ENTREVISTA CON MÁXIMO CIOTTA

“En la arquitectura, la fotografía es un complemento de la imagen”

 

Lo aseguró el arquitecto y fotógrafo aficionado azuleño, quien expondrá este viernes en el Museo López Claro a la hora 20, imágenes que realizó en un viaje en 2013. La exposición se titula “Europa: de lo Clásico a lo Contemporáneo”.

Máximo Ciotta dialogó con este diario y contó aspectos de la muestra de este viernes en el López Claro.

NACHO CORREA
<
>
Máximo Ciotta dialogó con este diario y contó aspectos de la muestra de este viernes en el López Claro. NACHO CORREA

 El joven arquitecto y fotógrafo aficionado Máximo Ciotta compartirá con el público azuleño su talento como fotógrafo aficionado, cuando este viernes presente en el Museo de Arte López Claro, a la hora 20, su muestra titulada “un buen ojo”. En la oportunidad Ciotta mostrará una serie de fotos de su viaje por Europa, que marca la convivencia de lo clásico y lo contemporáneo en ese continente.

Sobre el arquitecto y el artista

Máximo Ciotta nació en el año 1985; es arquitecto recibido en la Universidad Nacional de La Plata, en 2010. Luego de trabajar y residir algunos años en la ciudad de las diagonales regresó a Azul, su ciudad de origen, para emprender su labor profesional en la región.

Desde 2004 se relaciona con la fotografía seducido por la curiosidad en estructuras urbanas y especialmente en las obras de arquitectura y sus detalles. Desde su óptica trata de revelar las ideas y conceptos arquitectónicos de las obras fotografiadas.

Para conocer más detalles sobre estas obras, EL TIEMPO dialogó con Ciotta, quien tomó sus fotografías con una cámara Nikon D90 y dos lentes: un 50 mm f1.8 y un 18-105 mm f3.5-5.6. En la entrevista contó parte del viaje que hizo en el 2013 junto con su mujer, Sabrina, también forma parte de este proyecto desde el apoyo logístico.

-¿Cuándo comenzó a tomar fotografías?

-Desde siempre, pero lo oficialicé cuando empecé a estudiar arquitectura. Sí participé en entidades como el Foto Club Azul y en La Plata realicé algunos cursos. La fotografía empieza a tener más importancia en mí con la carrera.

-¿Tuvo referentes?

-No al principio, aunque después comencé a descubrirlos. Hay un montón de fotógrafos dedicados específicamente a la arquitectura como Julius Shulman, de los años ‘40 ó ‘50 de Estados Unidos. Aunque al principio en la carera me gustó eso y considero que, en la arquitectura, la fotografía es un complemento de la imagen y puede llegar a contar varias cosas. Una obra, a través de una serie de fotos, puede reflejar la idea que tuvo el arquitecto, o sea el concepto de la obra, lo que vio el fotógrafo o lo que el público verá.

-Acerca de la muestra ¿fueron varios viajes teniendo en cuenta que estuvo en muchos países?

-No, fue un solo viaje de 35 días para conocer 13 ciudades: Madrid, Barcelona, Marbella, París, Viena, Berlín, Amsterdan. En las afueras de París casi perdemos el avión pero era una obra que podía dejar de fotografiar. Es una obra paradigmática que inicia el modernismo en la arquitectura.

-¿Cómo surge la idea de la muestra y cuál es su estilo?

-Un poco la idea de la muestra surgió porque cuando volvimos del viaje me di cuenta que tenía un montón de material; 3000 fotos para ser más exacto y la cámara de Sabrina era la más familiar. Pero era yo el que andaba buscando alguna situación o algo. Me gusta mucho la arquitectura moderna y cuando hice ese viaje se me despertó ese esplendor por la arquitectura clásica. Si bien hay mucho de moderno allá, lo clásico me impactó. En Roma recordé muchísimo a los autores de las obras que vi durante mi carrera. Por ejemplo el Panteón Romano me “voló la cabeza” comparado a obras más modernas que también me gustaron.

-¿Qué períodos abarca esta muestra?

-La idea será contrastar un montón de períodos, como el neoclásico, clásico, la vanguardista, en París Garnier, contemporánea y moderna. Y de menos de 10 años, también.

-¿Cuántas obras se podrán ver?

-De todo el material quedaron 35 en un tamaño de 30 por 45 centímetros. Si bien el viaje lo hice en 2013, realicé una selección desde que llegué al país hasta principios de este año. La idea arrancó por una charla en el Colegio de Arquitectos y me reuní con la directora del Museo López Claro, Claudia Bogliano. También quiero mencionar a Luis Navas, del Foto Club, que me ayudó muchísimo, está colaborando con el montaje y me tiró ideas propias de los fotógrafos para orientarme. Es mi primera muestra fotográfica, estoy nervioso aunque soy un poco cara dura; el Museo López Claro es un espacio que me gusta mucho y hacerlo en Azul también me reconforta.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *