PAPELEROS

“En este momento estamos enfocados en buscar clientes, producir y seguir manteniendo la fábrica”

 “Vamos trabajando sobre los pedidos. Cada vez que nos hacen uno, volvemos a producir. No tener continuidad nos complica mucho”, aseguró ayer Elisén Pereyra, integrante de la Cooperativa de Trabajo “Pachi” Lara. Ayer por la tarde, como desde hace unos días, no había producción en la papelera. Sin embargo, las puertas de la fábrica se mantenían abiertas y los trabajadores en el lugar.
<
>
“Vamos trabajando sobre los pedidos. Cada vez que nos hacen uno, volvemos a producir. No tener continuidad nos complica mucho”, aseguró ayer Elisén Pereyra, integrante de la Cooperativa de Trabajo “Pachi” Lara.

Lo dijo Elisén Pereyra, integrante de la Cooperativa “Pachi Lara” al hablar ayer con este diario. La falta de demanda y la consecuente caída de las ventas, además del aumento en el costo de los servicios y de las materias primas, complican cada vez más la situación de esta fábrica que fue recuperada por sus trabajadores hace poco más de un año. En ese marco, Pereyra dijo que el posible traslado de la planta al Parque Industrial -que fue anunciado por un funcionario municipal días pasados- “si bien es positivo en un futuro” en lo inmediato pasa a un segundo plano. La preocupación está puesta en hacerla funcionar “porque sino qué vamos a trasladar”. Después de días sin producción, la semana próxima volverán a trabajar para entregar dos pedidos.

Mientras desde el Ejecutivo se informó días pasados que están trabajando para un posible traslado de la papelera al Parque Industrial y, paralelamente, están abocados en las negociaciones para que los trabajadores se queden con la propiedad de las máquinas, la preocupación de los papeleros pasa, en realidad, por poder seguir manteniendo la fábrica en funcionamiento.

Sucede que la situación es por demás complicada por la falta de demanda a raíz de la casi paralización del mercado. A eso se suma que cada mes es más difícil afrontar los gastos fijos -que hoy están llegando a cubrir con mucho esfuerzo- por el aumento del costo de servicios básicos como luz y gas, de la materia prima y del transporte, entre otras cuestiones.

Si bien desde hace días no están produciendo, la próxima semana retomarán la actividad porque tienen dos pedidos. Pero después que los entreguen, volverán a parar hasta que tengan nuevos encargues. Así se están manejando porque la realidad no les permite otra cosa, de acuerdo a lo que explicó ayer al hablar con este diario Elisén Pereyra, uno de los nueve integrantes de la Cooperativa de Trabajo Pachi Lara.

 

“Vamos a seguir peleando para no caernos” 

“La preocupación más grande que tenemos es que hoy estamos atravesando un  momento muy difícil, porque está todo muy parado y no tenemos ventas”, indicó el papelero ayer, para añadir inmediatamente que “en este momento estamos enfocados en buscar clientes, en producir y en seguir manteniendo la fábrica”.

En ese contexto, comentó que el parate en la actividad va de la mano de que “algunos clientes que teníamos están trabajando con personal reducido y otros directamente han cerrado. Además, los que fabrican ruberoid cada vez producen menos porque la construcción también está parada”.

Para Pereyra, “esto es consecuencia de la política económica que está implementando el gobierno nacional, así que hasta que no cambie eso, nosotros vamos a seguir con la situación bastante difícil”.

Además, advirtió que “a parte de que no hay trabajo, las cosas han aumentado enormemente, sobre todo los servicios y las materias primas. En febrero, por ejemplo, no hicimos producción y pagamos 60.000 pesos de luz. Lo mismo nos pasa con el gas y el agua y también con el transporte. Entonces cada vez se hace más difícil y, encima, ahora vienen otros aumentos, como el 58 por ciento de la luz”.

Hoy no están produciendo. La semana próxima arrancarán nuevamente porque tienen dos pedidos de clientes de Buenos Aires y La Plata. “Vamos trabajando sobre los pedidos. Cada vez que nos hacen uno, volvemos a producir. No tener continuidad nos complica mucho”, indicó, y explicó que “hacemos la producción que nos piden, la entregamos, esperamos que salga otro pedido y así sucesivamente”.

Lo que produce la Cooperativa Pachi Lara son envases de cartón, papel para ruberoid -que es un aislante que impermeabiliza techos en forma directa- y papel para caños.

En este punto, y para despejar dudas, sostuvo que “la fábrica es rentable, aunque en este momento como no estamos produciendo por la falta de demanda, desde luego, no lo es. Con lo que hacemos en la planta apenas podemos ir cubriendo los gastos fijos que tenemos. Nosotros subsistimos gracias a que cada uno hacemos algunos trabajitos afuera”.

Añadió en ese marco que “si trabajásemos un poquito más, andaríamos bien. De hecho, cuando arrancamos estábamos bien, pero después con las medidas de este gobierno y cómo subieron los costos, se nos complicó todo”.

Fiel al estilo que ha demostrado desde siempre, Pereyra aseguró que “mientras podamos ir cubriendo los servicios y manteniendo la fábrica, vamos a seguir peleando para no caernos”.

 

La propiedad de las máquinas      –

Yendo a lo planteado por el municipio, cabe recordar que el subsecretario de Empleo y Producción, Juan Arruti, indicó en una nota con este diario que las máquinas con las que  trabajan los papeleros son propiedad de un tercero con el que se reunieron para avanzar en la sesión de las mismas a favor de los trabajadores.

Consultado sobre esto, Pereyra señaló que “con ese tema hay algunos problemas. Según dicen desde el municipio, Scavuzzo -José, uno de los propietarios de lo que era Papelera Azuleña- vendió las máquinas a un tercero y éste estaría dispuesto a dejárnoslas a nosotros. Pero lo que nosotros sabemos es que las máquinas están dentro de la quiebra”, por lo que la situación se vuelve bastante engorrosa desde lo jurídico, como en realidad siempre lo fue el tema papelera.

Añadió así que “si bien la quiebra nos falló a favor, faltaba que el síndico tasara las máquinas y nosotros ver si podíamos comprarlas, de acuerdo al crédito que tengamos como parte de nuestra indemnización”.

Por esta situación, advirtió que en los próximos días se reunirán con los abogados que los representan, Jorge Moreno y Bruno Santi, “para ver toda la cuestión legal y qué dice el síndico, porque si están en la quiebra no las puede tener un tercero”.

En ese marco, dijo que “no sabemos con quién habló Arruti, ya la vez pasada nos había comentado que le habían dicho que las máquinas son de un tercero, pero nosotros hasta que el síndico no se expida y no se hagan las cosas como corresponde, no podemos hacer ni resolver nada”.

Las máquinas en cuestión van desde la continua que hace la producción hasta los motores, el pulper -que es un recipiente con una hélice en su parte inferior en el que se mezclan todos los ingredientes básicos para la creación de la pasta de papel-, la caldera, las bombas de vacío, de agua y de pasta, entre otras.

 

Una posible mudanza     –

Respecto al traslado al Parque Industrial, también anunciado por el subsecretario de Empleo y Producción del municipio, Pereyra comentó que sobre ese tema “tuvimos  varias charlas con Arruti, pero todavía no hay nada concreto. Nosotros estamos de acuerdo en mudarnos porque a la larga nos va a beneficiar, pero también necesitamos tener la garantía de que el traslado se haga bien, es decir que el terreno que nos den esté a nombre de la Cooperativa, que las máquinas estén en condiciones al punto de ir, apretar el botón y que anden, como hacemos ahora. No es cuestión de mudarnos, dejar a un montón de viejos tirados y que nos arreglemos como podamos”.

Por lo pronto, siguen alquilando las instalaciones del predio donde siempre funcionó la fábrica -propiedad de la familia Mancuso- hasta junio de este año que vence el contrato. “A partir de ahí hay que ver si nos renueva o no, pero ese ya es otro tema”, sostuvo.

En ese marco, el papelero advirtió que la mudanza al Parque Industrial “nos beneficiaría porque no pagaríamos alquiler y no tendríamos problemas en el futuro respecto a la instalación de la fábrica, porque hoy ya no debería estar donde está porque es una zona poblada. De todas maneras, a llevar su tiempo y dinero, por eso no es tan sencillo”. Agregó que “si bien es positivo en un futuro, en lo inmediato tenemos que hacer funcionar la planta sino qué vamos a trasladar”.

Por último, advirtió que “no estamos muy enfocados en estos temas porque nuestra preocupación está puesta en seguir, en no bajar los brazos”.

UNA HISTORIA DE LUCHA

En octubre de 2011, los propietarios de la entonces Papelera Azuleña -José Scavuzzo, Abel Amaya y Germán Vena-, cerraron la planta argumentando que se iba a realizar un mantenimiento. Los trabajadores esperaron la reactivación, pero la realidad fue que la habían cerrado para no reabrirla.

En aquel entonces, la empresa tenía 23 empleados que quedaron sin poder cobrar los sueldos que ya les adeudaban y sin trabajo.

Fue a fines de enero de 2012 que, luego de una asamblea y ante la certeza de que nadie se haría responsable de la situación, decidieron tomar la planta-

Ese fue el punto de inflexión, a partir del cual empezó la verdadera batalla para no dejar caer la ya alicaída infraestructura, mantener como podían las máquinas y, sobre todo, subsistir sin la fuente de ingreso que siempre habían tenido. Con el apoyo de la comunidad y de mucha gente que día a día los acompañó en los años de toma, fueron sorteando obstáculos. Pero nada parecía suficiente. La reapertura parecía cada vez más lejana. Muchas cosas tuvieron que superar, hasta el suicidio en el mismo lugar de un compañero de trabajo: Pachi Lara. Fue en su homenaje que le pusieron su nombre a la cooperativa que conformaron.

El tiempo siguió pasando y todo parecía conspirar en contra de la reapertura. Los papeleros no bajaron nunca los brazos, y eso fue precisamente lo que les permitió que cuatro años después de iniciada la lucha pudieran volver a poner en funcionamiento las máquinas, producir, vender y poder vivir de sus trabajos. Pero la actual situación económica que vive el país, los pone una vez más ante un nuevo desafío: no caerse.

 

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *