COLUMNA DE OPINIÓN

El vínculo de la Papelera “Pachi Lara” y Juan Arruti

Predio donde funciona la Cooperativa Papelera “Pachi Lara”.
<
>
Predio donde funciona la Cooperativa Papelera “Pachi Lara”.

Debido a la extensa nota de tapa publicada por este medio el día 11 de marzo de 2018, de la cual surge los motivos de la renuncia del Ingeniero Sr. Juan Arruti al cargo que ejercía como titular de la Subsecretaría Producción y Empleo de la Municipalidad de Azul, nobleza obliga, no dar la espalda a una persona honesta, emprendedora, creativa y fundamentalmente comprometida como ningún político por el crecimiento de la  ciudad de Azul. Es por ello, que los que suscribimos la presente (Jorge Alfredo Scabuzzo -presidente de la firma fallida- y German Horacio Vena –Abogado de la firma-), expresamos al respecto:

Destacamos de dicha nota varias expresiones del Ing. Juan Arruti y del periodista: “A eso se le suman expresiones públicas de fabriqueros que reconocen por sobre todas las cosas su esfuerzo, voluntad y compromiso…”.

Este reconocimiento de los trabajadores hacia la persona de Juan Arruti, no hace otra cosa que describir su constante preocupación, su trabajo incansable para buscar soluciones a conflictos sociales que hacen de él, un ser que propicia el diálogo, el compromiso, el cambio y el trabajo en equipo.  Es sin duda, un fiel luchador, un político de los que mis abuelos hubiese denominado “de raza”, de aquellos que desean en lo más profundo de su alma y de su corazón, llevar a nuestra ciudad al crecimiento y desarrollo tantas veces soñado y esperado por todos los azuleños.

“…la gente tiene ganas de hacer, hay mucho entusiasmo. Me considero un facilitador. Como en un rompecabezas, trato de encontrar todas las partes para que vayan coincidiendo y que podamos concretar cosas…”

“…antes de renunciar a la Subsecretaría de Producción, Juan Arruti dejó varios proyectos en curso y, algunos de ellos, con francas posibilidades de concreción…”; uno de ellos, el Proyecto Cooperativa Papelera “Pachi Lara en el Complejo Industrial Pida II, Azul.

Todos y cada uno de los proyectos que el Ing. Juan Arruti dejó en curso, como “Cooperativa Pachi Lara”, son una clara demostración de un trabajo realizado por él en equipo. No cabe duda, de su capacidad como facilitador para que todos las partes involucradas pudieran comenzar a dialogar y diagramar una solución en conjunto para llegar a buen puerto.

Así, gestionó a través del Municipio para que los trabajadores pudieran recibir la propuesta de trasladarse al Parque Industrial Pida II, trabajó con la Sindicatura (a cargo en ese momento del Dr. Carlos Gelso) y con la fallida Papelera Azuleña S.A (representada por el Sr. Scabuzzo), también con el dueño del Predio (Industria Papelera S.A., representada por el Sr. Mancuso) donde desarrollan y desarrollaban la producción los trabajadores, no sólo de la Cooperativa Pachi Lara (representados por el Sr. Pereyra) sino también los de la Corrugadora, con los dueños de las máquinas (South American Assets Management S.A, representados por el Dr. Güiraldes) y de igual manera, propicio el diálogo entre todas las partes que se vinculan en este proceso, a los que debemos agregar la Cooperativa Eléctrica (CEAL) y todos y cada uno de los letrados intervinientes (Dr. Bruno Santi Táccari y el Dr. Bogliolo, por los trabajadores; quien suscribe, por Papelera Azuleña SA; el Dr. Conti por Cooperativa Eléctrica, CEAL).

Cabe destacar que todos y cada uno de los participantes de dicha gestión propiciada por el Ing. Arruti han prestado colaboración y buena voluntad, excepto el empecinado letrado de la sindicatura, el Dr. Pérez Urruti.

Es claro lo que expresó el Ing. Juan Arruti: “Logré convencer a los propietarios de las máquinas para que la Cooperativa fuese la propietaria y un problema de abogados, o político o de otra índole, le impidió a los obreros cerrar una etapa. Hoy están trabajando en un terreno que no es de ellos, donde no pagan alquiler, tienen un juicio de desalojo y las máquinas tampoco son de ellos”.

Quizás sea un problema de “un solo abogado”, que aparentemente encaminaría al Sr. Síndico (ahora, Dr. Diego Zaragoza) a una insólita búsqueda (vaya a saber con qué fin o detrás de qué intereses) llevando adelante en forma errónea acciones judiciales que, lejos de beneficiar a los reales damnificados, es decir los trabajadores de la Cooperativa Pachi Lara, los encamina y deja instalados en una situación de extrema y riesgosa exposición que va hacia un detrimento absoluto de su real y única oportunidad de continuar con la producción, de forma sostenida, sobre un predio sin problemas ni de intereses creados de terceras personas, oportunidad que fue propiciada y gestionada por Juan Arruti, quien trabajó durante meses con todas las partes para cerrar una etapa.

El Ing. Juan Arruti es el único funcionario estatal, que en forma desinteresada y honesta se hizo cargo de la situación laboral, social y anímica de los trabajadores de la Cooperativa Pachi Lara, quiénes hoy están a la deriva y a la espera, aparentemente, de la trasatlántica aventura emprendida por el Dr. Pérez Urruti y funcionarios judiciales.

Algunos, lejos de buscar el bienestar de los trabajadores de la Cooperativa Pachi Lara, y de la posibilidad de que Azul no siga perdiendo fuentes de trabajo, priorizan intereses, utilizando una barata demagogia, logrando, una vez más la desesperanza para los trabajadores, la pérdida de la fuerza de trabajo y de procesos productivos en marcha para la ciudad de Azul.

Una vez más, se benefician los de siempre, que a través de la burocracia estatal y judicial llevan a los trabajadores a estar años sin poder cobrar sus acreencias y a aniquilar sus fuentes y fuerza de trabajo en forma independiente, como la que gestionó y propuso el Ing. Arruti para cerrar una etapa en forma satisfactoria y constructiva para los trabajadores.

Otra vez, quedará descuidada e ignorada, el área del poder del estado, la Subsecretaria de Producción y Trabajo, por la falta de actores que lleven adelante políticas de estado integrativas de todos los hombres de buena voluntad que deseen radicar sus empresas para crear reales y sustentables fuentes de trabajo para todos y cada uno de los azuleños, y todo ello bajo la vista de otro poder del estado, que a veces brinda el marco de contención y apoyo a los trabajadores (parte más vulnerable) propiciando audiencias para lograr el diálogo en la búsqueda de soluciones creativas que abarquen y beneficien a los verdaderos damnificados, y otras, por el contrario, somete a las partes a interminables procesos y a un aniquilador compás de espera, para los trabajadores, que los sumerge en la desesperanza y la falta de reales oportunidades de trabajo.

No nos olvidemos de la Curtiembre Piazza, Sudamtex (y otras más), azuleños trabajadores que están desde hace 18 años a la espera de poder ver plasmados sus legítimos derechos en la realidad.

“…El Ing. Juan Arruti, abrió una ventanita… Ahora depende de nosotros que sepamos aprovecharla…” y para ello es necesario comprometerse, y no dejar que triunfen siempre los burócratas y los demagogos que alzando la bandera de los trabajadores, los dejan en un imperdonable e injusto, estado de indefensión y, a la espera de las resultas de juicios trasatlánticos, que lejos están de solucionar los problemas reales de los trabajadores y sus familias, y de crear progreso y reales oportunidades de trabajo para los azuleños.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *