EDUCACIÓN, COMPROMISO, RESPONSABILIDAD, INCLUSIÓN

“Es un proyecto muy positivo y que tiene mucho futuro”

Este concepto fue vertido durante la charla que mantuvieron con este medio alumnos de la Escuela 22 y la directora de esa institución, Cristina Laferrera. En el diálogo brindaron detalles acerca de la iniciativa denominada “Nuestras araucarias: sombra, belleza y alimento”, con la cual superaron las etapas distrital y regional de la 45º edición Feria de Ciencia, Arte y Tecnología, ambas desarrolladas en esta ciudad, y pasaron a la instancia provincial.  

Cristina Laferrera, directora de la Escuela Nº 22  “Constancio Vigil” brindaron detalles acerca del proyecto denominado “Nuestras araucarias: sombra, belleza y alimento”, con el cual superaron las etapas distrital y regional de la 45º edición Feria de Ciencia, Arte y Tecnología, ambas desarrolladas en esta ciudad, y pasaron a la instancia provincial.   FOTOS NACHO CORREALos niños que conversaron con este diario especificaron que de esa especie de árbol (de los cuales hay dos en la institución educativa) se obtiene una harina con la que se pueden elaborar productos aptos para celíacos, entre los que mencionaron pizzas, pepas y bombones, entre otros.Docentes, alumnos y directivos de la Escuela Nº 22 “Constancio C. Vigil”
<
>
Cristina Laferrera, directora de la Escuela Nº 22 “Constancio Vigil” brindaron detalles acerca del proyecto denominado “Nuestras araucarias: sombra, belleza y alimento”, con el cual superaron las etapas distrital y regional de la 45º edición Feria de Ciencia, Arte y Tecnología, ambas desarrolladas en esta ciudad, y pasaron a la instancia provincial. FOTOS NACHO CORREA

Por Javier Ciappina

de la Redacción de EL TIEMPO

jciappina@yahoo.com.ar

Educación, solidaridad, futuro, oportunidades, compromiso, responsabilidad, inclusión. Estas son algunos de los conceptos que quedaron flotando en el aire luego de la charla mantenida con alumnos de 6 Año de la Escuela N° 22  “Constancio Vigil” de esta ciudad y su directora, Cristina Laferrera. El proyecto que han desarrollado para participar en la Feria de Ciencia, Arte y Tecnología tiene como eje y protagonistas manifiestos a un grupo de niños y de docentes, y un árbol en particular (la araucaria), pero también está latente en esta iniciativa la evidente sensación de que hay personas que siguen abriendo puertas para que no sea tan difuso un futuro de oportunidades -al menos- parecidas para todos.

Hay cuestiones que a menudo parecen utópicas pero para qué perseguir una utopía sino es para avanzar en el camino.

“Un arduo trabajo” que tuvo su premio

De ese diálogo con este diario participaron los alumnos de 6º Año Maia Castillo, Martina Martínez, Daniela Túnez y Diego Fernández.

En principio Laferrera contó que con este proyecto la institución superó las etapas distrital y regional de la 45º edición Feria de Ciencia, Arte y Tecnología, ambas desarrolladas en esta ciudad, y “después de un arduo trabajo” se pasó a la instancia provincial. “Es la primera vez que una escuela Primaria del Partido de Azul pasa a esa etapa. Para nosotros es un logro y una alegría inmensa”, destacó la directora del establecimiento, sin ocultar el orgullo que comenzó cristalizarse poco a poco en sus ojos.

Un proyecto institucional

Por otro lado, la docente contó que se trata de un proyecto institucional, abarca a toda la escuela y tiene incidencia en todos los cursos pero “tuvimos que circunscribirlo para poder participar dentro de lo que es el esquema de la feria de ciencias. Por eso es que participaron los chicos de Sexto”.

“Este establecimiento tiene dos sistemas: jornada simple y completa. En el primero están, a la mañana, 4º y 5º a -de 8 a 12 horas-; y 1º, 2º, y 3º por la tarde -de 13 a 17 horas-. Y jornada completa es solamente para 6º Año, de 8.30 a 16.30 horas. Por eso es que decidimos focalizarlo en estos alumnos, ya que es el grupo que está mayor cantidad de horas en la escuela y con los que podíamos abordar más profundamente la cuestión, desde los distintos espacios institucionales (comos los EPA, Espacios de Profundización  de los Aprendizajes), como el tema de la cocina, que es lo que nos permitió desarrollar puntualmente este proyecto”, explicó la docente, quien paso seguido explicó que la instancia provincial tendrá lugar durante el mes de noviembre en la ciudad de Esteban Echeverría.

Sombra, belleza y alimento

“Nuestras araucarias: sombra, belleza y alimento”. Ese es el nombre que lleva la iniciativa que le valió a la Escuela 22 poder superar estas instancias de la feria de ciencias.

En relación a este proyecto, los niños que conversaron con este diario especificaron que de esa especie de árbol (de los cuales hay dos en la institución educativa) se obtiene una harina con la que se pueden elaborar productos aptos para celíacos, entre los que mencionaron pizzas, pepas y bombones, entre otros.

“En la parte de adelante tenemos una araucaria macho y en el patio una hembra. La planta tiene una piña de las que se sacan unos piñones que se pueden usar para comer. De ahí se puede elaborar una harina que es sin TACC, es apta para celíacos. Se pueden hacer pizzas, masitas, bombones, tortas, vainillas, pancitos”, mencionaron los alumnos que conversaron con este diario.

Los niños también hicieron hincapié en que el pase de instancia los tomó de sorpresa, ya que “no estábamos seguros de que íbamos a pasar de etapa”, razón por la cual la situación les generó una alegría inmensa. “Estamos muy contentos porque trabajamos mucho con las maestras y la directora”, contaron.

En ese aspecto Laferrera apuntó que “la intención es poder hacer tanto el producto concreto como la elaboración de un recetario de cocina en el cual se pueda difundir lo que se hace con el piñón”.

Parte importante de la vida cotidiana de la institución

En otro orden, la Directora de la Escuela 22 dio a conocer que la araucaria forma parte desde hace mucho tiempo de la vida cotidiana de la institución. “Transcurrimos gran parte de nuestros días debajo de la araucaria. El mástil está debajo del árbol; los chicos de 1º reconocen seres vivos dibujando la araucaria; jugamos y saludamos a la bandera bajo su sombra. Y sabíamos que los pueblos originarios utilizaban los piñones para el alimento. De ahí surge este proyecto que ya lleva tres años junto a la Facultad de Agronomía”, expuso la docente. “Fuimos probando diferentes formas de utilizarla. Si bien ahora están participando de la feria los chicos de 6º Año, pero el proyecto lo heredaron de alumnos de años anteriores”, añadió.

“Es muy positivo y que tiene mucho futuro”

De igual forma, la directora del establecimiento hizo hincapié en la importancia del trabajo realizado en conjunto con la Facultad de Agronomía local.

“Nosotros hacemos la recolección de los piñones y en Agronomía desarrollan el proceso y finalmente nos entregan la harina. En el caso de los piñones hervidos, los chicos hicieron los bombones. Para la harina sí necesitamos el apoyo de la facultad, donde también hicieron el estudio relacionado con el aporte de fibras y demás”, se destacó en ese sentido.

Igualmente, los niños informaron que la idea es “obtener la harina para el comedor y los productos que hacemos los podemos usar en la merienda”.

Laferrera subrayó que la harina tiene un alto contenido de fibras y proteínas. “Un 15, 7 por ciento tiene- Por ejemplo, es muy elevado comparado con el salvado de trigo que tiene algo más del 7 por ciento”, dijo la docente.

Sobre el final del diálogo Cristina Laferrera manifestó que para el establecimiento educativo que conduce “es importantísimo lo que estamos haciendo. Es una alegría inmensa. Se trata de mostrar algo que hacemos, es muy positivo y que tiene mucho futuro. Este trabajo todavía tiene mucho para dar y ganas nos sobran”.

LA ARAUCARIA ANGUSTIFOLIA

En otra parte de la entrevista, los niños de 6º Año de la Escuela 22 que conversaron con este diario explicaron que  “la araucaria macho tiene la gameta masculina, esa gameta se cae, se rompe y larga un polvillo amarillo que vuela hasta la hembra, y la fecunda”.

“Nosotros las distinguimos porque la hembra tiene los brazos más cortos y el macho más largos”, agregaron sobre los árboles, que nunca fueron podados y se encuentran en estado natural. Los chicos también contaron que las araucarias que hay en la escuela pertenecen a la especie angustifolia, que también se puede encontrar en Brasil, Misiones y Paraguay. En el Sur del país, en cambio, hay araucarias pero de la especie pehuén.

 

FICHA TÉCNICA

La araucaria angustifolia. Es una especie arbórea perteneciente a la familia Araucariaceae. El porte de los árboles puede superar los 40 metros y el diámetro en la base de los ejemplares antiguos puede alcanzar 1 metro.

Es símbolo del estado brasileño de Paraná y su capital la ciudad de Curitiba, así como de São Carlos en el estado de São Paulo, así como de la ciudad de San Pedro en Misiones, Argentina.

Sus semillas, eran importantes en la alimentación de los indígenas, y aún hoy son usadas en muchas recetas. Miden de 3 a 7 centímetros de largo y su diámetro oscila entre 1,5 y 2,6 cm. Las piñas o conos femeninos pesan varios kilogramos y pueden llegar a tener un diámetro de cerca 30 cm, produciendo cada cono entre 20 y 120 semillas. Este gran árbol dio uno de los nombres alternativos a la región misional de La Guayrá: La Pinería. Por otra parte el nombre de la ciudad de Curitiba (anteriormente escrito Curytiba e incluso Curytibá) quiere decir “bosque de curýs”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *