UNA FIESTA CON ESPACIO PARA TODOS

Equitación y salto, otra grata sorpresa dominguera

 

Integrantes de la escuela ecuestre “La Nativa” y una participación que dio mucho que hablar en la Fiesta del Chacarero.
<
>
Integrantes de la escuela ecuestre “La Nativa” y una participación que dio mucho que hablar en la Fiesta del Chacarero.

Las tres jornadas fueron de interés y el buen clima hizo el resto. Pero el domingo, la diferencia estuvo marcada por la presencia de la escuela ecuestre “La Nativa” con sus pequeños alumnos de equitación y salto que, luego de pasear, desfilaron por el predio de la expo y mostraron lo que son capaces de hacer arriba de un equino. Mas allá del amor con el que se manejan estos niños, a partir de los 2 años, es de destacar que la escuela funciona en Benito Juárez, tal como su instructora, Natalia Falbo, le afirmó a EL TIEMPO.

“Empecé a los 3 años; mis padres, jinetes ambos, me llevaban a montar los fines de semana al Club de campo La Martona, en Cañuelas. En ese momento vivíamos en Caballito”, expresó Falbo, quien comparte esta pasión junto con su hermano. “Siempre competí; primero para La Martona, después para Montegrande hasta los 22 años; soy profe de Educación Física. Esto complementa mucho y es indispensable la parte pedagógica. Empecé a trabajar en Educación Física y en equitación me costó seguir con el entrenamiento y el training porque estaba en un nivel en el que hay que tener respaldo económico para mantener la actividad”, indicó.

En Juárez, “La Nativa” funciona como escuela privada. “El precio es accesible y les facilitamos los caballos; de hecho hay una sola nena, Sofía, que hace dos meses tiene su propio caballo. En el caso de un niño de Chillar, por ejemplo, podría comenzar con 1 clase por semana. En las clases hacemos juegos para que se mantengan interesados. Toman clases también adultos, para quienes no hay límite de edad. Tengo un proyecto presentado junto con una Directora ante la Dirección General de Escuelas a través del CEF N° 50, que fue aprobado y así estos chicos pueden venir a montar gratuitamente”, indicó.

Aclara que esto no es equinoterapia –de ser así, deberían tener terapeutas- sino equitación especial.

La anécdota

“En Buenos Aires roban para carnear, para frigoríficos, etc. Otros van para las villas, para tirar de los carros. Para nosotros, los caballos son parte de nuestra familia. Nos robaron tres caballos y fuimos buscando durante 25 días de sol a sol, sin aflojar; cambiando de vehículos, entrábamos en las villas. Le daba el pecho a mi hijo, que hoy tiene 13 años, y lo dejaba en la estación de servicio para entrar en la villa con el paisano que me acompañaba siguiendo un ‘dato’. Después de 20 días aparecieron dos de los animales y, veinticinco días después, nos reencontramos con ‘ella’, que hoy estuvo en Chillar en la muestra. No puedo olvidar el momento en que los caballos me vieron; esa fue la mejor recompensa, a pesar de que tuve que pagar para recuperarlos”, amplió. Para tomar contacto con ellos, Falbo dejó un número de celular (02281) 15549920 y un email: lanativaecuestre@yahoo.com.ar

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *