LO DECIDIÓ FABRICACIONES MILITARES

Empleados de otras plantas cubren los puestos clave en FANAZUL

Luego de que el juez Federal Bernardo Bibel intimara a la intervención de Fabricaciones Militares para que tome las medidas necesarias para garantizar los servicios de mantenimiento y seguridad de la fábrica, ese ente nacional acató la intimación. Pero no designó a trabajadores de FANAZUL, sino que decidió que cubran los puestos clave trabajadores de Villa María y Fray Luis Beltrán. A su vez, según indicó ayer el secretario de la Fiscalía Federal, “se sigue buscando información sobre lo que hay dentro de la fábrica, en lo que hace a los explosivos”.


Los puestos clave en FANAZUL fueron cubiertos por personal de las plantas de Villa María y Fray Luis Beltrán. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA


La intervención de Fabricaciones Militares decidió que trabajadores de otras plantas sean los que cubran los puestos clave en FANAZUL, luego de que el juez que interviene en la causa iniciada a fines del año pasado intimara a esa dependencia estatal y a la Dirección de la fábrica a que tomen las medidas correspondientes para garantizar los servicios básicos de mantenimiento y seguridad -tanto de las personas como de las instalaciones, en tanto es una fábrica de pólvoras y explosivos-, y también medidas respecto del material almacenado y del que se encontraba en proceso de producción, que ante la decisión de dejar la planta fuera de operatividad, quedaron a medio hacer.
Así fue informado ayer a este diario por el secretario de la Fiscalía Federal, Pablo López, quien detalló que llegaron a esta ciudad dos trabajadores de Villa María y uno de Fray Luis Beltrán para que realicen las tareas de mantenimiento y seguridad que el juez que tiene a su cargo la causa exigió ante el riesgo que implicó que FANAZUL quede sin personal idóneo en los lugares más delicados en lo que hace a la seguridad.
Asimismo, indicó que se sigue haciendo un seguimiento sobre los materiales que están dentro de la fábrica.
La intimación  
El 31 de diciembre pasado, la secretaria General de la Asociación de Trabajadores del Estado de Azul, Vanina Zurita, denunció que ante la prohibición de acceso a la planta a los trabajadores especializados en el manejo y control de los polvorines y de las plantas de explosivos, corría verdadero riesgo la seguridad de FANAZUL.
Ante esto solicitó que los puestos clave sean cubiertos por personal idóneo “para no alterar las condiciones normales de operatividad y seguridad”.
De oficio, intervino el juez Federal de Necochea, Bernardo Bibel -que subroga a su par de esta ciudad, Martín Bava-.
Entre otras medidas, pidió que la Agencia Nacional de Materiales Controlados -ANMaC- realice una inspección en la planta para determinar técnicamente la magnitud del hecho denunciado.
Personal de ese ente nacional llegó a esta ciudad y, de acuerdo a lo que el propio Bibel le indicó a un periodista de este diario que se entrevistó con él en Necochea, si bien el informe de la ANMaC no fue concluyente “amerita tomar medidas urgentes” por precaución.
En ese marco, y contando también con información complementaria que recabó, fue que el viernes de la semana pasada el magistrado ordenó a Fabricaciones Militares y a la Dirección de FANAZUL a que se cubran con personal idóneo todos los turnos y todos los puestos clave que hacen a la seguridad y mantenimiento de la fábrica.
La cobertura de los puestos    
Ayer por la tarde el secretario de la Fiscalía Federal, Pablo López, confirmó a este diario que finalmente los puestos clave “se cubrieron”.
Pero no fue con personal idóneo de Azul, a quienes se desvinculó de la fábrica el 31 de diciembre pasado, sino que “trajeron a tres personas -dos de la planta de Villa María (Córdoba) y una de Fray Luis Beltrán (Santa Fe)- que están dedicadas a la parte de tableros y de agua”, que era la preocupación manifestada por el gremio, ya que quedaban sin atender y el riesgo a incendios o explosiones se hacía latente.
Asimismo, López señaló que “además, se capacitó a la gente que estaba acá. Así que los mismos empleados a los que entrevistamos que antes decían que no tenían el servicio cubierto, ahora nos manifestaron que sí, que los servicios básicos y lo que hace a la seguridad están cubiertos en todos los turnos”.
Consultado cómo sigue la investigación que tiene en sus manos el juez Bibel, indicó que “se sigue recabando información respecto a los empleados que están dentro de la planta, su idoneidad, y también se sigue buscando información sobre lo que hay dentro de la fábrica, en lo que hace a los explosivos”.
Por último, en cuanto a las observaciones que hizo la ANMaC, indicó que “estamos siguiéndolas para ver si cumplen con eso también”, aunque al momento de consultarlo sobre los alcances de las observaciones indicó que “es información que no estamos autorizados a informar a la prensa”.
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *