Editorial

Encuentro de Colectividades

Hace veinte años comenzó a realizarse en esta ciudad el encuentro de las colectividades. Las primeras ediciones sucedieron en las instalaciones del Club  Alumni Azuleño, con stands mostrando la cultura de cada una de ellas, cuyos centros estaban instalados en Azul.

Un gran escenario central como espacio para la expresión artística y como parte de las costumbres y las culturas, las comidas oriundas de cada lugar. Siempre estuvo presente el desfile con vestimenta original, con símbolos, banderas y estandartes.

Gran esfuerzo demandaban esas ediciones ya que tenía una duración de tres días y despertaba gran entusiasmo en la gente.

La mayoría de las colectividades que se hacían presente tenían que ver con la inmigración europea: francesa, del País Vasco, de España y la región de Italia. Luego se fueron sumando otras delegaciones como la Chilena, las centroeuropeas de Alemania, Ucrania y Rusia. Tratándose de pueblos de fe católica, esta fiesta se iniciaba con la misa de acción de gracias.

Con el tiempo se fue pensando en tener la fiesta al aire libre. De ahí que se fueron mutando lugares y fechas, quedando ya incorporado el mes de noviembre.

Este año, que cumplió veinte años este evento, la Plaza San Martín fue el lugar donde se llevó a cabo. El público acudió en gran número, muchos con sus trajes típicos. A las 19 horas comenzaron a instalarse stands con comidas típicas, brindando información de cada una de las regiones incluyendo la historia de los inmigrantes que llegaron a esta ciudad.

Luego se llevó a cabo el desfile con las diferentes banderas de las 19 colectividades locales con sus acompañantes. También participó el Ballet de la Dulce Vida y Ballet Vesná. Tampoco faltó la participación tradicionalista con el Ballet Folclórico Municipal, el Centro Tradicionalista Fortín del Azul, la Agrupación Peñi Mapú y la Agrupación La Yapa. También participaron alumnos de sexto año de primaria de la Escuela Normal, concluyendo con un proyecto institucional sobre inmigración en nuestra ciudad. Una vez finalizado el desfile que estuvo musicalizado por la Banda Combate de Perdriel, comenzaron los bailes típicos.

En este evento confluyeron, como sucede todos los años, diferentes colectividades que posibilitan un acercamiento de cada una de las culturas originarias e inmigrantes que se instalaron en esta ciudad.

Con el pensamiento político de que gobernar es poblar, en el siglo XIX llegaron a estas tierras gente que había nacido en distintos lugares del mundo, con el objetivo de poblar estas tierras, traer a su familia, asentarse en ellas y comenzar una vida de trabajo y sacrificio para dejarle esa herencia a sus hijos. Es así que esta fiesta de las colectividades y para algunos es la fiesta regional del día del inmigrante, sirve para que los mayores puedan evocar cosas vidas en sus pueblos donde nacieron. Y para los descendientes, algunos jóvenes, es aprender los orígenes de sus padres, abuelos, bisabuelos, su historia y asimilar la lección de vida que les dejaron esos “gringos” que sin olvidar su pasado, con la añoranza de poder regresar a su suelo natal, dejaron la enseñanza del trabajo responsable de sol a sol que fue el grano de arena para la construcción de una patria grande, como lo fue este país.

Este evento es también un homenaje a esos hombres que formaron su familia aquí y sintieron esta tierra como si fuera el lugar donde habían nacido.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *