YÉSICA BOPP PELEA EN AZUL   

“Es la pasión lo que me hace estar acá”  

Al cabo del pesaje que compartió con Luna del Mar Torroba, su retadora de esta noche, la campeona mundial de boxeo categoría minimosca habló con EL TIEMPO. Hoy en el gimnasio de Chacarita ofrecerá su 17º defensa del título en el ámbito de la AMB y sobre ello opinó: “Como estadística es un montón. Veo mucho sacrificio, mucho trabajo, mucho esfuerzo”.

Luna del Mar Torroba y Yésica Bopp, en el pesaje concretado ayer en el Gran Hotel Azul. La próxima cita, en el ring.

NICOLÁS MURCIA Bopp junto con los mellizos Vera y Jonatan, su papá. La boxeadora argentina, reina absoluta de la categoría minimosca, se sumó a la campaña Bellos Milagros Ocurrirán. 
NICOLÁS MURCIA
<
>
Bopp junto con los mellizos Vera y Jonatan, su papá. La boxeadora argentina, reina absoluta de la categoría minimosca, se sumó a la campaña Bellos Milagros Ocurrirán. NICOLÁS MURCIA

Muy lejos de cierto estereotipo que impone que el boxeador/ la boxeadora no debe abandonar nunca su mejor rostro recio, imperturbable, como si todo en el mundo conspirara contra él/ella y acabara de advertirlo. Muy lejos de esa pose que pareciera establecer que un púgil, si no pone cara de bulldog ya lleva las de perder, Yésica Bopp (30-1-0, 12 KO) afrontó el pesaje previo a su 17º defensa del título mundial minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) con naturalidad y simpatía, en el centro de atención.

Ingresó a uno de los salones del Gran Hotel aproximadamente a las 17.30 horas, acompañada por su equipo, y luego de los primeros saludos, se sentó para dedicar unos cuantos minutos para transmitir por Facebook sus sensaciones a punto de subir a la balanza y saludar las ciudades desde donde recibía alguna muestra de admiración y afecto.

Poco más tarde ingresó Luna del Mar Torroba (11-5-2, 2 KO), la boxeadora colombiana que esta noche en Chacarita, durante un lapso máximo de diez asaltos 2×1,  pugnará por finiquitar el reinado de la “Tuti”, ese que también ostenta una corona en la OMB. Muy calma también, la retadora de 28 años nacida en Cali y residente en suelo pampeano aguardó las indicaciones médicas primero (es obligatoria la realización de un test de embarazo) y después, en primer turno, subió al pequeño escenario para cumplimentar con el rito (reglamentario y fotográfico) de la balanza. 48,850 kilogramos acusó el registro de Torroba, 48,800 kilogramos el de Bopp, medidas que legitiman la pertenencia a la categoría. Aprobación de las autoridades de la AMB y habemus pelea.

“Que hoy pueda tener 17 defensas del título mundial es una alegría enorme”, dirá Yésica a EL TIEMPO, unos 15 minutos después de haber culminado el pesaje de todos los boxeadores y boxeadoras que integrarán el resto del programa de combates en el polideportivo de Leyría y Perón, a partir de las 21.30 horas. De muy buena gana, la mujer de 33 años nacida en Wilde, psicóloga social y madre de Ariadna, su hija de casi dos años, aceptó cada foto propuesta, cada pedido de mensaje filmado, cada saludo. Incluso, recibió a los mellizos Ceferino y Bautista Vera, a quienes les autografió guantes de boxeo que serán subastados para sumar a la recaudación de la campaña Bellos Milagros Ocurrirán (además del autógrafo y la foto, Bopp trasmitió en vivo por Facebook ese momento y solicitó acompañamiento a la campaña que permitirá que los nenes azuleños reciban el tratamiento de células madre en China, en pos de optimizar su visión).

Una última foto, la filmación del pesaje de su marido Alejandro Silva y unos minutos de charla exclusiva con este diario.

–Se te veía muy tranquila en la previa, esperando por el pesaje con tu gente. ¿Llegás realmente bien con el trabajo previo?

–Hicimos un trabajo genial. Desde el 2 de enero que vengo entrenando, así que faltaba nomás la confirmación de la fecha y comenzar a apretar un poco más. La preparación era para Perú en realidad, pero por el tema del clima se suspendió, estaban bajo agua. Por eso quiero agradecer a la gente de Azul, que quisieron hacer el evento acá y trajimos todo para no perder la fecha y la posibilidad de no perder el entrenamiento como estaba. Azul hizo lo posible para traer este evento y este título mundial, que sé que es muy complicado traerlo y lo trajeron.

–Se habla de esta pelea y se pone el foco en las 16 defensas ya consumadas del título. ¿Qué supone en vos y en tus recuerdos esa serie de triunfos para retener la corona?

–Como estadística es un montón. Veo mucho sacrificio, mucho trabajo, mucho esfuerzo. Quizá no estamos tan valoradas en cuanto a las bolsas, porque no es lo mismo que los hombres. Si tendría 17 defensas siendo hombre…¿no?, ¡sería multimillonaria! (se ríe). Es la pasión lo que me hace estar acá, metiéndole adelante. Saber que esto es así, que el boxeo femenino, más allá de todo, está creciendo y que hoy pueda tener 17 defensas del título mundial es una alegría enorme.

–¿Qué sabés de tu rival colombiana?

–Es una rival muy fuerte. Peleó con Débora Dionicius, le aguantó los diez rounds. Sabiendo que peleó más arriba, con Débora que también es fuerte, sabemos la rival que tenemos y trabajamos a conciencia.

–Solés repetir que te pegan poco. No obstante, ¿el nacimiento de tu hija te llevó a plasmar un replanteo de los riesgos a los que te expone la práctica de boxeo?

–Siempre lo tomé bien conciente, sabiendo que cuidándome no tenía riesgos grandes. Es complicado porque…a ver, mucho tiempo tampoco tengo más, entre 3 y 4 años. Creo que ella no lo va a sufrir. Sé que tengo que tener los cuidados básicos, pero no me pegan tanto como para sufrirlo (se ríe).

–¿La categoría minimosca ya te quedó chica?

–Sí, la verdad que hay que subir. Cada vez hay menos para hacer, porque no hay nada, no aparece nada. Estamos viendo. Lo voy a hablar con mi representante, ya que la idea es seguir buscando rivales y que sea hacia arriba.

–¡Te falta pelear con vos misma!

–(se ríe). ¡Conmigo peleamos todos los días! Eso no se termina.

EL DATO  

O.F.R. PROMOTIONS, organizador del espectáculo, informó que la serie de combates dará inicio a las 21.30 horas. Las entradas se podrán adquirir en boletería a precios de $300 (general), $400 (platea) y $500 (ring side).

 

 “ME SIENTO UNA PSICÓLOGA SOCIAL”   

Algunos años atrás, Yésica Bopp rememoraba en una entrevista su ‘primer beso’ con el boxeo: “Tenía 16 años, estaba aburrida y no sabía qué hacer. Me metí por curiosa, nomás. Yo pensaba: «¿acá no serán todos hombres?». Al principio, a mi vieja no le gustó, no entendía nada. Yo quería hacer un deporte, nunca quise que me peguen. Le decía a mi mamá: «El día que me peguen, yo sola voy a decir que no». A los seis meses, hice la primera exhibición en el barrio”.

Unos 17 años pasaron y si bien sigue sin que le peguen demasiado, “Tuti” ahora no sólo es una enorme campeona de guantes rojos que no consigue rivales; la que responde las inquietudes de EL TIEMPO es una psicóloga social y una emprendedora de poco descanso.

–¿Son las inquietudes del presente lo que te impulsó a estudiar psicología social o, de alguna manera, el futuro ya fuera del boxeo?

–Lo estudié como carrera opcional, querer estudiar algo, y hoy me siento una psicóloga social porque, más allá de la carrera, me formó como persona también y me dio muchas herramientas que se usan día a día.

Soy una mujer muy emprendedora y con muchos proyectos y sé que después que deje los guantes, voy a hacer un montón de cosas. Ya sea organizar eventos o mi propio gimnasio, que en cualquier momento logro inaugurarlo. Sé que no solamente soy una boxeadora, puedo dar muchos más.

–De la enorme posibilidad que significa trabajar en lo social, específicamente qué es lo que te motiva?

–Estoy con una empresa que se llama Weber trabajando socialmente, el proyecto se llama Huella Weber: la idea es dejar una huella a través del deporte y ayudar a la comunidad o a instituciones que necesiten mejorar su infraestructura. Quiero poder llegar como deportista y poder transmitir nuestros valores. Que los jóvenes vean a los deportistas, que muchas veces nos ven como un espejo, y que vean que salimos de las mismas escuelas que ellos están. Eso los motiva.

EL RESTO DEL PROGRAMA DE PELEAS EN CHACARITA  

En el combate de semifondo, enmarcado a seis asaltos en peso wélter, se producirá el esperado regreso del ex monarca latino superligero OMB y actual número uno del listado nacional de la categoría, el bonaerense de la localidad de Ituzaingó, Jonathan Eduardo “Jonylo” Gastón (29 años / 16-1-1, 3 KO), quien se medirá con el noqueador misionero de San Pedro, Juan Carlos “Mano de Piedra” Pedrozo (27 años / 12-8-0 ,10 KO), que llegará al encuentro con dos victorias en fila y antes del límite, una de ellas ante el destacado Luis “Potro” Abregú.

En el principal atractivo complementario, pautado a cuatro giros en superwélter, el misionero radicado en la ciudad bonaerense de Avellaneda, Alejandro Luis “el Cuervo” Silva (23 años / 2-0-1, 2 KO), topará con el áspero marplatense, Dago de Tupac Novillo Ramírez (26 años / 1-1-0).

En otro interesante aditivo, pactado a cuatro rounds en división pluma, el carismático crédito del partido bonaerense de Moreno, Fernando Rubén “Speedy” Montoya (21 años / 1-0-0), será de la partida ante el debutante chaqueño de Coronel Du Graty, Leandro Abel Silva (18/03/1992, 25 años).

Abriendo el festival en peso mosca a cuatro campanas, la barilochense Virginia Noemí “la Tigresa” Cárcamo (32 años / 4-3-1) topará con la experimentada tandilense, Adriana Lorena Gisele “Piru” Maldonado (28 años / 1-6-1).

 

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. pablo

    Abril 22, 2017 at 8:09 pm

    El que esta atras de las boxeadoras,le mira la cola a Yesica…jajajaj,que momentoooo.que inoportuno el fotografo.

  2. pablo

    Abril 22, 2017 at 8:15 pm

    Broma aparte…buen espectaculo para Azul…..no todas son palidas…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *