“Es algo de lo más importante que nos ha pasado como club,el poder brindarnos a nuestra comunidad en tiempos difíciles”

TEMA DEL DIA – CLUB SPORTIVO PIAZZA

Así lo señaló José Bidegain presidente de la institución, al referirse al merendero que funciona semanalmente en las instalaciones de la entidad. En una charla con EL TIEMPO, abordó diferentes aspectos relacionados a la contención social que se busca brindar y el trabajo que llevan adelante en una gran barriada de Azul.

José Bidegain, actual presidente del club Sportivo Piazza. FOTOS NACHO CORREA

Desde hace tiempo el club Sportivo Piazza viene realizando una tarea que trasciende lo meramente deportivo. Con un costado social e insertando fuertemente en un amplia barriada de la ciudad,  hoy cumple una función fundamental en la contención y el trabajo comunitario.

En junio de 2017, fue inaugurado un merendero que funciona en el salón de usos múltiples de la institución y que hoy atiende cerca de 200 niños y adolescentes que concurren de lunes a viernes. Por otra parte, la entidad desarrolla su actividad futbolística en los niveles de escuelita, inferiores y  primera división, además de fútbol femenino y hockey. “Se ha sumado un caudal de gente grandísimo al club” señaló José Bidegain presidente de la entidad, en una entrevista realizada por EL TIEMPO, donde se abordó el tema social. Acompañado por un gran grupo de trabajo que destacó, se busca fortalecer a la institución y atender las demandas que van surgiendo.

“Estamos buscando generar más actividades para poder juntar a la familia entorno al club” y resaltó que “la gente de Piazza acompaña. La concurrencia es diaria y a veces hasta tenemos problemas por el espacio físico”.

En este sentido, desde  la comisión se impulsó hace algunos años, la construcción de un SUM en el frente del predio de Av. Piazza. El mismo contempló una primera etapa de construcción y recientemente se han culminado los trabajos sumando baños y vestuarios al lugar, permitiendo una infraestructura acorde a las necesidades planteadas. Todo esto se ha realizado con el aporte de los socios y la comunidad, y con un gran sacrificio. Las tareas de mejoras siguen, aunque no es fácil y muchas veces hay algunos sin sabores que sobrellevar (ver recuadro).

“Cuando se proyectó el SUM la idea era tener un lugar común para reuniones, fiestas, para atender a los chicos. Después, con el pasar del tiempo y dadas las circunstancias que atravesamos, surgió la posibilidad del merendero”. Luego de los trabajos de mejoras, a fines de marzo se retomó con esta propuesta. “Creo que fue algo de lo más importante que nos ha pasado, el poder brindarnos a nuestra comunidad en este tiempo difícil. Se ha generado una comunión, un sentido de pertenencia entre los concurrentes con un trabajo diario en el club”.

Cabe recordar que el funcionamiento de este espacio se articula con el municipio.

“Lo que hicimos en su momento, y seguimos haciendo,  fue brindar el lugar. Ante la necesidad que vimos, ofrecimos nuestra herramienta que era el salón. Es un barrio muy grande, con sus necesidades y no solo concurren quienes realizan alguna actividad en el club, sino también vecinos del sector”. A su vez,  el año pasado, se brindaron además otras propuestas como apoyo escolar y músicoterapia.

Insertos en la comunidad

Continuando con la charla, Bidegain sostuvo que “entendemos el club como una entidad de bien social y deportiva. Si bien tenemos la bandera del deporte por delante, también sabemos todo lo que viene atrás. Los chicos que concurren no solo van a jugar a la pelota, se forman como personas, tienen necesidades en diferentes aspectos y nosotros somos parte de una comunidad y representamos en algún sentido a esa gente, a esa gran cantidad de personas que se identifican con el club, que son hinchas, que tienen un gran sentido de pertenencia, que se referencian y el club es parte de su vida. Estos son aspectos que también tenemos que atender”.

Señaló que “hoy en día todos los clubes  estamos haciendo un trabajo social. Hay muchas desatenciones que se fueron dando y que se canalizaron a través de los clubes u otras entidades en mayor o menor medida, y todos estamos atendiendo esa demanda buscando articular acciones”. En este sentido destacó el trabajo efectuado oportunamente por Daniel Gamarra, quien fue durante los últimos años coordinador de las inferiores y que buscó generar en la entidad un perfil social, con la atención no solo puesta en  lo deportivo sino en el factor humano, abordando aspectos de la salud, la educación y la contención.

Seguir adelante

El funcionamiento de una entidad de esta envergadura requiere además de una inversión mensual importante. El mantenimiento del predio y la sede, los insumos, personal y otros aspectos que se requieren, no es tarea fácil. “Hubo un gran desfasaje entre lo que son los gastos fijos y los ingresos. No se han aumentado los recursos en relación a años anteriores, pero si hay mayores erogaciones. Es un momento duro para poder mantener todo lo que se venía realizando. Es decir, uno venía trabajando en una línea, con una vara puesta, objetivos y proyectos, que en algunos casos se demoran, y en otros no se han podido continuar”. En este sentido señaló que “desde hacía varios años llevábamos a los chicos del club al mar durante el verano. Fuimos varias veces a Necochea, a Mar del Plata, pero este año no pudimos realizar ese viaje. Era una experiencia hermosa. Uno quisiera seguir atendiendo todo de la misma manera, pero lamentablemente la situación está difícil. La voluntad y las ganas están siempre, pero a veces no se llega a los objetivos”.

Otros de los aspectos es el de afrontar los gastos de servicios e impuestos. En este sentido dijo que “hay herramientas de ayuda, pero no son las soluciones. Igualmente cuando se ha solicitado algún acompañamiento lo hemos tenido. La idea es ir juntos a otros actores de la comunidad, que nos podamos ayudar entre todos, con objetivos comunes, y ver que puede aportar cada uno”.

Si bien siempre se reconoce el trabajo importantísimo que realiza este tipo de entidades en el entramado social, no siempre se las acompaña no se les brinda el apoyo que requieren. “Es importante tomar esta herramienta y potenciarla, no delegar solo en nosotros esa responsabilidad porque la comunidad está integrada por todo este grupo de vecinos, jóvenes y niños que concurren a la institución. Si realmente se articulara el trabajo nos serviría a todos para que nadie quede afuera, porque todos somos parte”.

Semanalmente el Club Sportivo Piazza presenta una intensa actividad no solo en lo deportivo, sino también dando respuesta a distintos aspectos sociales del barrio.

Robo de cables en la cancha

Durante la entrevista realizada con EL TIEMPO, se dio a conocer que el pasado día miércoles, se produjo el robo de cables en el estadio. Dicho material iba a ser destinado a la instalación de luminarias en el sector de la cancha de fútbol cinco que se encuentra en el lugar, y en las columnas de iluminación del campo principal de juego del espacio.

Desde la comisión directiva José Bidegain señaló a este medio que “se sustrajeron 10 metros de cable subterráneo y lámparas de los reflectores de la cancha de fútbol 5, y  otra cantidad d mayor de cable que iba a ser utilizado en las columnas de alumbrado de la cancha principal”

Agregó que “esta es una obra que se había iniciado hace un tiempo y ahora nos encontramos con este inconveniente”.

Consultado sobre el valor económico de lo sustraído  señaló que “lamentablemente todo es mucho, porque la realidad de los clubes no permite poder afrontar estos gastos con facilidad y una vez que se adquiere algo, reponerlo es difícil,  hay nuevamente que redoblar esfuerzos para lograrlo”. A su vez comentó que “pese a todo, y el difícil momento, uno trata de no bajar los brazos y seguir adelante. Todo esto lo hacemos a pulmón y ahora habrá que nuevamente pedir colaboraciones”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *