“Era cuestión de que me esperaran unas horas”

POLÉMICA CON LOS TRAJES DE PROMOCIÓN

Lo aseguró la modista Vanesa Coletto, quien en diálogo con este diario ofreció su versión de los hechos. “Si los trajes no hubiesen estado casi terminados, en pocas horas no pudieron haber asistido a la presentación de trajes”, aseguró. Aunque admitió que se retrasó con los tiempos.

“Por otro lado los chicos, sabían que yo tenía problemas personales: mi mamá casi pierde un ojo y mi papá tuvo un ACV. Ellos supieron entender, fueron muy compresivos conmigo. Yo, debía entregar los trajes el lunes antes de la presentación y los llamaba para que vayan a probarse porque lleva tiempo, porque hay mucha gente implicada en el proceso de costura y terminación del mismo”, sostuvo la entrevistada-  NACHO CORREA

Después de que en la edición del pasado miércoles de este diario, la señora Norma Bermay, en representación de los padres de los alumnos que reclamaron porque la modista Vanesa Coletto “entregó los trajes impresentables”, la misma decidió dar su versión de los hechos.

Es por ello que en diálogo con EL TIEMPO ofreció su testimonio al respecto.

“No me dieron la posibilidad de terminarlos”

En principio recordó que “a mí me contrataron las escuelas Piloto y Colegio inmaculada Concepción para hacer 108 trajes y faltaba un día para la entrega”.

“Por otro lado los chicos, sabían que yo tenía problemas personales: mi mamá casi pierde un ojo y mi papá tuvo un ACV. Ellos supieron entender, fueron muy compresivos conmigo. Yo, debía entregar los trajes el lunes antes de la presentación y los llamaba para que vayan a probarse porque lleva tiempo, porque hay mucha gente implicada en el proceso de costura y terminación del mismo”, sostuvo.

Enumeró al respecto: “el chico de la imprenta, la señora que me hace los bordados, entre otros”.

Continuó relatando que “ocurrió que el martes fueron las chicas de Inmaculada y les mostré cómo iba el traje. Ahí fue el primer lío. Me mandaron remeras de mala calidad y yo se los reconocí. Les dije que para la presentación de trajes usen esas que después yo les mando a hacer las que corresponden. Me equivoqué. A algunas de las chicas les gustó el traje, a otras no, me marcaron que les faltaba color; así que los descosí porque llevaba un aplique entonces para que pase la pasamanería, tenía que abrirlos y los estaba armando”.

Señaló que “con respecto a que dijeron que estaban mal escrito los apodos, la mamá de una de las chicas de Inmaculada me dijo que quería que se lo entregue como corresponde y yo le respondí que le hacía el traje nuevamente o le cambiaba el apodo”.

Al mismo tiempo Coletto mencionó que “los chicos también hablaron de la mala calidad de las telas y ellos tuvieron la posibilidad de elegirlas. Incluso hubo dos pruebas o sea no es que ellos nunca vieron el traje”.

Aunque, ante esta situación, “el miércoles los varones de CIC fueron a mi domicilio y me dijeron ´nos llevamos el traje así como está`. Algunos estaban terminados, otros no, les faltaba la cintura del elástico, botones, flecos del personaje (Pocahontas) o sea que cuando yo quería terminar los chalecos no había quedado terminado nada porque no son cosas que había comprado en Azul, eran rollos de Buenos Aires”.

Acerca de los trajes de promoción de Piloto, precisó que “les prometí la entrega el jueves a la tarde y cuando fueron me faltaban costuras de los chalecos, era un chaleco turquesa con un bies amarillo y los tenía una modista para ponerlo. Así que les pedí que me esperen y que me dejen trabajar, pero yo llegaba a tiempo. A raíz de esto, me exigieron el traje para el día siguiente, cuando llegaban las medias que tampoco les gustaron. En realidad busqué una media de algodón cardado, de mejor calidad, como tiene tanto uso, pero no les gustó”.

En ese mismo marco, continuó que “así que el viernes a las 10 de la mañana volvieron a buscar su traje y me faltaban algunas horas para terminarlos. Algunos sacos tenían aplicados los botones, otros no, algunos pantalones tenían los elásticos, otros no. Pero para la 17 estaba todo terminado y ellos decidieron que no, que se los llevaban. O sea que era una cuestión que me esperaran unas horas”.

“Es decir los chicos de Inmaculada se llevaron los trajes el jueves por decisión propia, los de las mujeres estaban terminados, faltaba la pasamanería. Los de Piloto se los llevaron el viernes y mientras me decían que se los terminaba su mamá, su abuela, no me dieron la posibilidad de terminarlos”.

“Reconozco el retraso con los tiempos”

En el mismo contexto, admitió que “reconozco el retraso con los tiempos porque se los tendría que haber entregado una semana antes, por una cosa o por otra, pasó lo de mi mamá, lo de mi papá y no llegué con el tiempo. Por otra parte, después postergaron para el sábado la presentación así que tiempo era lo que me sobraba en el caso que me esperaran. Pero yo quiero aclarar que no los quise entregar de la peor manera, yo quise mostrárselo y se lo llevaron. Había una señora que me decía ´ésto está mal, yo lo arreglo` y yo tengo gente trabajando para mí y a su vez yo trabajo para los trajes. Quería arreglarlo yo”.

Consultada sobre que el grupo de padres, decidió iniciarle una acción judicial, sostuvo que “yo me abstengo a lo venga, no tengo nada  que ocultar. Hace 18 años que trabajo, hago vestidos de novia, de 15 y nunca tuve una queja”.

Otra de las cuestiones que puntualizó es que “también se dijo que cobré los trajes 4200 pesos de Piloto y 3500 lo de Inmaculada y no, el valor del traje de Inmaculada era 3000 y el de Piloto de 3200. Entregué recibos y el 40 por ciento de los trajes no está pago”.

También contó que “hay chicos que les entregué el traje y no pagaron una sola cuota. Una de las chicas quedó embarazada, otra me dijo que repitió, otra que se peleó con la mamá y no me lo podía seguir pagando, incluso yo se lo regalaba. Y a los que quisieron la seña les devolví la plata”.

Aseguró que “se han metido con mi familia en las redes sociales…se metió gente al taller que no tenía idea quienes eran, sí de la promoción porque tenían en cabello de color, pero no de éstas escuelas, que se metía las cosas en bolsas, no me dejaron nada”.

Por último, la modista puntualizó que “de hecho si los trajes no hubiesen estado casi terminados, en pocas horas no pudieron haber asistido a la presentación de trajes”.

 

“Se han metido con mi familia en las redes sociales…se metió gente al taller que no tenía idea quienes eran, sí de la promoción porque tenían en cabello de color, pero no de éstas escuelas, que se metía las cosas en bolsas, no me dejaron nada”, aseguró Vanesa Coletto a este medio. GENTILEZA VANESA COLETTO  

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *