RECORRIDA

“En un mismo lodo, todos manoseaos”

De esa manera pueden sentirse -sin lugar a dudas- quienes residen en el barrio El Sol. EL TIEMPO visitó ayer esa zona de la ciudad y dialogó con un grupo de vecinos del lugar, quienes pidieron soluciones ante las diversas y evidentes problemáticas con las que deben convivir a diario. Entre otras cosas, hicieron alusión a una manifiesta ausencia del Estado.

El pésimo estado de las calles del barrio El Sol. Las palabras redundan ante la contundencia de las imágenes. FOTOS NACHO CORREAEl olor nauseabundo que surge durante gran parte del día de la planta depuradora de la CEAL que se encuentra en esa zona de Azul fue otra de las problemáticas abordadas por los vecinos que dialogaron con este diario.
<
>
El olor nauseabundo que surge durante gran parte del día de la planta depuradora de la CEAL que se encuentra en esa zona de Azul fue otra de las problemáticas abordadas por los vecinos que dialogaron con este diario.

Escribe: Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO.     

javier_ciappina@yahoo.com.ar

Vecinos del barrio El Sol dialogaron ayer con EL TIEMPO con el objetivo de dar a conocer las diferentes problemáticas con las que deben convivir a diario en ese sector de Azul. Las pésimas condiciones en las que se encuentran las calles son incuestionables y los inconvenientes que les genera esa situación a quienes residen en la zona también son evidentes. La lluvia es además un agravante de consideraciones mayúsculas en este escenario desfavorable. “No se puede salir a hacer un trámite… ni para hacer las compras al almacén se puede salir”, dijo uno de los referentes de la barriada que recorrió el lugar junto al reportero gráfico y al cronista de este matutino. Barro, fango, lodo -llámelo como más le guste- hasta los tobillos; charcos, lagunas, pantanos, cenagales -también póngale el nombre que más le guste- que atravesar para cruzar a la otra vereda; pozos, baches, boquetes, cráteres -ídem anteriores, a elección del lector- que sortear para llegar salvo a la otra esquina.

Algo huele muy mal  

Otra de las cuestiones que se trataron en el marco del diálogo mantenido con este diario, fue la relacionada con la planta depuradora de la CEAL que se encuentra en esa parte de Azul. Los vecinos hicieron alusión al insoportable olor que germina desde ese lugar y que se vuelve inaguantable durante gran parte del día. Los que más lo sufren son aquellos que residen en sus inmediaciones. “A la hora de la comida es una cosa de locos. Es nauseabundo”, remarcó una mujer que en ningún momento ocultó el fastidio, el enojo, por esta cuestión. En ese sentido, es que pidieron respuestas a las autoridades de la Cooperativa Eléctrica. A tal fin es que el miércoles próximo mantendrán un encuentro en instalaciones de esa entidad para dialogar sobre el tema.

“Soy el olvidao, el mismo que un día se puso de pie” 

“¿Díganme si esto no es olvido?”, nos preguntó el mismo hombre -sin esperar una respuesta que se caía de madura-  mientras su dedo índice apuntaba hacia unos pastizales que -exagerando tan sólo un ápice-  poco tienen que envidiarle a El Impenetrable chaqueño.

Un espacio que es caldo de cultivo para la proliferación de roedores, alimañas, insectos, insalubridad pura.

Entonces fue que la frase del vecino comenzó a flotar nuevamente en el aire: ¿Díganme si esto no es olvido? Como así también empezó a merodear por la memoria un fragmento de la letra de la chacarera -del Duende Garnica- “El olvidao; ese que “un día se puso de pie tragando tierra y saliva camino hacia el sol…”

Porque así se sienten muchos de los vecinos de ese barrio: olvidados, pero a su vez están tratando de ponerse de pie de cara a la injusticia que emerge desde la desidia, desde la marcada ausencia del Estado. No están pidiendo nada extraño ni tampoco imposibles. Están reclamando por el derecho a vivir en un marco de condiciones dignas. Nada más.

EL DATO

La extensa entrevista mantenida ayer por EL TIEMPO con los vecinos del barrio El Sol será publicada en próximas ediciones de este matutino.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *