8 DE MARZO

“En Azul, nosotras paramos”

El Movimiento de Mujeres Organizadas de Azul dio a conocer un documento con el fin de hacer visibles las problemáticas de esta sociedad. Además convocan a la nueva asamblea para empezar a definir las actividades que se harán en el Día Internacional de la Mujer.

Mujeres azuleñas se unieron en pos de deconstruir el Día Internacional de la Mujer para que no sea una jornada de hacer regalos ni salir a cenar, sino que se convierta en un día más para ser visible la lucha. Muchos son los argumentos que tienen. Uno: un femicidio cada 18 horas en nuestro país.
Este documento surgió de una serie de reuniones que tendrá su última en el Puente Amarillo del Parque Municipal en donde ultimarán detalles el próximo 28 de febrero a las 18 horas.
El Movimiento de Mujeres Organizadas de Azul explica en un comienzo que “las mujeres azuleñas nos volvemos a encontrar, trabajadoras, estudiantes, docentes, artistas, militantes provenientes de los más diversos espacios sociales, organizaciones políticas, sindicales e independientes. Hacemos huelga, nos organizamos y nos encontramos entre nosotras. Ponemos en práctica el mundo en el que queremos vivir”.
Esto se debe a que “pensamos el paro como un llamado de atención contra una ofensiva neoconservadora que intenta ir en contra de nuestros derechos, libertades y vidas. Esa ofensiva implica una suerte de caza de brujas y repone principios misóginos y racistas que van desde discursos públicos y medidas políticas hasta el femicidio”.
En este sentido todas “hemos acordado enmarcar este paro y las medidas de fuerza en un contexto de crisis social, política y económica de un gobierno Nacional de derecha, que castiga constantemente con sus políticas al campo popular, perjudicando directamente a las trabajadoras asalariadas como también a las no remuneradas y ocultas en sus hogares. Este paro internacional se trata de una respuesta a la actual violencia social, legal, política, moral y verbal experimentada por las mujeres en distintos territorios y latitudes”.
Por eso frente la feminización de la pobreza, “somos protagonistas de la feminización de las resistencias populares. Feministas compañeras nos decimos, porque un dato central de nuestro modo de vincularnos, es precisamente el de acompañarnos. No solo entre mujeres, sino entre quienes sufren distintas violencias estructurales. Racismo, homofobia, transfobia, lesbofobia, xenofobia, misoginia… son distintos modos de dominar, disciplinar, lastimar y matar”.
Hay un movimiento colectivo de mujeres “que crece como conciencia histórica y que se encuerpa desde la memoria, cambiando los modos de estar en el mundo, de ser y de crecer. El feminismo como un modo de desafiar las múltiples opresiones producidas por el capitalismo colonial y patriarcal. Revoluciones que se crean y recrean desde el deseo, el placer, la lucha codo a codo con otras, otres, otros. Revoluciones que en sus rotaciones descolonizan, despatriarcalizan, desmercantilizan nuestras danzas y andanzas”.  
Pedidos
Por todo lo antes dicho “exigimos la pronta reglamentación por parte del poder ejecutivo municipal de la ordenanza 4013/17 que trata el tema del uso de sanitarios mixtos. Creemos es una de tantas medidas que promueven la igualdad en materia de género. Dicha ordenanza fue aprobada por unanimidad por el concejo deliberante de nuestra ciudad”.
Reclaman a la Directora de Políticas de Género, Niñez y Adolescencia “que tome cartas en  este asunto, ya que consideramos que el área es una herramienta municipal que tenemos las mujeres y que está obsoleta. Que visibilice ante la sociedad cuál es su rol y cuáles son las políticas que viene llevando adelante”.
También reclaman que “cumpla con lo establecido en la Ley 12569 y su reglamentaria que crea las mesas de violencia a nivel municipal, mesa que depende de la dirección de políticas de género, niñez y adolescencia y que actualmente se encuentra inactiva. Solicitamos formar parte de la misma, no solo el MMO sino también quienes así lo deseen”.
“¿Por qué paramos?”
La primera razón es porque “estamos cansadas de que no respeten nuestras vidas y nuestros derechos. Estamos hartas de la intervención de las iglesias en las decisiones sobre nuestros cuerpos. Paramos porque las instituciones no dan respuestas a las demandas de las mujeres y a las identidades feminizadas cuando piden ayuda y tampoco garantizan los mecanismos de acceso a la justicia”.
“Paramos porque los medios de comunicación nos cosifican mostrando un estereotipo de mujer hegemónico y para consumo del hombre; son negligentes en su responsabilidad de proporcionar información confiable y cobertura completa de nuestras situaciones, y  Paramos porque las mujeres que sufren violencia de género no reciben la asistencia necesaria de parte de los diferentes organismos estatales para superar los contextos de opresión en los que están y, además, son culpabilizadas y revictimizadas”, continúa diciendo el documento.
Puntos de llamamiento: En Azul paran para exigir:

  • Reclamar por un Estado Laico.
  • Aborto legal, seguro y gratuito; para que no se obligue a ninguna niña a la maternidad.
  • Que la pobreza deje de tener cara de mujer y para eso necesitamos igual salario por igual trabajo.
  • Reconocimiento del trabajo reproductivo y de cuidado, ese que aun algunas mujeres hacemos en nuestras casas y que sustenta al mundo gratuitamente, que las tareas domésticas sean distribuidas equitativamente.
  • Contra la violencia institucional que amenaza y persigue a las que ejercen la prostitución y a las trabajadoras sexuales.
  • Para visibilizar la inacción, incapacidad y complicidad de la mesa local de violencia de género con el modelo sociocultural que nos oprime.
  • Contra la Reforma Laboral y Previsional.
  • Para denunciar el Desmantelamiento de los programas de violencia de género.
  • Por una justicia con perspectiva de género que actúe de manera rápida y efectiva para evitar daños colaterales.

“Nosotras movemos el mundo, ahora lo paramos”, finaliza.
LA SITUACIÓN EN AZUL
En Azul: En este contexto “sostenemos que el gobierno municipal de Cambiemos se ha encargado de reproducir practicas retrogradas que no respetan nuestros derechos sexuales y reproductivos. Por ello, exigimos que garantice el acceso al Aborto no punible que  según la legislación vigente en nuestro país -Código Penal Argentino, art. 86, incisos 1 y 2- el aborto no es un delito cuando éste se encuentre en el marco de las siguientes causales: cuando el embarazo constituya un peligro para la salud o la vida de la mujer, o que haya sido producto de una violación. En el año 2015 el Concejo Deliberante de Azul, Declaró de Interés Comunitario y adhirió al “Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE)”, actualizado por el Ministerio de Salud de la Nación, el que brinda herramientas a los equipos de salud para garantizar el acceso a la práctica bajo el marco normativo vigente”.
A pesar de este marco reglamentario, “el estado municipal hoy quita a muchas mujeres este amparo legal, lo que las impulsa a hacerlo en la clandestinidad y en condiciones de inseguridad, poniendo en riesgo su salud y su vida y transformando en clandestinos los casos que estarían enmarcados en el ILE”.
En este sentido “solicitamos al gobierno municipal que cumpla con su obligación de garantizar la Interrupción legal del embarazo. Que tenga en cuenta que los efectores de salud del primer nivel como lo son los Centros de Atención Primaria de la Salud y el Hospital Municipal, no están eximidos de tal responsabilidad, aún cuando exista un efector provincial que lo garantice. Que es responsabilidad de los servicios de salud municipales el respeto de los estándares de confidencialidad y calidad en la atención basada en la información actualizada científicamente”.
Por este motivo, el documento expresa que “demandamos que prime la perspectiva de género en el modelo de atención de salud de las mujeres para evitar su exposición a situaciones que pongan en riesgo su vida. Del mismo modo solicitamos que sean respetados los derechos sexuales y reproductivos de todas las personas sin distinción de status, ya que son las mujeres pobres, sin cobertura social las que son expulsadas y vulneradas en sus derechos a elegir sobre su propio cuerpo. El aborto es un problema de salud pública, dado que es la primera causa de muerte de mujeres gestante, exigir su legalización es un acto de justicia a favor de la vida”.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *