“En solamente un mes pasamos de ser asalariados a ser indigentes, ni siquiera pobres porque ni sueldo tenemos”

Así lo expresó Juan Cacace, delegado de los trabajadores de FANAZUL, en el marco de un acto desarrollado en el veredón municipal al finalizar la movilización que se realizó ayer en el marco del plan de lucha destinado a lograr la reapertura de la planta y lograr la reincorporación de la totalidad de los empleados. En la manifestación la comunidad azuleña volvió a ratificar su adhesión al reclamo de los obreros de FM.

Fue multitudinario nuevamente el apoyo demostrado por la comunidad azuleña a la lucha de los trabajadores de FANAZUL.


 
Por Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO
jciappina@diarioeltiempo.com.ar
“Espero que la gente nos acompañe”. Esa frase la utilizó Marcelo Laporte, delegado de los trabajadores de FANAZUL, el miércoles cuando empezaban a ponerle fin a la primera jornada de cortes de ruta. Se expresó así al convocar a la sociedad azuleña a participar de la marcha que se desarrolló ayer para reclamar por la reapertura de la planta local de Fabricaciones Militares, y para pedir la reincorporación de la totalidad del personal. Y esa especie de deseo del operario de FM, fue una más que palpable realidad. Fue una nueva pueblada la que se vivió. Fue la ratificación del marcado apoyo de la comunidad a la lucha de los fabriqueros. Fue también la confirmación de que la resistencia obrera que tuvo su génesis en esta porción de tierra, se ha transformado en ejemplo a lo largo de la provincia de Buenos Aires e incluso ha logrado rebasar sus límites geográficos. Las adhesiones a esta “gesta” en defensa de más de 200 puestos laborales se corporizaron ayer en la presencia de trabajadores provenientes de diferentes puntos del país, quienes también andan por estos días enfrentando al triste y atroz espectro de la inestabilidad laboral, como los despedidos del Hospital Posadas y los cesanteados por el intendente Martiniano Molina en el Municipio del Quilmes. Fue la revalidación del apoyo demostrado por muchas organizaciones políticas, gremiales y sindicales que apoyan esta lucha. También lo fue de gran parte de una sociedad que volvió a demostrar que no es indiferente. Fue el triunfo de la empatía y la derrota de las diferencias que agrietan los reclamos dignos. No caminarán solos. Eso volvió a quedar claro.

La marcha de ayer fue encabezada por las mujeres fabriqueras.


Objetivo: “Recuperar la fábrica”
La marcha comenzó en la esquina de Yrigoyen y Cáneva, desde donde se había iniciado la anterior, esa que fue considerada por los fabriqueros como “una pueblada”. Y esta nueva manifestación no distó en nada de aquella que emocionó tanto a los trabajadores de FANAZUL.
De esta manera, la columna se extendió por varias cuadras y recorrió la primera de las  arterias mencionadas hasta llegar a la plaza central, donde una gran cantidad de  azuleños estaba aguardando su llegada para sumarse al reclamo. Antes de detenerse en el veredón municipal, los manifestantes continuaron su marcha haciendo oír sus voces por las principales calles del radio céntrico, mientras se entonaban cánticos cuyos blancos principales al momento de los reproches eran muy claros: el intendente Hernán Bertellys, el presidente Mauricio Macri y la Gobernadora Vidal.

La manifestación partió de la esquina de Yrigoyen y Cáneva y, luego de recorrer las principales calles del radio céntrico, culminó con un acto en el veredón municipal. La adhesión de los vecinos a la causa fabriquera quedó evidenciada a lo largo de todo el trayecto.


 
Finalmente, sobre un improvisado escenario montado en la caja de una camioneta, hubo varios oradores que se refirieron a este conflicto laboral que sigue su curso, a la espera de respuestas concretas, las cuales se traducen -nada más ni nada menos- que en soluciones para los fabriqueros. “El objetivo es uno solo: recuperar la fábrica”, aseguró uno de los trabajadores en el fragor de la lucha. Y antes de continuar destacó: “No sólo para nosotros, sino para toda la gente de Azul”.
“Necesitamos trabajar para poder sobrevivir”   
El primero en dirigirse a los presentes fue el trabajador de FANAZUL, Juan Cacace, quien comenzó agradeciendo “a los compañeros de las organizaciones sociales, de los distintos sindicatos, que están acá presentes diciéndole no Mauricio Macri, no al cierre de FANAZUL, no al ajuste contra la clase trabajadora”.
“Acá hay  responsables políticos y no pueden hacerse los otros, los disimulados: tenemos un Gobierno Municipal, al intendente Bertellys; tenemos a la Gobernadora Vidal, que es la gran ausente en esta película. Queremos que escuche señora gobernadora, abra bien los oídos, desde el pueblo de Azul queremos decirle que acá no hay sordos ni distraídos, son todos cómplices que nos quieren ver a todos en la calle, aplicando cada vez más ajustes”, subrayó el delegado de los obreros de Fabricaciones Militares.


“Mi voz es la voz de todos los que estamos presentes y tratamos de unificar un solo criterio, que es el de que necesitamos trabajar para poder sobrevivir”, afirmó Juan Cacace, delegado de los obreros de FANAZUL.


En la continuidad de su alocución, Cacace remarcó que “mi voz es la voz de todos los que estamos presentes y tratamos de unificar un solo criterio, que es el de que necesitamos trabajar para poder sobrevivir.”.
Además agradeció “a los compañeros de los movimientos sociales, quienes nos donaron 8.000 kilos de alimentos para que podamos sobrellevar esta situación de crisis que estamos atravesando”.
También agradeció “a la solidaridad de la gente de Azul y de otros lugares que han venido a acercarnos alimentos, porque en un mes pasamos de ser asalariados a ser indigentes, ni siquiera pobres porque ni sueldos tenemos”.
“Nos duele estar tirados en la calle y acampando en la Municipalidad ante la complicidad de todo el arco político, que lo único que hace es ser obsecuente. El gobierno local es obsecuente con el Gobierno Nacional y Provincial. Lo único que quieren es que sea más grande la brecha y los poderosos sean cada vez más poderosos y los pobres seamos cada vez más pobres”, afirmó Cacace en el preciso instante en el cual se escuchó un grito. “Bertellys traidor”. “Si, es un traidor”, coincidió el joven fabriquero de cara a los manifestantes.
En el final de su discurso, el delegado de los trabajadores de FANAZUL puso en realce la labor de las mujeres fabriqueras como artífices de la multitudinaria movilización de ayer.

EL DATO 
La palabra del resto de los dirigentes que fueron oradores en el acto de ayer será publicada en próximas ediciones de EL TIEMPO.

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. juan

    26 de enero de 2018 at 6:33 pm

    juan esto ya se vio en el año 1991 y 1996 cuando despidieron de Fanazul unos 300 primero y uno 40 en la segunda y no eran solo contratados habia muchismos que eramos permanentes y por mas q se hicieron manifestaciones carpas frente a la municipalidad no paso nada por eso q quejarse al intendente aunque uno se saca las ganas no sirve para nada tampoco hablar con funcionarios de 2da o 3ra linea porque la decision la toman arriba o Riva por orden del Mterio de defensa porque FF MM da perdidas y q era lo mas facil de cerrar Fanazul que nunca se integro FFMM porque era de la armada y solo la tomaron para hacerle polvora para Iran en el “88 pero siempre fuimos la prima pobre

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *