JUEVES Y PERIODISTAS

En Tucumán reivindicaron la libertad de prensa y la independencia judicial

Vista de la jornada que organizaron Adepa y el Centro de Especialización y Capacitación de la Corte tucumana. PRENSA ADEPA

Organizada conjuntamente por Adepa y el Centro de Especialización y Capacitación de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, se realizó en la capital tucumana una jornada sobre “Libertad de prensa: doctrina, jurisprudencia y nuevos desafíos en su protección”. Junto al presidente de Adepa, Daniel Dessein, disertaron la vocal de la corte tucumana Claudia Sbdar, el juez de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil Ricardo Li Rosi, y el constitucionalista Gregorio Badeni. Ante más de un centenar de juristas, funcionarios judiciales, periodistas y ciudadanos, los panelistas resaltaron a la libertad de prensa por su valor estratégico en el sistema democrático y republicano.

En su exposición, el titular de Adepa recordó a José María Sáenz Valiente, precursor de la doctrina de la real malicia, y destacó los aportes de Gregorio Badeni en su difusión e incorporación en la jurisprudencia argentina. “El juez Brennan, en su fallo en el caso Sullivan vs. The New York Times, defendía el valor de un debate vigoroso, sin trabas ni inhibiciones, aunque incluyera ataques cáusticos y agudos”, señaló Dessein, al referirse al antecedente norteamericano de la real malicia, indicó: “A pesar de que en algunos casos se pudiera llegar a generar algunos perjuicios, con la tutela de la libertad de prensa se defiende la dinámica democrática del diálogo, de la discusión y de la fiscalización del poder”.

Seguidamente, Sbdar se refirió a la importancia que tenían tanto la función jurisdiccional, que garantiza el derecho al acceso a la justicia, como la libertad de prensa. Y planteó que a menudo había colisiones entre los derechos a informar y al honor, que acentuaban la caducidad del paradigma del juez autómata.

“En este juego, hay que analizar en qué medida se satisface cada principio. Frente a la situación conflictiva que se puede plantear entre la libertad de prensa y los derechos personalísimos, el juez debe hacer una ponderación caso por caso”, observó. Y añadió que, sin embargo, no era posible perder de vista que para resolver estas pugnas existían los estándares interpretativos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. “Quiero parafrasear a Albert Camus: una prensa libre puede ser buena o mala, pero, sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”, citó Sbdar, la primera mujer en integrar la corte tucumana.

Badeni, quien se desempeña como asesor legal de Adepa, abordó los continuos vaivenes y peligros que afectan al periodismo contemporáneo como consecuencia, entre otros factores, de los desarrollos tecnológicos. Y afirmó que, por esos riesgos que venían de lejos, la Justicia había elaborado criterios especiales de protección a la prensa que eran tan universales como las partituras de Mozart, Beethoven y Chopin.

“Por de pronto sólo podemos hablar de libertades de expresión y de prensa en un sistema democrático constitucional: en un esquema autoritario habrá expresión y prensa, pero no libertad”, dijo. “Por eso –agregó– la mejor garantía para un Poder Judicial independiente es la prensa libre y la mejor garantía para la prensa libre es un Poder Judicial independiente”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *