LA VISIÓN DEL PLENARIO

“En Villa Piazza es impresionante la gente que está viviendo de la basura”

“Hay chicos con bajo peso, hay chicos con desnutrición, hay chicos que van a la escuela con ojotas” contaron Dora Villarreal y Marcelo Ibarra a este diario. “Mientras no nos demos cuenta que la política tiene que servir para transformar la realidad del otro, y no los propios intereses, no se resolverá el problema”, opinaron los dirigentes barriales.
<
>
“Mientras no nos demos cuenta que la política tiene que servir para transformar la realidad del otro, y no los propios intereses, no se resolverá el problema”, opinaron los dirigentes barriales.

Lo expresaron los dirigentes Dora Villarreal y Marcelo Ibarra que si bien no apoyan la metodología, aseguraron que los reclamos por condiciones de vida dignas son genuinos en este y en otros sectores de la ciudad. “Es mentira que la madre porque se compra el celular, no le compra zapatillas a los chicos” y por eso sostuvieron que “no nos tenemos que quedar con el hecho, sino con las causas”.   

EL DATO:

En un año electoral, desde el plenario opinaron que a los políticos debería darles vergüenza cuando van a los barrios y se sacan fotos. “La gente ya no quiere sacarse foto con nadie”, expresaron Villarreal e Ibarra.

La reciente toma del edificio de la Municipalidad de Azul, más allá de las posiciones, suspicacias y lecturas que se puedan hacer, dejo al desnudo la vulnerabilidad social en las que se encuentran familias de Azul.

Un poco más allá en el tiempo también hubo otro hecho, quizás de menor impacto, que también hizo visible esta realidad, que fue la toma de terrenos, una usurpación en un predio de la zona de España entre Catamarca y Calle 8 que visibilizó una cruda realidad y una guerra de pobres contra pobres: todos con el denominador común de no tener una vivienda. Esto fue evidencia de una cantidad de familias que viven en extrema precariedad y no tienen un techo para vivir dignamente.

El hecho irrefutable es que nadie que esté con sus necesidades básicas satisfechas va a una toma ya sea de terrenos o de la Municipalidad.

Esta realidad que se vive en muchos barrios de Azul la vienen denunciando públicamente desde el plenario de comisiones vecinales desde hace un tiempo sin que las autoridades hayan escuchado y actuado en consecuencia.

A principios de este mes desde la entidad vecinal indicaron que “existe una clara situación de vulnerabilidad social de muchas familias”. Lo puntualizaron en relación a la falta de viviendas e indicaron que se visualiza también en la gran cantidad de pedidos de leña que les está llegando. En el mes de abril, dirigentes del plenario aseguraron a este diario que “la asistencia a los más necesitados es una urgencia” a propósito del faltante de leche que hubo.

La vulnerabilidad social, fue además uno de los temas salientes en una de las sesiones ordinarias del Concejo al abordarse la vulnerabilidad de las familias que usurpan terrenos y también de habitantes del barrio Pedro Burgos que no cuentan con recursos para hacer tareas tales como la limpieza de los tanques de agua.

“Necesitamos la presencia del Estado”    

Al término de una semana atípica por lo ocurrido en Azul, este medio consultó a los dirigentes Marcelo Ibarra y Dora Villarreal de la mesa ejecutiva del plenario para conocer su postura y lo primero que afirmaron fue que si bien no están de acuerdo con la modalidad, apoyan el reclamo de la agrupación 1 de Octubre, promotora de la toma del edificio de la Municipalidad.

“Hace un año y medio que venimos hablando de lo que pasa en los barrios, el sector periférico es la zona más vulnerable”, aseguró Villarreal mientras recordó paralelamente que el intendente Hernán Bertellys no los recibe. Una sola vez, el jefe comunal –después de asumir- recibió a la dirigencia barrial y subrayó además que los reclamos no son solamente de obra pública. “Necesitamos de la presencia del Estado”, comentó.

Los dirigentes de Monte Viggiano y Plaza Oubiñas describieron que hay gente que vivía de changas que ya no lo hace por la reducción del poder adquisitivo de la población, hay quienes se han quedado sin trabajo y muchos que tienen trabajo y no les alcanza.

Crudos ejemplos de la realidad actual      —

“Todo eso pasa en la zona periférica. Hoy se ve en una casa a tres familias viviendo porque no pueden alquilar”, puntualizó

Para graficar el grado de vulnerabilidad social que hay actualmente en Azul dijo además que “hay chicos con bajo peso, hay chicos con desnutrición, hay chicos que van a la escuela con ojotas”.

Villarreal remarcó que “es mentira que la madre porque se compra el celular o el pucho, no le compra zapatillas a los chicos, eso es una estigmatización. Otra idea es que no quieren trabajar, cuando en realidad no hay trabajo, no hay changas”.

Villarreal enfatizó que “en Azul hay chaperíos. Forman casas de chapa con nylon arriba para que no entre la lluvia, eso no se puede permitir”.

“Comen de la basura”    —

Son todos síntomas de una sociedad en decadencia y del recrudecimiento de la pobreza y la toma fue parte de eso.

De hecho, Villarreal comentó que el reclamo de la agrupación es real debido a que “en Villa Piazza, más en la zona Norte y Sur, es impresionante la gente que está viviendo de la basura. Eso no se veía y hoy lo volvemos a ver. La gente está cartoneando y te venden cosas que rescatan de la basura, comen de la basura”.

Asimismo puso el acento que es una realidad lo que dijo Jorge Lezica de la agrupación 1 de Octubre respecto a que “los chicos estaban más calentitos que en la casa” durante la noche que pasaron en la municipalidad.

“Hoy la gente no tiene leña, no puede comprar la garrafa, no está más la garrafa social. Vas ahora a los barrios y ves que la gente prende cualquier cosa para hacer fuego y calentarse”, aseguró Villarreal.

“Será cada vez peor”    —

Desde el plenario consideraron entonces que frente a lo ocurrido “no nos tenemos que quedar con el hecho, sino con las causas”.

A su vez, entendieron que hay que actuar antes de que el problema explote.

Ibarra expresó al respecto que “pasó el conflicto y no vimos que se hayan hecho eco”.

El Intendente reconoció públicamente que estuvo ausente en los barrios y que la gente no sólo necesita las chapas, sino que los escuchen.

“Eso es lo que venimos reclamando hace un año y medio”, apuntó Ibarra y que “no solamente se resuelve con la chapa y una bolsa de alimento, es una situación más profunda ya que existe una vulnerabilidad cada vez más acentuada”.

Por su parte, Villarreal entendió que “mientras no nos demos cuenta que la política tiene que servir para transformar la realidad del otro, y no los propios intereses, creo que no se resolverá el problema”.

Por los motivos que expusieron al dialogar con este diario, entendieron que de seguir así la situación “vamos a tener más hechos como el vivido. Cuando la gente llega a eso es porque no da más”.

Advirtieron que “hay muchísima gente que hoy está en una situación de pobreza y ya estamos hablando de indigencia. Hay hacinamiento”.

“Esto será cada vez peor, no terminó”, puntualizaron finalmente.

“LA POBREZA ES VIOLENCIA”

Otra cuestión a analizar es la violencia y la violencia vinculada a la inseguridad.

“La pobreza es violencia y la pobreza genera inseguridad”, otra cuestión que ha ido en aumento en Azul.

Villarreal contó que “veo pibes de 16 años que no han podido terminar la escuela, que los padres no tienen mucho para darles de comer, que no encuentran trabajo, que terminan en la droga, y la gente los estigmatiza y cuando ese pibe se da cuenta que su vida no vale nada, no vale tampoco la de los demás”.

La dirigente barrial sostuvo entonces que hay que trabajar con los jóvenes, darles esperanza y mostrarles que “no es que te doy un colchón y me sacó una foto”.

“SE DEBE TRABAJAR EN EL TERRITORIO”

Los dirigentes del plenario que hablaron con este diario fueron críticos con las autoridades en general y en forma puntual con el área de Desarrollo Social del municipio.

Ibarra entendió “las declaraciones de los responsables no se condicen con lo que le está pasando a la gente, parece que están viviendo otra realidad”.

También indicó que “después de este conflicto desde esa dependencia dijeron que trabajaban sobre las problemáticas que les llegan al municipio, y es al revés, nosotros seguimos insistiendo que se debe trabajar en el territorio”.

Contaron que la gente va a Desarrollo Social varias veces y no tienen respuesta. “Venga mañana, venga pasado y así se pasa el año”, comento Villarreal.

Sostuvo entonces que pareciera que “no se quiere dar a conocer que en Azul está avanzando la pobreza”.

Opinó que esta gestión, como las anteriores, trabaja sobre el asistencialismo y no se ocupan de generar trabajo genuino.

“Tiene que haber una política de desarrollo social, de empleo y de generar emprendimientos productivos”, subrayó Ibarra.

No solo apuntaron al Ejecutivo, sino también al Concejo Deliberante.

“No sabemos para qué están porque viven rosqueando. Ahora vamos a votar concejales y la gente te dice para qué, si no te escuchan”, resaltó Villarreal.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *