“En un mundo sin valores como el actual, a ambos lados del Atlántico, Cervantes y el Quijote nos sigue retando”

José Manuel Lucía Megias dialogó con EL TIEMPO, y habló sobre este encuentro que abarca diferentes disciplinas artísticas y educativas, incluyendo las relevantes Jornadas Internacionales Cervantinas, entre otras cuestiones que hacen a Azul Ciudad Cervantina de la Argentina. Las Jornadas Cervantinas, un pilar fundamental en este encuentro internacional que convoca a tanta cantidad de profesionales. Este año se podrá disfrutar de espectáculos de excelente nivel artístico como nos tiene acostumbrados el Festival Cervantino.
<
>
José Manuel Lucía Megias dialogó con EL TIEMPO, y habló sobre este encuentro que abarca diferentes disciplinas artísticas y educativas, incluyendo las relevantes Jornadas Internacionales Cervantinas, entre otras cuestiones que hacen a Azul Ciudad Cervantina de la Argentina.

Lo afirmó el filólogo español y presidente honorífico de la Asociación de Cervantistas, José Manuel Lucia Megias, uno de los principales impulsores de la Red de Ciudades Cervantinas a nivel mundial. El también catedrático conversó con EL TIEMPO durante su breve visita a la región.

De cara al próximo Festival Cervantino se están ultimando detalles sobre el encuentro que abarca diferentes disciplinas artísticas y educativas, incluyendo las relevantes Jornadas Internacionales Cervantinas. Sobre eso, la reciente creación de la Red de Ciudades Cervantinas, el posicionamiento de Azul en la misma y la visita del Intendente Hernán Bertellys a Alcalá de Henares, habló José Manuel Lucía Megías con EL TIEMPO, que lo entrevistó aprovechando su paso fugaz por estas tierras.

-¿Cuándo estará en Azul, ya poniéndose en “campaña” con el Festival Cervantino?

– Como todos los años, estaré en Azul en el mes de noviembre disfrutando, un año más, del Festival Cervantino, de ese espacio de diálogo, de cultura, de educación, pero, sobre todo, de desarrollo comunitario de Azul, donde lo público y lo privado se dan la mano. Un año más disfrutando de los grandes conciertos en la Plaza de San Martín, pero también de las decenas de actividades de tantos artistas, de tantos docentes, de tantas personas que dentro y fuera de Azul vienen para mostrarnos lo mejor de todos nosotros.

 -¿En qué proyectos está o se está trabajando para la edición de este año?

-En cuanto a las actividades concretas en las que participaré, además de las Jornadas Cervantinas que organizamos desde la Cátedra Cervantes de la Universidad Nacional del Centro, con la colaboración de Ezequiel Valicenti, que es mi colaborador en la Cátedra, de Margarita Ferrer y de Laura Maggiori, entre otros muchos, que reunirá en Azul a los mejores trabajos cervantistas de investigación y de innovación docente de toda la Argentina y de algunas Universidades extranjeras de Brasil y México, y de participar, una vez más, del proyecto “El Quijote nos une”, que lidera Verónica Torassa. Reúne alumnos de Alcalá de Henares, Azul y Sao Paulo, y este año participaré activamente con Miguel Rep en la presentación de una nueva edición del “Quijote” ilustrado, que publicará la editorial Planeta en el mes de octubre. Por primera vez se verán en Azul los más de 30 dibujos nuevos que Miguel Rep ha realizado para esta nueva edición. Será una ocasión única de volver a disfrutar del “Quijote” y de recordar los grandes valores de su obra: el diálogo, el respeto al otro y la voluntad de mejorar, que están en la base de la esencia del Festival Cervantino.

 -¿Algún otro deseo u objetivo?

-Por otro lado, sueño con la posibilidad de rescatar el desfile comunitario que disfrutamos en los primeros años. Creo que es una actividad magnífica, dentro del espíritu del Festival Cervantino, donde se consigue involucrar a las escuelas, a las familias, a la comunidad más amplia de Azul en una fiesta común. Para mí, ésta sería una de las grandes actividades comunitarias que tendrían que ser apoyadas por el Municipio y los dirigentes políticos de Azul: lo público al servicio de toda la ciudadanía. Bienvenidos sean los conciertos y los grandes artistas que visitarán Azul en las fechas del Festival Cervantino, pero ¿qué mejor fiesta popular, qué mejor espíritu azuleño y quijotesco que el desfile comunitario, con cientos de niños en las calles mostrando sus barrios, trabajando durante meses para conocerse un poco mejor y hacer conocer un poco mejor a los demás lo que es Azul, lo que fue, lo que podrá ser en el futuro?.

-¿En qué consiste la Red de Ciudades Cervantinas, de reciente lanzamiento?. ¿Cuáles son sus objetivos?. ¿Además de Azul, qué otras ciudades las integran?

-La Red de Ciudades Cervantinas es una consecuencia de todo lo que se viene viviendo en Azul en los últimos diez años; es una plataforma de apoyo, de ánimo para seguir avanzando en las estructuras para hacer de la cultura, de la educación un motor de la sociedad. Quien siga pensando que invertir en cultura o en educación es un gasto inútil, no se ha dado cuenta que sigue viviendo en el siglo XIX. El siglo XXI mira más allá y nos exige un desafío, un reto: la cultura como motor económico y de desarrollo de la comunidad. Y Azul está en condiciones más que idóneas para ser una de las ciudades que en el mundo puede liderar este cambio.

En la Red de Ciudades Cervantinas en este momento, como se puede ver en el portal de la misma: http://www.cervantesvirtual.com/portales/red_ciudades_cervantinas/, están implicadas 15 ciudades, algunas capitales de países como Madrid, Montevideo, Argel o Lisboa, grandes ciudades como Barcelona, Córdoba, Ciudad Real, Toledo, Alcalá de Henares, con otras más pequeñas, ya sea en América (Azul) como en España (Argamasilla de Alba, El Toboso, Esquivias…). ¿Qué tienen todas ellas en común, ciudades tan alejadas, tan diferentes?. Precisamente el deseo de convertir la cultura, de la mano de Cervantes y del Quijote, de sus grandes valores universales, en un motor de la sociedad, en un disparador de oportunidades.

En el decálogo de la Red de ciudades cervantinas que firmaron los representantes de las ciudades en abril en un acto solemne en el Pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, rescaté una frase de Cervantes en su Quijote: “Yo sé quién soy”. Eso es lo que quiero que las ciudades cervantinas se planteen: ¿Qué son? ¿Qué quieren ser? Una reflexión que va más allá del día a día en la gestión… ¿Qué ciudad queremos para nosotros, para nuestros hijos?. ¿Qué ciudad, que valores de ciudad queremos dejar a nuestros nietos?. En un mundo sin valores como el actual, a ambos lados del Atlántico, Cervantes y el Quijote nos sigue retando, desafiando con preguntas como estas.

 -¿Qué rol cumple Azul en la misma?

-La Red de Ciudades Cervantinas quiere convertirse en el espacio de esta reflexión, pero también en el espacio de la acción, de la muestra de las actividades concretas que cada ciudad está realizando, la repercusión comunitaria y económica que tiene, y que puede replicarse, ampliarse con el apoyo y la relación con otras ciudades, de empresas y de instituciones que quieran participar en este empeño.

En este sentido, en la reunión de abril en Alcalá de Henares, destacaron las actividades y los proyectos presentados por los representantes de Azul, desde el tema del Festival que dio a conocer Marcos Turón, los proyectos educativos que expuso Estela Cerone o el proyecto que aún debe concretarse de la Casa Malharro, que explicó Ezequiel Valinceti. Azul, con su experiencia cervantina de estos últimos más de diez años destacó con luz propia en la Red de Ciudades Cervantinas.

 -Se tomó conocimiento de que recientemente el Intendente Hernán Bertellys estuvo por Alcalá de Henares: ¿qué sabe al respecto?, ¿se realizó alguna gestión que competa a Azul como Ciudad Cervantina de la Argentina?.

-La visita de Hernán Bertellys, al que no pude acompañar por encontrarme fuera de España en esas fechas, supone una normalización del Hermanamiento entre Alcalá de Henares y Azul, que se firmó hace unos años, y que los murales de Rep en nuestras ciudades es un recuerdo perpetuo. A mí me encantó que Hernán pudiera conocer Alcalá de primera mano, ya que compromisos políticos le impidieron estar en abril -como le hubiera gustado y como le hizo llegar a Javier González, su alcalde- cuando formalizamos la Red de Ciudades Cervantinas.

Este tipo de reuniones, que espero que puedan normalizarse con el paso del tiempo, muestra que, cuando lo público se une a lo privado, a las instituciones, asociaciones y empresas que quieren apostar por la cultura y el desarrollo comunitario, se avanza mucho más que si se tiene una visión más empobrecedora, más limitada, más de épocas superadas que hablan de hacer política de siglos pasados. Estamos instalados en el momento de la colaboración y del diálogo, de la confianza y de la generosidad, pensando primero en el desarrollo de las ciudades que en los intereses personales. Este es el gran desafío que nos plantea Cervantes. ¿Estaremos a la altura del desafío? Eso lo veremos con el tiempo. Ahora es el momento de seguir trabajando y fortaleciendo el Festival Cervantino de Azul, que en solo diez años se ha convertido en un ejemplo para muchas ciudades cervantinas y no cervantinas de todo el mundo. El trabajo que queda por delante es duro, pero también lleno de ilusión y de posibilidades… ¿Acaso no es el lema del Festival Cervantino de Azul: ¿Soy Quixote?. Sigamos siendo quijotes por mucho tiempo.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *