TERCERA EDICIÓN DE FÚTBOL POR CHILO

“En el barrio San Francisco, este festival es lo único que tenemos”  

 

El homenaje al hijo fallecido es, a la vez, una posibilidad social bajo la consigna –implícita– de deporte más integración y sin prejuicios. Mónica Habitante amalgama la tristeza de madre con la satisfacción de promotora de una realización cada vez más establecida en el barrio San Francisco. Junto a Pablo King, pata fundamental de este festival, hablaron con EL TIEMPO sobre lo que acontecerá hoy y mañana en el predio de Estrellas de Juventud.

Mónica Habitante y Pablo King, en EL TIEMPO, y una mesa servida de trofeos y medallas destinados a los participantes del 3º Fútbol por Chilo.

FOTOS NACHO CORREA “Lo que nosotros más queremos, aparte de recordarlo a él, es demostrar que se pueden hacer cosas”.
<
>
Mónica Habitante y Pablo King, en EL TIEMPO, y una mesa servida de trofeos y medallas destinados a los participantes del 3º Fútbol por Chilo. FOTOS NACHO CORREA

Transformar las energías. No negar una y construir desde la nada, sino asimilar la que actúa sobre uno y, en caso de que tenga signo negativo, pugnar por hacer de ella (no obstante lo espinoso del asunto) un impulso vital, un motor hacia lugares provechosos. Camino a ello se encuentra Fútbol por Chilo, un torneo que, impulsado por su familia, se erige desde hace tres años como un homenaje a Héctor Talamonti, un joven del Barrio San Francisco asesinado en julio de 2012. La tristeza imperecedera por la pérdida de Chilo movilizó a Mónica Habitante, su mamá, a Joana Talamonti, su hermana, y a Pablo King, un estadounidense nacido en Denver, trotamundos de vocación solidaria que llegado a la Argentina (donde hoy promueve otro tres proyectos de similar esencia) arribó a Azul, conoció a Chilo y se integró no sólo a una familia dolorida –a la cual visita cada verano sudamericano–, sino también a un sector de la ciudad todavía postergado y estigmatizado. De ahí que todos ellos tengan motivos suficientes para, sin negar el dolor, transformarlo en una oportunidad social para propios y ajenos (fundamentalmente los ajenos, que no siempre tienen la oportunidad de eliminar sus prejuicios).

La tercera edición de Fútbol por Chilo se desarrollará entre la tarde de hoy y el día de mañana. Varones y mujeres serán los protagonistas de una extensa serie de cotejos que tendrán como epicentro común el predio del Club Estrellas de Juventud, sito en Av. Güemes y Escalada, en el oeste azuleño. 22 equipos masculinos y 6 femeninos se han inscripto para abordar el costado deportivo del festival.

Mónica y Pablo hablaron con EL TIEMPO, a cuyo edificio llegaron muñidos de casi todos los trofeos y las medallas que recibirán los ganadores en cada categoría (King los compró antes de viajar para Argentina). Mientras diseñaban la “escenografía” para lucir ante el fotógrafo, comenzó la charla a propósito de FpC.

–Fueron ustedes mismos quienes, no bien terminada la edición anterior, destacaron su desarrollo. ¿Este año qué aspiraciones poseen? ¿De superación?

–MH: La idea es tratar de ir mejorando cada año, ir haciéndolo más grande y que la gente siga sintiendo ganas de participar. Estamos muy conformes con la gente que ha participado, más allá de la que juega al fútbol. Porque hay mucha gente que no va a jugar, va a tomar mate, a acompañarnos, a mirar el torneo, chicos chiquitos, matrimonios. Y sobre todo, lo que nosotros más queremos, aparte de recordarlo a él, es demostrar que se pueden hacer cosas en el barrio San Francisco, parte de San José, que estamos medio olvidados, se pueden hacer cosas, que unimos no solamente gente de estos dos barrios, sino que unimos gente de todos lados. La gente la pasa bien y está esperando que hagamos el torneo, sobre todo la juventud, que me pregunta cuándo empieza. Y eso nos da más fuerza para seguir haciéndolo. En el barrio San Francisco, este festival es lo único que tenemos.

–Es que más allá del hecho desgraciado que lo moviliza, este festival ahora es una actividad social integradora

–MH: Vienen personas de muchos sectores de Azul, no es una actividad sólo de San Francisco. Y eso nos sigue entusiasmando, además del homenaje.

–Pablo, ¿por qué te volvés a sumar a esta actividad y tomando un rol preponderante en la organización? Vale recordar que te liga al festival y a la familia de Chilo.

–PK: Espero que pueda explicarlo. Estoy muy contento de que los dos primeros campeonatos fueron muy bien, y siento que ahora está establecido. Esto es muy importante. Ahora tenemos que pensar cómo progresar, qué deseamos para los próximos.

“La gente es buena”   

–¿Para vos qué significa Fútbol por Chilo actualmente?

–PK: La verdad es que en esta entrevista no quiero explicar…es complicado para mí. Bueno, lo que pasa es que no quiero que parezca que esta historia es de Pablo, es eso. Yo tengo cuatro proyectos humanitarios en Argentina, en Misiones, Mendoza y Azul, y no hago Fútbol por Chilo por mí. Cuando tengo reuniones en Mendoza con las escuelas, los empresarios, con sindicatos, es muy bueno que pueda decir “yo sé cómo hacer cosas en Argentina. Tengo éxito con un evento en Azul”. Claro, esto me da credibilidad. No estoy haciendo Fútbol por Chilo por eso, pero es un resultado del proyecto. El compromiso de mi vida es para hacer proyectos ayudando a la gente humilde de cualquier manera.

Fútbol por Chilo no es sólo deporte, hay un fuerte costado social, pues queremos demostrar a todo Azul que la gente de los barrios humildes… ¡somos todos iguales! Sí hay desafíos, a veces malas cosas pasan, pero la gente es buena. No sé si se entiende…

–Sí…¡you feel good!

–(Risas) Sí, pero no hago las cosas para decir “ah, qué bien me siento haciendo las cosas”. Hago las cosas, los proyectos porque veo una necesidad, y la oportunidad es la llave.

 –Mónica, ¿está la posibilidad de que la esencia de FpC no deba esperar de un enero a otro? Quizá no repetirlo, pero sí plasmar otras actividades que refuercen el aspecto integrador.

–MH: Yo creo que sí, sería muy bueno, porque eso es lo que nos hace falta. Hay mucha gente que me dice “¿por qué a mitad de año no se puede hacer de nuevo?”. Lo que se necesita para repetir esto o hacer otra cosa es que se vaya sumando más gente, el Municipio, no sé, pero alguien con más peso que nos ayude. A mí me encantaría, pero somos muy poquitos los que hacemos esto, somos cuatro personas. Nos ayuda mucho Damián Narvaja, siempre lo recalco.

 SORPRESAS Y ANHELOS   

Pablo: “El primer año quedé sorprendido. Yo pensaba que la gente iría a mirar los partidos de su hermano o amigo o hijo y luego volvería a su casa. Y no, iban toda la tarde y miraban todos los partidos. Entonces yo digo que tiene algo de festival, de celebración. Ya no necesitamos agrandarlo, sino mejorarlo, que sea más lindo para todos”.

Mónica: “Espero que nos vuelvan a acompañar. Como cada año digo, esto es mucha alegría pero, a la vez, una tristeza muy grande. Pero vale la pena, se puede sacar el barrio y la gente adelante. Cuando hacemos el torneo, todo el mundo cuida de que salga todo bien, porque todos están queriendo lo mismo. No queremos que haya violencia, basta de eso. Él estaría orgulloso porque estamos haciendo cosas buenas”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *