ESTÁ PRESO Y TIENE 21 AÑOS

En marzo del año que viene juzgarán en un Tribunal local a un joven por un asesinato

También está acusado de un intento de homicidio. Ambos hechos habían ocurrido en esta ciudad. En la calle, a la salida de un pub, el 3 de marzo del año pasado dos jóvenes fueron atacados a puñaladas. Mientras que una de las víctimas murió ese mismo día, la otra resultó gravemente lesionada y llegó a estar internada durante más de dos meses.

Brian Javier Frías se llama el imputado que tiene esta causa penal, relacionada con un crimen y un intento de homicidio que en Azul se produjeron el 3 de marzo del año pasado. NICOLÁS MURCIA/ARCHIVO/EL TIEMPO

Policías trabajando en el lugar donde ambos jóvenes habían sido atacados a puñaladas cuando salían de un pub. Uno de ellos murió y el otro resultó gravemente herido. JOSÉ BERGER/ARCHIVO/EL TIEMPO

El primero de los cuatro asesinatos que el año pasado se registraron en Azul se convertirá durante marzo de 2019 en un Tribunal local en escenario de un juicio oral al joven que está preso y acusado de haber cometido ese hecho, confirmaron ayer a EL TIEMPO voceros judiciales.

Las mismas fuentes precisaron que los días 18; 19 y 20 de marzo del año próximo se desarrollarán las tres audiencias que en principio han sido fijadas para ese debate, que se llevará a cabo en la sala que el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 posee en el segundo piso del Palacio de Justicia local.

En ese proceso intervendrán los jueces Alejandra Raverta, Carlos Pagliere (h) y Gustavo Abudarham; mientras que las partes estarán representadas por la fiscal Laura Margaretic -la titular de la UFI 2 departamental que también tuvo a su cargo la instrucción de esta causa penal- y Adriana Hernández, la defensora Oficial del imputado.

Además, el abogado Gabriel Di Giulio participará en este juicio oral como Particular Damnificado, en representación de los familiares del joven que fuera asesinado a puñaladas durante aquel hecho, ocurrido en las primeras horas de la mañana del 3 de marzo de 2017 a la salida de un pub que en ese entonces estaba ubicado sobre la Avenida 25 de Mayo entre Avenida Mitre y Belgrano de esta ciudad.

Un joven actualmente de 21 años de edad que se llama Brian Javier Frías es el imputado que tiene la causa penal que se convertirá en marzo próximo en materia de este juicio oral.

Frías está preso desde el mismo día de ocurrido el hecho, que incluyó -además de una muerte- que otro joven resultara gravemente herido a causa de ese ataque con un arma blanca que también sufrió durante aquel episodio ocurrido en la vía pública, una situación por la que esa victima llegó a estar internada más de dos meses.

Por ese homicidio simple en concurso real con homicidio en grado de tentativa -tal la calificación de la causa penal que se iniciara desde la UFI 2- el joven azuleño acusado de cometer ambos hechos se encuentra con prisión preventiva confirmada, a la espera de lo que será ese juicio al que será sometido.

De acuerdo con lo que voceros judiciales habían indicado, actualmente está preso en la Unidad 2, una de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense ubicada en la localidad olavarriense de Sierra Chica.

A la salida de un pub

El viernes 3 de marzo del año pasado se produjo el hecho que será ventilado en ese debate a realizarse en marzo de 2019.

Joaquín Alberto Román, un joven que tenía 24 años, había sido asesinado durante aquel incidente que se le imputa a Frías.

De acuerdo con lo que se reconstruyó en la investigación penal, ese joven y otro más se iban caminando de un pub que en ese entonces estaba sobre 25 de Mayo entre Mitre y Belgrano cuando se produjo en la calle ese episodio donde ambos fueron atacados a puñaladas.

Una de esas agresiones que se le imputan a Frías, que según se pudo determinar había estado también en el pub hasta instantes antes, tuvo como víctima a Jorge Guillermo Todaro, actualmente de 20 años.

A causa de las lesiones sufridas durante el ataque, ese joven estuvo internado hasta finales de mayo del año pasado en el Hospital Pintos, el centro asistencial municipal donde tuvo que ser sometido a diferentes operaciones, según lo que después su madre le contara a este diario.

“No tiene sentido esto que pasó. Eran todos del barrio. Este chico no tiene derecho a hacer lo que les hizo. Así hubiera sido por una chica o lo que sea, que no sé cuál fue el motivo, no hay algo que justifique esto que pasó”, había declarado María del Carmen Alvarado, la madre de Todaro, durante esa entrevista realizada con EL TIEMPO semanas más tarde a que este hecho ocurriera, cuando su hijo todavía estaba internado en Terapia Intensiva,  después de que ya lo habían operado en tres oportunidades.

A diferencia de lo que sucedió con ese joven, que logró recuperarse, Joaquín Alberto Román falleció el mismo día en que fue atacado con un arma blanca.

Los dos jóvenes habían sido trasladados aquel 3 de marzo del año pasado al Hospital Pintos después de esas agresiones que los tuvieron como víctimas.

En el centro asistencial municipal, dada la gravedad de las heridas que presentaba, Román murió horas después.

Para ese entonces, contando con diferentes versiones en torno a lo sucedido, los investigadores ya habían identificado a Frías como el presunto autor de ambas agresiones, por lo que concurrieron hasta su casa -ubicada a una cuadra de la de Román, en la calle Las Flores y Pringles de Villa Suiza- y lo aprehendieron.

Un día después a ocurridos ese crimen y el intento de homicidio, el joven imputado fue llevado a Tribunales para ser indagado, audiencia donde se negó a declarar.

Después, su aprehensión fue convertida en detención desde el Juzgado de Garantías que también intervino en esta causa penal. Y meses más tarde a Frías le fue dictada la prisión preventiva, una medida cautelar que posteriormente quedó ratificada y por la cual actualmente sigue preso, a la espero del juicio ya referido.

La autopsia a la que el cuerpo de Román fue sometido reveló que una de las puñaladas que recibió había interesado sus pulmones y que otra rozó su hígado. Además, se encontró una tercera lesión, aunque considerada “superficial”, que estuvo localizada en su brazo izquierdo.

El dato

Según lo referido por testigos, Frías había utilizado un cuchillo para cometer ambas agresiones, arma blanca que tomó del cantero de un árbol, donde al parecer la había ocultado para después llevar a cabo los ataques a las dos víctimas que tuvo aquel hecho.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *