Envenenamiento de animales

En el barrio Dorrego desde el mes de enero hasta la fecha se están produciendo más de diez casos de envenenamiento de animales, perros y gatos.

Según los vecinos todos habrían muerto presentando los mismos síntomas, motivo por el cual se llegó a la conclusión de que habían sido envenenados.

Esta actitud según la ley es un delito que merece una pena. Y el o los autores deben ser sancionados como corresponde porque esparcir veneno en la vía pública, ya sea en veredas y calles no es solamente causarle daño o la muerte a un animal sino también existe la posibilidad de que las víctimas fueran las personas.

El o los autores, además de que tienen un cero cerebro, poseen cualidades psicológicas que hacen pensar que están padeciendo una patología que los lleva a generar muerte.

Ese barrio está lleno de chicos que siempre juegan en la calle, incluso en pleno invierno con patín, pelota, en el pasto. Disfrutan de la naturaleza al ciento por ciento y ahora no hay perros ni chicos porque hay temor porque no se sabe donde puede estar el veneno. Los padres preventivamente no dejan que nadie saque las mascotas a la calle y a los hijos que no salgan a jugar ni en la plaza ni en las veredas y espacios verdes.

Existe la posibilidad que el niño encuentre el veneno e instintivamente se lo ponga en la boca, o esté jugando con una pelota que se impregnó de veneno. También, que cualquier persona puede pisar por ejemplo el lugar donde el animal tuvo todas las consecuencias que son terribles después del envenenamiento, y puede llevar eso a la casa y es un peligro para la familia.

Cuando alguien encuentra un animal que podría haber sido envenenado, no hay que tocarlo, ni moverlo, ni enterrarlo, ni embolsarlo. Hay que llamar a la policía porque es un hecho penado por la ley y tienen que llevárselo para hacerle la autopsia y saber que veneno se uso.

Si el animal está convulsionado también lo primero que se tiene que hacer es llamar a la policía y a un veterinario porque hay que sacar fotos y no se puede modificar la escena de la situación.

Generalmente por dolor, por higiene, los mismos dueños o los vecinos los embolsa para arrojarlo a algún lado o lo entierran. En ese caso lo único que se puede hacer es lamentarse por la muerte por envenenamiento de un animal que fue la mascota de la familia.

Una vecina del barrio expresó que se está moviendo porque no quiere que nadie le toque el timbre convocándola para hacer una manifestación porque hay un chico internado o muerto por el veneno. Eso quiere evitarlo.

El envenenamiento de animales en la vía pública se debe considerar como un acto criminal porque no va dirigido a determinado animal sino a todos los animales y personas que andan por ese lugar. Además el efecto del veneno tiene una duración de tiempo prolongada.

Otra vecina dijo que será difícil saber quién fue, pero tiene que saber que hay un montón de gente que se está ocupando de la situación y se está con los ojos en todos lados. Por eso es importante que se denuncie la matanza de animales para que la justicia proceda y logre individualizar y luego condenar al autor de este hecho criminal.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *