INUNDACIONES

En Daireaux el agua no da tregua al campo y afecta la vida de todos

En esta ciudad del centro oeste bonaerense, en ocho meses llovió aproximadamente un 20% más de la media anual y la situación es desesperante. La semana pasada, en tanto, volvieron a caer otros 70 milímetros.

Daireaux, ciudad ubicada en la zona centro oeste de la provincia de Buenos Aires, la situación provocada por las inundaciones se ha tornado dramática. Mientras que la semana pasada cayeron unos 70 milímetros, la media anual ha sido superada en un 20 por ciento en apenas ocho meses, pintando un panorama desesperante que complica no solo al sector rural, sino también a la ciudad.

Según María Susana Azzi, delegada la Sociedad Rural Argentina (SRA), la situación productiva se encuentra muy complicada. “Hace cuatro meses que no podemos sacar soja, maíz ni hacienda”, dijo.

 “Esta situación nos demanda mucho tiempo, energía, angustia y paciencia, porque para llegar a Daireaux es necesario hacer 200 kilómetros más porque los caminos habituales son intransitables. Es la peor inundación que tuvimos desde los 80”, indicó.

Azzi señaló que los alumnos de una escuela rural no pueden llegar a clase. “Por eso improvisamos un lugar para que los chicos pudieran tener clases en nuestro campo”, dijo. La maestra, hace tres meses, pasa la semana y duerme en el campo de Azzi. Luego, su encargado y el de un campo vecino se turnan para llevarla el domingo por la noche al campo y el viernes la llevan de regreso a su casa.

“Los chicos son 11 y vienen de los campos vecinos, ya que es imposible que lleguen alumnos de establecimientos ubicados más lejos con el metro y medio de agua que nos rodea”, apuntó.

“Los equipos de trabajo del municipio no están a la altura de la situación. Estamos sin obras acordes a lo que está pasando. En una emergencia como esta, todo es muy lento y burocrático”, agregó. “Tenemos una de las tasas viales más altas de provincia y, a pesar de eso, no hay nada hecho”, remarcó.

Según explicó, la cosecha de soja está en bolsones y algunos con agua. Mientras, el maíz todavía está sin cosechar esperando que se pueda entrar. “No tenemos claro cuándo vamos a poder sacar la cosecha porque los caminos están totalmente colapsados, llenos de agua”, indicó.

Más de 300 familias productoras de la zona se juntaron en “Caminos Rurales Daireaux” para reclamar ante la falta de soluciones por parte del Municipio.

“Estamos con el agua al cuello, el pueblo está parado, el almacén, el herrero, los camiones no pueden entrar a buscar el cereal, no se puede sacar la leche”, señaló María Naidenoff, productora.

 “Desde 2016 venimos pidiendo que hagan 32 alcantarillas y no se hicieron. Los empleados municipales no están a la altura de las circunstancias, no saben qué hacer. El intendente, en dos años, no hizo absolutamente nada”, señaló la productora.

Fuente: La Nación

DRAMÁTICA SITUACIÓN EN EL PARTIDO DE BOLÍVAR

 Una situación similar se vive en el Partido de Bolívar donde, de las 500 mil hectáreas de campo, un 70 por ciento ya está bajo el agua. Ante la emergencia, los productores están tratando de sacar cómo pueden a la hacienda de sus campos. Lo hacen para salvarla y buscar lugares más secos, aunque sea lejos de sus establecimientos.

En Bolívar, en abril pasado habían alcanzado la media anual de 900 a 1000 milímetros y -desde entonces- cayeron 300 milímetros más. De ese adicional, entre 100 y 120 fueron en la última semana.

Además de las lluvias, allí tienen ingreso de agua del Río V por vertientes y desde las lagunas Encadenadas del oeste vía cinco arroyos que llegan hasta otro arroyo, llamado Vallimanca, que pasa a 22 kilómetros del casco urbano. La línea de cota del Vallimanca está, según describió la productora ganadera Laura Hernández, entre 1,30 y 6 metros por encima del nivel del pueblo. Bolívar es una zona baja.

“Estamos rodeados”, contó la productora. No sólo la ciudad está rodeada por el agua, sino que de las 500.000 hectáreas del partido el 70% está bajo el agua. “No hay pasto ni lugar para llevar la hacienda. Hay productores tratando de sacar la hacienda para llevar a otros partidos, pero gran parte es para venta”, explicó.

Fuente: La Nación Campo

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *