Entrega de leche: “Hay en una mayor demanda en los barrios”

Esta tarde, en la sede administrativa de la CEAL, se renovará el acuerdo anual de la entrega leche a diferentes barrios de la ciudad. En diálogo con este diario el dirigente vecinal de Plaza Oubiñas aseguró que “para nosotros es muy importante” esta operatoria de donación porque, si bien el programa nació con la crisis en 2002, no ha habido una mejora económica para muchas familias del Partido de Azul.

Los actores que intervienen en este operativo durante el lanzamiento del año pasado. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA


Hoy a las 19 horas en la sede administrativa de la Cooperativa Eléctrica de Azul (Yrigoyen 318), se anunciará en una conferencia de prensa la renovación del acuerdo anual de la entrega leche a diferentes barrios de esta ciudad.
Participan de este operativo de donación ACOFAR, Navas, ROAS, la Cooperativa Eléctrica, ENSEMBLE, Cooperativa Obrera y el productor tambero Mario Julio Layús, estando a cargo del Plenario de Comisiones Vecinales la coordinación de la distribución.
Este programa empresario de asistencia comunitaria se realiza ininterrumpidamente desde el año 2002 y se basa en la entrega de 1.000 litros semanales de leche fluida, que son distribuidos a las familias de diferentes barrios de esta ciudad, de Cacharí y Chillar (800 en esta ciudad y 100 en cada localidad).
El dirigente vecinal Marcelo Ibarra recordó que será una nueva edición de este operativo que “comenzó después de la crisis de 2001 y se entregaba la leche en el veredón municipal; después se decidió que las comisiones vecinales hagan la distribución”, e hizo hincapié además en que Layús siempre ha estado al frente de este programa de ayuda a las familias que lo necesitan.
La distribución se inició con la entrega de sachet que se producían en la ex planta de LuzAzul que dependía de la Cooperativa Eléctrica.
Desde hace 4 o 5 años se logró que se entregue la leche larga vida que “es mucho mejor porque le permite a la gente no tener el apuro de consumirla el día que la recibe”.
Un dato lamentable    
Desde el 2002 se ha mantenido en Azul y en el resto de las localidades del partido este operativo de entrega de leche los días sábados, lo cual es positivo en un sentido, pero  también habla de que se ha mantenido en estos 16 años la necesidad alimenticia de muchas familias.
No sólo se mantuvo la demanda, sino que, de acuerdo lo aseguró Ibarra, actualmente hay una mayor demanda de este alimento.
“Terminamos en diciembre de entregar y ya los primeros días de marzo la gente empezó a preguntar. Además, por lo que hemos charlado con las comisiones, hay en los barrios una mayor demanda”, aseguró.
La demanda se hace sentir en un contexto donde “sabemos que la situación económica no es la mejor y muchas veces los chicos que concurren a escuelas con comedores los sábados no funcionan, y esto es un paliativo para que tengan la posibilidad de tener una copa de leche”, evaluó.
También describió que desde que se inició el programa “hay familias que se mantienen, siempre han estado y no han resuelto su situación económica y siguen siendo asistidas desde ese entonces, y otras que se fueron incorporando estos últimos años”.
Prioridad los más chicos   
Es que según lo puntualizó el dirigente “hay familias que antes tenían un nivel económico que ahora les cambió y están peor y necesitan ser asistidos”.
En estos años son contadas las familias que han dejado de pertenecer a este listado, y mayormente se trata de los grupos familiares cuyos hijos han crecido y no de una mejora económica.
“Hay familias que eran asistidas y ya no lo reciben por el hecho, no porque no lo necesitan, sino que la prioridad son los chicos más chiquitos”, expresó Ibarra.
En este programa de entrega de leche se priorizó desde los inicios a los niños y a las personas de la tercera edad, muchos de los cuales viven solos.
La distribución   
El programa incluye 23 barrios y la distribución se realiza de acuerdo a las necesidades y la población de cada uno.
“Hay barrios que son más chicos, otros con un mayor territorio, más población y más necesidades, especialmente los sectores periféricos a los que se destina una mayor cantidad de leche”, explicó el referente barrial que ha participado de esta operatoria desde los comienzos.
A su vez, cada presidente de barrio tiene un listado con las familias que necesitan la leche.
“De acuerdo al grupo familiar y los niños que haya en el  hogar, la cantidad de litros que se entregan”, apuntó.
Hoy será la reunión de lanzamiento de la edición 2018 del programa de donación de leche fluida, pero el dirigente vecinal estimó que la entrega se comenzará a hacer efectiva a partir del mes de abril.
“Tenemos que tener en cuenta que se aproxima Semana Santa y además nosotros tenemos que tener una reunión como plenario para evaluar cómo será la distribución este año, si habrá cambios, si es necesario incorporar algún barrio por ejemplo el San Martín de Porres que conformó la comisión. Todos esos detalles los tenemos que definir”, señaló el referente de Plaza Oubiñas.
Pese al dato lamentable de la cantidad de familias que necesitan asistencia, Ibarra destacó que “para nosotros es muy importante”, agradeciendo a las personas y empresas que lo llevan adelante. A su vez, valoró el trabajo responsable y serio que han realizado las comisiones para que el programa se haya mantenido en el tiempo.

“Hay familias que antes tenían un nivel económico que ahora les cambió y están peor y necesitan ser asistidos”, relató Ibarra ayer al hablar con EL TIEMPO. ARCHIVO/EL TIEMPO/NACHO CORREA

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *