TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

En  los pies de Salazar nació el triunfo de Atlético

 

El enganche olavarriense manejó los ritmos y tiempos de su equipo en la victoria del gaucho ante River Plate por 4 a 1. En el Waddío Hesayne, el equipo de Tapalqué dominó el encuentro y se quedó merecidamente con el triunfo. Los goles del vencedor los marcaron Juan Longhini en dos ocasiones, Renzo Rubino de penal y Gastón Pérez; el descuento riverplatense fue obra de Guillermo Pérez.

Germán Santos y Eliseo Etcheverry luchan por la pelota. Atlético consiguió un claro triunfo por 4 a 1 ante River Plate. El volante central del gaucho Andrés Fittipaldi –uno de los mejores hombres del equipo de Tapalqué- se lleva la pelota ante la presencia de Etcheverry y Duarte. Atlético consiguió la primera victoria del certamen.
<
>
El volante central del gaucho Andrés Fittipaldi –uno de los mejores hombres del equipo de Tapalqué- se lleva la pelota ante la presencia de Etcheverry y Duarte. Atlético consiguió la primera victoria del certamen.

El debut del tridente ofensivo –Salazar, Longhini y Valdez- empezó a darle sus frutos a Atlético Tapalqué. Los tres tuvieron un gran partido y fueron protagonistas en la victoria del gaucho ante River Plate por 4 a 1, en un encuentro que el conjunto de la vecina localidad dominó claramente y se quedó merecidamente con su triunfo del Torneo Apertura.

El inicio del partido se disputó en la mitad de la cancha. Ambos presionaban mucho y todo era muy friccionado. El local podía sobreponerse de esa marca con la movilidad de Gastón Tapia, que arrancaba como doble cinco y desde ahí iba manejando los ataques de su equipo.

Pero Tapia no encontraba compañía en la creación y los delanteros quedaban aislados. La única oportunidad del riverplatense llegó por una corrida de Agustín Mastantuono, que se escapó por la derecha y cuando le salió el arquero definió suave, pero se fue apenas desviado.

Pero con el correr de los minutos empezó aparecer en el encuentro Joel Salazar. El enganche procedente de Estudiantes de Olavarría se empezó adueñar de la pelota y desde sus pies salían todos los ataques del gaucho. De a poco se fueron sintonizando en la misma frecuencia Juan Longhini y Sergio Valdez.

A esos tres jugadores, se les agregaban las subidas constante y con mucha velocidad por los costados de Germán Santos y Gastón Pérez, que con un gran ida y vuelta primero clausuraron su sector defensivo, y de a poco fueron abriendo a la última línea rival.

En el primer ataque a fondo llegó el gol. Salazar habilitó a Valdez, el “negro” intentó gambetear a Lucas Acosta pero el arquero ganó abajo, el rebote le quedó a Santos y el portero riverplatense lo derribó. El árbitro Eduardo Giobbi cobró penal. La pena máxima la ejecutó Renzo Rubino, que con un potente remate alto decretó la apertura del marcador.

A partir de ese momento el partido tuvo un solo equipo, Atlético. El gaucho se hizo dueño de la mitad de la cancha y manejaba la pelota con tranquilidad y tenía tiempo para elegir el lugar adecuado por donde atacar. Ahí aparecía toda la calidad de Salazar para conducir a su conjunto.

Lo único malo en el gaucho era que no podía aprovechas las situaciones gol que creaba. Primero el que falló fue Valdez, con un remate alto desde el borde del área chica; luego Longhini mostró toda su calidad con una exquisita definición por sobre el cuerpo de Acosta que apenas se fue desviado; y un remate de Fittipaldi que pegó en el travesaño.

El local no podía tener la pelota. Le costaba recuperarla y cuando lo hacía, luego de mucho esfuerzo, la perdía muy rápido. A pesar de eso tuvo su oportunidad, un centro de Gastón Tapia que le quedó a Guillermo Pérez que con esfuerzo alcanzó a desviarla y el balón se fue rozando el palo izquierdo del arco defendido por Leaden.

En una mala salida del local llegó el gol del gaucho. Fittipaldi cortó la pelota y le quedó a Sergio Valdez que tocó al medio para Juan Longhini, que definió de primera con un potente remate cruzado que venció a Acosta y amplió la diferencia en el marcador.

En el complemento, el técnico Seminara pasó a defender con tres en el fondo y Pablo Perafán se adelantó a la mitad de la cancha para ayudar a Luis Paz en la recuperación y en la marca de Salazar. De esta manera podía poner más gente en ataque y presionar más arriba.

Si bien no tenía el juego necesario para inquietar al arquero Leaden, pero lo hacia poniendo mucha gente arriba, con amor propio y con el corazón en la mano. Por eso, el encuentro se jugaba en el campo de Atlético.

Tanto esfuerzo tuvo su premio. Marcelo Duarte aguantó la marca sobre el sector derecho, cuando parecía que perdía el balón dejó a dos jugadores en el camino y tiró un preciso centro para Guillermo Pérez, que sólo tuvo que empujarla para convertir el descuento y renovar las esperanzas del local.

Posteriormente se vio lo mejor de River en el partido. Con la ilusión a cuesta fue con todo en busca de la igualdad y ese empeño le permitió tener posibilidad de llegar al empate. La primera ocasión fue con remate de Pérez que el arquero desvió con esfuerzo; luego la tuvo Facundo Galichio que tomó un rebote en el punto del penal y disparó por arriba del travesaño.

El visitante dependía de lo que podía hacer Salazar, pero no encontraba socios en su juego y todo terminaba en jugadas personales que eran muy bien controladas por la defensa riverplatense, que cada vez dejaba más espacios por intentar llegar a la igualdad.

Pero como en la primera mitad, el local  pagó caro una mala salida. Recuperó Andrés Fittipaldi que tocó para Sergio Valdez, el “negro” aguantó la pelota y habilitó a Gastón Pérez que se escapó solo y ante la salida de Acosta definió cruzado y estableció el 3 a 1 en el marcador.

En tiempo de descuento llegó el gol made in Estudiantes de Olavarría. Cuando todos esperaban el remate de Joel Salazar en un tiro libre, el enganche la pico por sobre la barrera y habilitó a Longhini, el goleador dejó picar la pelota y con un potente remate cruzado marcó el 4 a 1 definitivo.

Atlético se quedó merecidamente con la victoria porque mostró un fútbol más preciso que su rival y contó con individualidades en muy alto nivel, como Salazar, Longhini, Valdez y Fittipaldi. River fue más entrega de fútbol y mostró algunos errores en defensa, que ante jugadores de calidad, los pagó muy caro.

 

LA FIGURA

18042016_10_salazar

Joel Salazar

El enganche olavarriense mostró toda su calidad. Siempre hizo lo que la jugada indicaba y tocó con precisión. En la primera etapa mostró mucha movilidad y habilidad. En el complemento decayó un poco su nivel, como el resto del equipo, pero con sus corridas mantenía preocupada a toda la defensa rival. Sobre el final regaló un habilitación exquisita para el cuarto gol del gaucho.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *