TIENE SIETE AÑOS

Era grave anoche el estado de una menor que había sufrido varias quemaduras en un campo

Un accidente doméstico ocurrido el martes pasado en un establecimiento rural ubicado sobre la Ruta 60 tenía a la nena internada en el Hospital Garrahan de Buenos Aires. Su padrastro también había sufrido quemaduras por las que permanecía en el Hospital Pintos.

 

Una nena permanecía anoche internada en grave estado en el Hospital Garrahan de Buenos Aires y su padrastro se encontraba en el Hospital Pintos de esta ciudad, luego de que ambos sufrieron diferentes quemaduras cuando protagonizaron un accidente doméstico en un campo ubicado en el Partido de Azul.

Las lesiones más graves las presentaba la menor, que tiene siete años, quien después de que fue atendida en el Hospital Zonal Materno Infantil “Argentina Diego” de esta ciudad tuvo que ser trasladada ayer en un helicóptero al Garrahan.

En ese centro asistencial porteño se encontraba anoche internada, luego de que el accidente doméstico sufrido en un establecimiento rural el pasado martes por la noche se tradujo en que resultara con quemaduras de extrema gravedad en todo su cuerpo, según lo señalado a EL TIEMPO por fuentes policiales.

Del hecho se había tomado conocimiento en la sede de la Seccional Primera local ayer, después de que desde el Hospital de Niños se informara sobre el ingreso de la menor a ese centro asistencial y del posterior traslado de la nena al Garrahan, el cual se llevó a cabo en un helicóptero sanitario.

La menor, anteayer, había ingresado al Hospital de Niños cuando era alrededor de la hora 20, acompañada en esa ocasión por su mamá.

En ese entonces -según lo referido- “presentaba graves quemaduras, con un 60 por ciento de su cuerpo afectado”, lo que obligó a que tuviera que ser atendida de urgencia en la sala de Terapia Intensiva, antes de que se dispusiera su traslado al Garrahan de Buenos Aires, ocurrido ayer después del mediodía en el ya referido helicóptero.

La situación dio lugar al inicio de actuaciones judiciales por parte de la Policía. Ese expediente está caratulado como lesiones graves y se dio intervención en el mismo a la UFI 2, la fiscalía a cargo de la Dra. Laura Margaretic.

Graves quemaduras

Los voceros policiales consultados ayer por este diario señalaron que un accidente doméstico ocurrido en la vivienda de un campo ubicado por la Ruta 60, a unos 15 kilómetros aproximadamente de esta ciudad, había sido lo que derivó en que la nena sufriera graves quemaduras y en que también fuera afectado por el accionar de las llamas al padrastro de la menor.

Ese hombre, de 41 años e identificado por la Policía como Diego Alzamendi, era quien se encontraba internado anoche en el Hospital Pintos, el centro asistencial donde efectivos policiales se habían entrevistado con él para conocer más detalles sobre lo ocurrido.

Sobre la base de lo que el trabajador rural les había referido, los voceros de seguridad señalaron a EL TIEMPO que el pasado martes por la noche ambos heridos estaban cargando combustible en un grupo electrógeno cuando tanto la nena como su padrastro resultaron lesionados a causa del accionar de las llamas.

En esas circunstancias, el hombre le estaba echando combustible con un bidón al generador de energía y la menor utilizaba una vela para iluminar a su padrastro. Imprevistamente, la acción provocó que la combustión generada se tradujera en una explosión cuyas llamas alcanzaron a ambos, cuando junto a los demás integrantes de la familia todos se encontraban en el interior de la casa de ese establecimiento rural donde Alzamendi trabaja.

El hecho se produjo en la cocina de la vivienda e inmediatamente la mamá y el padrastro de la nena se trasladaron por sus propios medios en un vehículo a Azul, donde lo primero que hicieron fue llevar a la menor al Hospital de Niños.

Posteriormente, ya cuando era alrededor de la hora 22 de anteayer, el hombre concurrió al Hospital Pintos, presentando en ese entonces quemaduras en sus manos y en la cara, lesiones que hasta anoche lo tenían internado en el sector de Cirugía de ese centro asistencial.

Pero mucho más graves fueron las lesiones sufridas por la nena a causa del accionar del fuego, que cuando fue ingresada al Hospital de Niños presentaba quemaduras en sus piernas, el torso, el cuello y la cara.

Esas heridas hacían que su estado fuera de gravedad anoche al cierre de esta edición, mientras estaba internada en el Hospital Garrahan de la ciudad de Buenos Aires.

El dato

A través de Facebook se informaba ayer sobre lo sucedido con la menor, al tiempo que se había iniciado una cadena de oración para rezar por su estado de salud y por su recuperación. “Tiene siete añitos y se encuentra luchando por su vida, con el 70 % de su cuerpito quemado. Pedimos una oración por ella. Mucha fuerza a su mamá y a toda su familia”, decía al respecto una publicación en la red social.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *