TESTIMONIO

“Era un centro diferente porque fue un lugar de exterminio exclusivamente”

El escritor Walter Docters, quien fue secuestrado y detenido durante la última dictadura, presentó su libro “Arana, centro de tortura y exterminio” en esta ciudad. En la oportunidad, EL TIEMPO dialogó con el autor para abordar diferentes temas relacionados con su trabajo.

El escritor Walter Docters  estuvo en Azul el pasado martes presentando su libro “Arana, centro de tortura y exterminio” FOTOS NACHO CORREA


El pasado martes, el escritor y militante de Derechos Humanos Walter Docters  presentó su libro “Arana, centro de tortura y exterminio” en la sede de la Facultad de Derecho de Azul.
En la oportunidad, este medio entrevistó al autor quien brindó detalles del trabajo realizado y su apreciación sobre la actualidad y el tratamiento que hoy tienen estos temas en la sociedad.
El material presentado, se fue construyendo a través de declaraciones judiciales, testimonios de víctimas y distintas fuentes de información intentando reflejar lo que ocurrió en uno de los tantos centros clandestinos de detención que tuvo nuestro país durante la última dictadura cívico/militar.
Sobre la particularidad que tuvo este centro de detención Docters comenzó diciendo que
 ““Arana tiene hechos muy significativos. Fue el primer lugar donde se encontraron restos humanos pertenecientes a detenidos durante la última dictadura. Esto generó la primera condena efectiva de Miguel Etchecolatz.
También por ese centro pasó Jorge Julio López, quien luego de su declaración en los “Juicios por la Verdad” fue desaparecido en democracia” recordó.
Durante el juicio efectuado en La Plata quedó confirmado todo lo que había aconteció en “Arana”. Además de los testimonios e investigaciones realizadas, participó el Equipo de Antropología Forense que demostró la aberración que se vivió en ese lugar.
En la actualidad, el ex comisario platense cuenta con el beneficio de arresto domiciliario. En este sentido agregó que “Hoy estamos impulsando y pidiendo que se revea esta medida y que este genocida  vuelva a una cárcel común”.
Asimismo, remarcó el carácter especial del centro Arana, ya que “era un centro diferente, porque fue un lugar de exterminio exclusivamente que dependía directamente de Miguel Etchecolatz, donde se desapareció a mucha gente. Todo eso lo hacía diferente”
Cabe recordar que el autor es sobreviviente de ese campo de detención clandestino y permaneció privado de su libertad durante 7 años en dicho período.
Respecto a los motivos que lo llevaron a realizar esta publicación, y la experiencia personal que marco su vida reflexionó expresando que “en el libro reflejo mi vivencia pero como un caso más. Me pareció que era necesario incluirlo, era contar una parte de mí historia. Pero el trabajo fundamentalmente tiene que ver con cómo funcionaba el campo”. Así expresó que “una de las cuestiones que encontraba en la gente con la que hablaba y que no había estado detenida o había sido ajena a lo que acontecía,  era que tenían una imagen de campo de concentración semejante a los del Nazismo, y acá fue diferente”. Amplió diciendo que “es una recopilación de información y una descripción de cómo funcionaba el lugar, incluyendo planos, características de cómo era el ingreso de los detenidos, dónde estaban las fosas comunes, la comida, los interrogatorios y torturas. Finalmente se refleja como fue el juicio y la condena a los responsables, donde se incluyen todos sus nombres, además de cuantas personas y quienes pasaron  como víctimas de Arana”.
Trabajo de investigación
“Arana, centro de tortura y exterminio”  es un trabajo de investigación que llevó casi 4 años y fue realizado posteriormente a la condena de Etchecolatz.  Según contó Docters, los hechos que lo movilizaron a escribir este libro fueron  “todo lo que fue surgiendo durante el juicio, las torturas, la presencia de restos humanos en el lugar  y que fue el primer campo de concentración con estas características. Luego se sumó  la desaparición de Julio López.
Realice algunas notas, artículos y  tome magnitud de todo lo que había vivido y que la gente no conocía realmente que  había sucedido o lo que se había vivido. Me pareció necesario escribir y relatar cómo había funcionado este lugar de horror”.
Walter Docters estuvo por aquel tiempo tres meses detenido en diferentes centros clandestinos pasando por Arana,  hasta que finalmente fue trasladado a una cárcel común a disposición del Poder del Ejecutivo Nacional. Sobre los sentimientos que experimentó con la presentación del libro contó que “por un lado siento mucho orgullo de poder decir que el esfuerzo que significó la construcción del libro rinde sus frutos y que hay gente que se interese para presentar y dar a conocer este material. Por otro lado, el otro gran sentimiento, es la esperanza de que sirva para reconstruir la memoria y que se recuerden cosas que no pueden olvidarse” así señaló que “La idea de estos encuentros no es solo difundir el libro, sino también expresar lo que uno considera que debe ser un modelo de país, una puja que se viene dando desde hace 200 años en Argentina”.
Nuevos proyectos
Consultado sobre nuevos proyectos,  el escritor dijo que “estoy trabajando en un libro sobre toda la política e influencia que  lleva adelante el Papa Francisco sobre la teología de la  liberación. La gran diferencia que hay en la Iglesia Católica entre los que quieren seguir los caminos signados por Jesús y los que tomaron la institución como en aquel momento personajes como Christian Federico Von Wernich  o Monseñor Plaza entre otros, que estaban predispuestos a mantener la dictadura al servicio del poder de turno y en propio beneficio”.
Sobre este concepto amplió diciendo que “creo que hay desmitificar que el Golpe se dio por el solo hecho de exterminar la guerrilla, sino que se hizo en función de un proyecto de país, con un plan económico, coartar libertades individuales y se aumentó diez veces la deuda externa. Todo eso no tenía nada que ver con la guerrilla, fue la gran excusa que tomaron para poder avanzar y generar un grado de temor dentro del pueblo argentino e imponer un plan que sometió a todo el país”.

“Siento orgullo de poder decir que el esfuerzo que significó la construcción de este libro rindió sus frutos, que hay gente que se interesa para presentar y dar a conocer este material”. resaltó Docters.


Una opinión sobre la actualidad
La actualidad que hoy plantea la Secretaría de Derechos Humanos de Nación, con declaraciones polémicas por parte de funcionarios y políticas que difieren de las que hasta  hace algunos años se promulgaban desde ese organismo en relación a estos temas, también merecieron el análisis de Docters.
“Hay una brutal diferencia en lo que refiere a la política económica general que había, la cual no consideraba que fuera buena, porque creo que tenía que profundizarse, pero hemos hecho un giro que nos hizo retroceder. Creo que el sector civil que apoyó a las fuerzas armadas, apoya firmemente esta política económica, de hecho muchos de los nombres que estuvieron vinculados al último golpe y en los anteriores, hoy vuelven. Siempre la pata civil fue la que dirigió y pensó las acciones”.
En el ámbito de Derechos Humanos “hemos sido bastante golpeados en general, pero con una particularidad que se da dentro de la provincia de Buenas Aires donde la Secretaria de Derechos Humanos se ha manejado de una forma muy diferenciada a lo que refiere a Nación”. En este sentido señaló que se ha seguido trabajando, señalizado varios Centros, reacondicionando Espacios de la Memoria,  ayudando a la difusión de los temas y se ha presentado como querellante ante distintas causas. “No hay que calificar a todos por el mismo color, una cosa es lo que hace el gobierno nacional y otra lo que pasa en la provincia” resaltó. “Las declaraciones de funcionarios de Nación  han sido pocas fortuitas, a veces  planteando discusiones absurdas y corriendo el eje de discusión. Hay que pensar que los hechos acontecidos fueron infrahumanos y aberrantes. Los testimonio que dan cuenta son absolutamente monstruosos, las torturas, los golpes, la desaparición de personas que todavía hoy no sabe dónde están,  el robo de bebés”. Y agregó que  “hay  temas que no se tocaron durante muchos años, y quizás la práctica de la democracia en todos estos años  han permitido que hoy se pueda hablar de una manera diferente lo  que antes eran tabú o estaba prohibido, o incomodaba. Nos encontramos  hoy nuevamente con esa “incomodidad”, buscando silenciar parte de la historia, como cuando quieren sacar el feriado del 24 de marzo, o cuando discuten la cantidad de desaparecidos o intentan restringir charlas e información sobre lo que aconteció. Son cuestiones difíciles de combatir y lamentablemente las seguiremos sufriendo. Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla” finalizó.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *