TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

En un encuentro discutido, Alumni se quedó con una justa victoria

El albinegro se impuso por 4 a 1 en su visita a Cemento Armado. A los 7’ de la segundo tiempo un ida y vuelta en un fallo arbitral (primero convalidaron un gol y luego lo anularon) generó un malestar en los jugadores de la banda azul por sentirse perjudicado y se descontrolaron, eso le facilitó la victoria de Alumni, que siempre fue más que su rival.

Gabriel Oliveto llega al cruce e impide el centro de Mariano Borda. En un polémico partido, Alumni superó merecidamente a Cemento por 4 a 1. 
ADRIAN GELOSI
Desde le borde del área chica, Kevin Guevara se pierde el gol de manera increíble. Si bien no pudo convertir, el delantero preocupó a toda la defensa rival con su potencia.
<
>
Desde le borde del área chica, Kevin Guevara se pierde el gol de manera increíble. Si bien no pudo convertir, el delantero preocupó a toda la defensa rival con su potencia.

Fue muy raro el encuentro que se jugó ayer en la cancha de Cemento. El partido lo ganaba 1 a 0 Alumni y lo dominaba, pero el local convirtió y aparecieron los desaciertos arbitrales –primero lo convalidaron y segundos después lo anularon- desvirtuaron el cotejo y eso lo aprovechó el albinegro para construir una clara victoria por 4 a 1.

Los dos llegaban sin conseguir los resultados deseados. El local hasta el momento no había ganado en el torneo y el equipo de Mariani lo hacia luego de dos empates consecutivos y sin marcar goles.

Fue el visitante el que salió a buscar la victoria. Pero lo hacia con un juego muy vertiginoso y esa velocidad hacía que no tuviera precisión en los últimos metros, y todo lo bueno que insinuaba en el inicio de las jugadas se iba diluyendo cuando avanzaba en la cancha.

Las dos primeras opciones llegaron por aprovechar los rechazos cortos de la defensa local. En la primera, Mariano Ridao tomó la pelota al costado de la media luna y su disparo se fue por arriba del travesaño. Minutos más tarde, Kevin Guevara desde el vértice derecho del área chica, remató desviado.

A Cemento le costaba mucho tener la pelota, si bien tenía muchos jugadores de buen pie -como García, Casali y Siris- no la podía manejar por la presión de su rival y cuando la perdía le costaba mucho recuperarla. Por ese motivo la posesión favorecía, casi en su totalidad, a Alumni.

Si bien el albinegro y manejaba los ritmos del encuentro, pero ese dominio en el juego no podía trasladar el marcador, porque no creaba jugadas de riesgo. La pelota iba de un costado al otro pero fallaba en el último pase.

Recién en el final de la primera etapa pudo inquietar a Rodrigo Mansilla. Primero, luego de un centro de Borda, Pomphile remató sin dirección. En la siguiente jugada, Kevin Guevara no pudo empujar al gol un pase de Nicolás Canelo.

En la primera mitad Cemento fue muy poco lo que pudo mostrar porque le costó mucho el encuentro, porque siempre superado por la intensidad en el juego que propuso su rival. El albinegro tuvo el balón pero ese domino no pudo trasladarlo al marcador.

En el complemento el equipo de Santiago Mariani salió con todo. Antes del minuto de juego, ya había creado una posibilidad de gol. Joaquín Rodríguez ingresó al área por izquierda, sacó un potente remate que Mansilla desvió, el rebote le quedó al zurdo y su disparo pegó en el travesaño cuando el arquero ya estaba vencido.

En la siguiente jugada llegó el gol del albinegro. Nicolás Canelo se escapó por la derecha, cuando llegó al fondo tiró el centro atrás para Mariano Ridao, que se tiro de palomita y con un potente cabezazo superó a Rodrigo Mansilla para establecer la ventaja en el marcador.

Cemento salió en busca de la igualdad y tuvo su ocasión. Luego de un centro de Francisco De Los Heros, en el área saltaron a cabecear Matías Agosta y Agustín Pomphile, la pelota se desvió en la mano del defensor albinegro y continuó su trayectoria; por atrás llegó Nahuel Casali para empujarla.

El asistente Fabián Carmona levantó su bandera y Daniel Pérez fue a consultarle lo que estaba marcando, ante la protesta de todos los jugadores de Cemento. Luego de hablar, el árbitro convalidó el gol. Eso hizo que todo Alumni fuera a reclamarle al línea. Una nueva charla entre las autoridades del cotejo llevó a que el árbitro anulara el gol que acababa de convalidar y cobrara tiro libre indirecto para los visitantes.

Esa decisión, errónea, de Pérez hizo que el partido se desvirtuara. Los jugadores de Cemento, sintiéndose perjudicados, razonablemente por cómo fue la jugada (porque era penal antes de la posición adelantada, y si Matías Agosta era el jugador adelantado, el juez nunca tendría que haber convalidado el gol, como lo hizo inicialmente), se preocuparon más por discutir que por jugar.

El local fuera de si iba con todo en busca de la igualdad y eso hizo que dejara espacios en el fondo. Esos huecos los aprovechó Alumni para ampliar las diferencias en el tanteador. Emiliano Mazzante ingresó al área por la derecha y con un potente remate cruzado superó a Mansilla, para establecer el 2 a 0.

En su peor momento el dueño de casa llegó al descuento. Todo fue por la habilidad de Lucas Funes, el delantero desbordó por la izquierda, cuando ingresó al área amago a tirar el centro y cuando el arquero Giggi se movió para cortar el centro, definió al primer palo y le renovó las esperanzas a Cemento.

El encuentro se hizo de ida y vuelta. El local iba con todo para adelante, no era con un juego asociado sino con mucha garra y entrega de sus jugadores. Pudo igualar con un cabezazo de Francisco De Los Heros que desvió muy bien el arquero Giggi.

En tanto que cada ataque de Alumni era una clara situación de gol. Tuvo sus ocasiones para ampliar en el marcador pero falló  en la definición. Se lo perdieron Canelo, Layús y esos fallos hacían que el partido tuviera emotividad.

Sobre el final, en tiempo de descuento, llegaron los otros dos goles. Primero con un cabezazo de Agustín De La Canal y luego con un penal, donde se fue expulsado Mansilla por una fuerte falta ante Guevara, que ejecutó Joaquín Rodríguez y dejó parado a Lucas Funes, que estaba ocupando el arco.

Alumni se quedó merecidamente con la victoria porque fue más que su rival durante los noventa minutos, aunque el triunfo que marcado por los errores que cometieron los árbitros. Cemento fue superado por su rival, si bien esa la decisión lo perjudicó, siempre fue superado por el albinegro.

LA FIGURA

Joaquín Rodríguez

09052016_10_rodriguez

El zurdo hizo un surco por la izquierda. Con sus subidas inquietó siempre a la defensa de Cemento y su sociedad con Mariano Borda estuvo imparable durante la primera etapa.

En el complemento, además de ese incansable ida y vuelta, llegó al área con claras posibilidades de gol, pero el arquero y el travesaño se lo impidieron. Cuando la banda azul se fue con todo al ataque, Rodríguez clausura su lateral. Sobre el final tuvo su premio al patear el penal y convertir su gol.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *