Época de Cuaresma

OPINIÓN

“Hemos entrado en la época de CUARESMA; que comenzó este año el miércoles 6 de marzo. Termina con la Semana Santa, que se inicia el 14 de abril, Domingo de Ramos”.

Después de haber disfrutado de la alegría del carnaval, se inicia para los cristianos de un tiempo de meditación, recordando los sufrimientos de Cristo. No es para compadecernos, ya que Cristo ya ha sufrido hace 2000 años, sino para agradecer a Dios, que gracias a ese sufrimiento de Jesús, con solamente estar arrepentidos y confiar en esa salvación, nuestros pecados son perdonados para siempre. Lo expresa poéticamente Isaías 1:18 “Aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidas”.

Una práctica relacionada también con esta época es el ayuno.  A veces se malinterpreta el ayuno, como práctica para obtener cosas de Dios.  Esto es equivocado ya que Dios no nos da las cosas por nada de lo que hacemos nosotros. Lo da de puro amor  (hace llover sobre justos e injustos). La práctica del ayuno es para dominarnos a nosotros mismos. Privándonos de alimentos, nos disciplinamos mejor para hacer lo que debemos y obedecer a Dios.  Los atletas tienen una alimentación especial, que les permite poder usar su cuerpo  con mayor libertad y lograr metas que otros no pueden.  En el libro de Daniel cuatro jóvenes pidieron ser alimentados en forma natural y se vio la gran diferencia en sus rostros y cuerpos con otros jóvenes que comían manjares. No es nada fácil lograr vivir de acuerdo a los principios cristianos y exige gran esfuerzo. (Aunque a medida de que avanzamos en la vida que agrada a Dios, y que en lo profundo queremos, se va naciendo más fácil). Y el que siempre está dispuesto a ayudarnos en ello es el mismo Jesús, si se lo pedimos en oración y estamos dispuestos a seguirlo.

Otra forma similar de sacrificarnos, es dar al que no tiene, o ayudarlo en lo que podemos. Esto no sólo ayuda al beneficiado, sino que fortalece nuestro espíritu y nos ayuda en el camino con Jesús.

Y algo que parece no importante es el orar por los demás. No sólo porque Dios escucha con agrado cuando pedimos por otro, sino porque nos predispone favorablemente a los demás, y a un mayor amor.

Dejar de ir a bailes u otro tipo de fiestas en este período, puede ser también bueno. No porque divertirse sanamente sea algo malo, sino para pensar más en nuestro interior y ofrecer ese sacrificio para que Dios lo utilice para mejorar nuestra vida.

En fin, hay muchas maneras de tomar en serio la cuaresma. Lo importante es que sea algo personal y cuidemos de no sentirnos orgullosos por hacerlo, y menos proclamarlo a los demás. Jesús criticó duramente a los que se ponían ceniza y mostraban a todo el que pasaba que estaban ayunando. Su paga era el reconocimiento de los demás y no progresaban en su vida espiritual”.

Si usted tiene una pregunta o inquietud espiritual le invito a que me escriba   andresdemes@fibertel.com.ar.  Lo invitamos a las reuniones los sábados y domingos a las 19 horas en 25 de Mayo y Roca.

 

Que Dios le bendiga, Andrés Demes, pastor.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *