En Villa María, el Obispo y el Intendente se unieron en un pedido al gobierno nacional por los despedidos

En una nota periodística el diario de aquella localidad cordobesa reflejó la reunión realizada en el obispado local donde se acordó enviar una nota a la Jefatura de Gabinete para que se reincorporen los despedidos de las dos fábricas militares de Villa María y Río Tercero. A todas luces una visión muy diferente de lo que se hizo y hace en Azul, donde no se observa –al menos públicamente- una contraofensiva mancomunada de distintos actores. 

Vista del encuentro entre las partes preocupadas por el panorama que a fines del mes de diciembre se vivía en Villa María, provincia de Córdoba.


Oficialismo, oposición, Iglesia Católica y gremios se mostraron unidos para pedir por los puestos de trabajo de las fábricas pólvoras de Villa María y Río Tercero. Diálogo, unión y no violencia fueron las premisas de una reunión que se desarrolló en la mañana del miércoles 20 en el Obispado de la ciudad.
Allí estuvieron presentes autoridades de ambas ciudades y se dio a entender que no existe color político cuando de puestos de trabajo se trata. Dejaron atrás las diferencias y se puso en primer plano el empleo de todas las familias que la semana anterior fueron despedidas.
Todos coincidieron en que 60 puestos, no cambiarán los planes que el Gobierno nacional pueda tener con respecto a las Fábricas de Pólvoras.
Estuvieron presentes el secretario General de ATE Villa María, Fernando Mercado; el secretario General de ATE Río Tercero, Cristian Colman; el intendente Martín Gill; el intendente de Villa Nueva, Natalio Graglia; el intendente de Río Tercero, Alberto Martino; el legislador Provincial del Pro, Darío Capitani y el obispo de Villa María, Samuel Jofré.
Entre todos firmaron un documento destinado al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que expresó: “Comprendemos las responsabilidades de las autoridades en cada ámbito y queremos respetarlas, pero también pedir se revean las decisiones tomadas que quitan el trabajo y el sustento a 60 personas, con sus respectivas familias”.
Y agregaron: “Opinamos que revisar los despidos en las fábricas de Villa María y Río Tercero no obstaculizará los planes que el gobierno tenga para Fabricaciones Militares y que tal medida puede colaborar para sumar decisivamente a los trabajadores en las necesarias transformaciones. Por ello se lo pedimos sencillamente”. (Fuente: http://www.atecordoba.org/)
SE MANTIENE LA PREOCUPACIÓN EN JÁCHAL

El delegado gremial de ATE Jáchal, Carlos Luna, consideró que se trata de una situación muy difícil, al margen de las presentaciones e intervenciones para que no se produzcan despidos, el panorama que se vive como consecuencia de las definiciones que se están tomando en la sede central de Fabricaciones Militares.
“Lamentablemente el gobierno nacional sigue avanzando con los despidos de los trabajadores. Treinta compañeros en Villa María (Córdoba), 29 en Río Tercero y el jueves por la tarde se conoció el despido de 35 trabajadores en Beltrán-Rosario”, destacó Luna cuando aún no se tenían definiciones en torno de FANAZUL.
Preocupados por la ola de despidos, trabajadores y delegados del departamento viajaron a Capital Federal para entrevistarse con las máximas autoridades del organismo estatal que depende del Ministerio de Defensa de la Nación.
“Nunca tuvimos una respuesta concreta a nuestros reclamos, solamente argumentaron que más adelante tomarían alguna decisión, según lo que manifestó el interventor de FM el ingeniero Luis Rivas”, dijeron.
En aquel contexto los trabajadores que fueron a defender su fuente laboral explicaron a las autoridades que la fábrica local es proveedora de una actividad privada como es la industria minera de Gualcamayo.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *