SITUACIÓN DESESPERADA

Es delicado el estado de una beba que está internada en el Hospital Materno Infantil

Addaluz nació prematura, pero luego de transcurrir 107 días internada, fue dada de alta cuando dejó de necesitar oxígeno y haber recuperado peso. Al poco tiempo comenzó con problemas respiratorios y debió ser internada nuevamente en el centro de salud local, donde permanece hasta el día de hoy, siendo su estado de suma gravedad, razón por la cual no puede ser trasladada a un centro de mayor complejidad. Sus padres responsabilizan a profesionales del Hospital de Niños por no haberle brindado la atención necesaria e hicieron una denuncia policial. 

 “Ella estaba bien, no estaba mal, se reía, lloraba, tomaba la leche; pero ahora es un cuerpito flojo, ha bajado de peso, no abre los ojos”, dijo llorando Melina. NICOLÁS MURCIA       Raúl Alberto Vargas y Melina Moyano son los papás de Addaluz, la beba que se encuentra internada en grave estado en el Hospital Materno Infantil. En diálogo con este diario contaron detalladamente las instancias por las que debieron pasar y que desembocaron en esta situación desesperante. NICOLÁS MURCIA
<
>
Raúl Alberto Vargas y Melina Moyano son los papás de Addaluz, la beba que se encuentra internada en grave estado en el Hospital Materno Infantil. En diálogo con este diario contaron detalladamente las instancias por las que debieron pasar y que desembocaron en esta situación desesperante. NICOLÁS MURCIA

Un mensaje en la cuenta de Facebook de EL TIEMPO, fue el disparador para publicar  esta historia que involucra a una bebita que, actualmente, está atravesando por un delicado problema de salud.

El texto del mensaje fue publicado desde la cuenta de la tía de la beba y a través del mismo, se menciona que Addaluz Carina Vargas -tal su nombre- nació prematura, pesó 850 gramos y luego bajó a 650, lo que derivó en su internación en el Hospital Materno Infantil. De este problema evolucionó después de estar 107 días internada, recibiendo el alta médica cuando dejó de necesitar oxígeno y llegó a los 3 kilos de peso.  Sus padres Raúl Alberto Vargas y Melina Moyano la llevaron a su hogar, donde a las dos semanas comenzó con problemas de respiración, por lo que la llevaron nuevamente al  centro de salud, donde actualmente permanece internada, siendo muy delicado su estado de salud.

“Cuando la bañaba se le hundían mucho las costillas” 

 “Mi nena fue prematura, nació a los seis meses, con 27 semanas” comenzó explicando a este diario Melina, repasando lo publicado en Facebook y que se explica más arriba. “A los dos días que dejó el oxígeno mientras estaba internada me la dieron y la llevé a casa”, continuó y aclaró que los médicos le dijeron que tenía una displasia pulmonar

-es una enfermedad que produce un desarrollo anómalo del tejido pulmonar y que se desarrolla más frecuentemente en bebés prematuros, que nacen con los pulmones inmaduros-.

La mamá notó, mientras Addaluz estuvo en su casa, que “cuando la bañaba se le hundían mucho las costillas, entonces la llevé nuevamente al Hospital donde estuvo un día, me la dieron y me dijeron que estaba fría, que había desaturado bien, pero a la semana la tuve que llevar otra vez porque empezó otra vez con problemas”.

“Les pedía por favor, les decía que la nena estaba mal”   

Melina refirió que, contando el tiempo desde el nacimiento, habían transcurrido cuatro meses, pero si se tenía en cuenta que había nacido con tan sólo seis meses, solamente tenía un mes. No obstante “una doctora me dijo que tenía que ir al área de Pediatría y no a la de neonatología”, continuó la mamá y agregó que, cuando la llevó al centro de salud, Addaluz “tenía una tos impresionante, se ponía negra, y las uñas de color violeta; ahí estuvo cuatro días y yo, desde el primer día comencé a decirle a los doctores que necesitaba más cuidados porque era muy chiquita y entonces la llevaron a terapia”.

La joven mamá, con su voz quebrada por la pena, y no sin esfuerzo, prosiguió su relato.

“Yo les pedía por favor, les decía que la nena estaba mal, entonces los médicos venían a verla cada tres horas, pero la veían dormida y cuando ella se despertaba tosía y tosía y se le ponía la cara negra”.

 Consultada sobre qué diagnóstico le daban los profesionales del Hospital ante ese cuadro, Melina comentó que “me decían que tenía bronquiolitis, una nena que tiene una displasia pulmonar, pero que era normal”.

“Vas a vivir llorando”  

En el mismo contexto, manifestó que cuando le comentó llorando sobre el caso de su pequeña hija al director del efector, doctor Augusto Carella, este le restó importancia al cuadro diciéndole: “’Mamá, si vas a llorar cada vez que tu nena tose, vas a vivir llorando; ella tiene bronquiolitis, es obvio que va a toser porque por algún lado tienen que salir los mocos’, a lo que le contesté que él no veía, pero que cuando la beba tosía se ponía toda negra; le decía que estaba mal y que yo que soy la madre me daba cuenta; pero él me decía que estaba todo bien”.

“Acá como en la China, la bronquiolitis se trata igual”  

En otro tramo de su diálogo con este diario, la mamá de Addaluz contó que los otros profesionales del Materno le preguntaban cómo la veía “y yo les decía que la veía mal, cada vez peor”.

A esa altura de los acontecimientos, la mujer pidió el traslado de su hija, recibiendo como respuesta que “tanto acá como en la China, la bronquiolitis se trata igual”. En ese marco, comentó que una médica del hospital a quien nombró como Itatí y de quien dijo “fue muy buena conmigo, me dijo que tenía que venir la médica de cabecera de Addaluz, Marcela López, y decir que mi hija necesitaba otros cuidados, a los fines de conseguir el traslado, porque no podían estar todo el día pendientes de ellos”.

“La nena estaba bien y ahora me dicen que corre riesgo su vida”  

A todo esto, agregó que “a la nena le tomó un paro respiratorio y ahí sí la llevaron a terapia; ahora está totalmente dormida, está entubada, no abre los ojos y me dicen que el tubo le lesionó el pulmón, que el aire pasó para otro lado y que corre riesgo su vida”, dijo ya sin poder contener las lágrimas Melina Moyano.

“La nena estaba bien y ahora me dicen que corre riesgo de vida, que está muy grave. Lo busqué a Carella para preguntarle por qué está tan grave, si él me dijo que era una bronquiolitis, pero no está, hace días que lo busco y no lo encuentro”.

“Yo de buena forma le pedía el traslado de la nena, pero me decía que había que esperar”, hasta que “un día vino él -por su esposo-, medio enojado y le pidió el traslado y entonces le preguntó si tenía obra social” continuó, y completó: “como él trabaja en el frigorífico, o sea que tiene obra social, al otro día ya tenía el traslado para el Garrahan”.

Pero acá no finalizaron los problemas, porque “el día que iba a producirse el traslado, la beba se descompensó y ahora está entubada”.

“Ella estaba bien”   

Melina Moyano explicó también que “ayer (por el domingo), una médica me dijo que no había nada que hacer para mi hija, que tenía que ocurrir un milagro, que le pidiera a Dios porque mi hija estaba muy mal”.

“Cuando pregunté por qué estaba tan mal me contestaron que se había complicado y que habían llamado al Garrahan para trasladarla, pero le dijeron que no, porque son cuatro horas de viaje y ella no lo aguantaría y tampoco se podría mover en helicóptero”, completó.

Más adelante, de nuevo quebrada en llanto, la mamá de Addaluz se quejó amargamente: “Ella estaba bien, no estaba mal, se reía, lloraba, tomaba la leche; pero ahora es un cuerpito flojo, ha bajado de peso, no abre los ojos”.

No sé para dónde agarrar” 

Por su parte, Raúl Alberto Vargas, manifestó a EL TIEMPO que mientras ellos siguen padeciendo esta situación, “el doctor Carella no aparece, no se presenta. Nosotros le hicimos una denuncia en la policía; en principio no la querían tomar, pero cuando les explicamos lo que pasaba, el policía que nos tomaba la denuncia nos comentó que si a él le pasaba algo así, se hubiera puesto peor que nosotros”.

A todo esto, y retomando el relato sobre el cuadro que presenta la bebita, su mamá explicó que “hoy (por el lunes) la doctora me dijo que mi nena está mas grave que ayer (por el domingo) y expresó que con el respirador al máximo, “está saturando en 83, mientras que el domingo estaba en 96 o 97 que es normal”.

“yo les pregunté cuánto debe continuar en terapia y ellos me dicen que no saben, que va a llevar tiempo, pero también dicen que no puede pasar mucho así. No sé para dónde agarrar”, afirmó la mamá y reflexionó: “Si la hubieran trasladado antes, quizá ahora estaría bien”.

También contaron que por estas horas vendría “a verla un especialista de Olavarría, porque acá, se ahogan en un vaso de agua”.

“Ella va a salir, porque es muy fuerte”   

“La bronca mía es porque yo les iba avisando que mi hija no estaba bien; los médicos, cuando estaba internada me preguntaban a mí cómo la veía y yo les decía que estaba mal, cada día tosía más, todo los días empeoraba”, continuó diciendo Melina y comentó que ahora lleva ocho días de internación, “cuatro en Terapia y cuatro en Pediatría” y antes “pasó 107 días en Neonatología”.

“Nosotros la disfrutamos dos semanas, mientras estuvo en casa” dijeron los papás y dejaron en claro su convencimiento de que “ella va a salir, porque es muy fuerte”. También en el final de la charla manifestaron su deseo de preguntarle al doctor Carella qué fue lo que pasó, teniendo en cuenta que “él nos dijo que no nos preocupáramos”, dijeron por último.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *