado está garantizado, pero a la escuela más cercana”, remarcó finalmente.

RECORTES TAMBIÉN EN LA ZONA URBANA

Tal como se informó anteriormente a través de estas páginas,  desde La Plata la orden fue empezar a cumplir la disposición que determina que hay que garantizar el transporte pero a la escuela más cercana y eso incluyó también a alumnos de la zona urbana.

Al respecto, la inspectora aseguró que “en la planta urbana también había muchos alumnos transportados que iban a escuelas urbanas y que vivían en la ciudad, y estábamos totalmente fuera de la norma. Únicamente se hizo la excepción para la modalidad especial, tratamos de sostener a CADRAL que realmente lo ameritaba por el tipo de necesidades de la matrícula y los Centros Educativos Complementarios”.

“Incluso en las localidades de Cacharí y Chillar teníamos chicos de la zona urbana y eran transportados por pocas cuadras”, indicó.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *