Escuela de Música

El año 2015 fue complejo para la Escuela Popular de Música, donde se vivieron situaciones complicadas, sobre todo los últimos meses de la gestión anterior, que tuvieron que ver con la remoción del coordinador y con que la escuela quedó un poco acéfala.

Por eso las nuevas autoridades municipales realizaron una reunión de trabajo con el personal docente y administrativo para comenzar a planificar el nuevo año que se llevará a cabo en el establecimiento que esta situado en la avenida Mitre.

La directora general de Educación expresó que el objetivo del encuentro fue, en primer lugar, a ponerse al tanto del estado de situación. Luego comunicar que por una cuestión pura y exclusivamente económica del Municipio se decidió que no se va a intermediar a través de un coordinador y que los funcionarios municipales se van a hacer cargo de la escuela.

Recalcó que se piensa tratar de generar fondos, porque no siempre hay que apelar al recurso del tesoro del Municipio para conseguir hacer cosas, como un aula. Una forma es hacer trabajos con los docentes para salir a la comunidad, desde recitales hasta eventos para ir juntando lo que fuera, materiales, ganas, voluntades y así podría ser factible que se tenga una nueva aula que tanto se reclama.

Con respecto a la oferta educativa se buscará mejorarla a partir del recurso humano de la institución e intentarán que no se desgrane la matrícula. En ese sentido le pareció muy acertada la propuesta de los propios docentes para volver a tener las clases en la escuela como una materia de lo que se llama práctica grupal, porque de ahí un chico que antes tocaba un instrumento aislado puede juntarse con otros y formar grupos, bandas. La idea es que los talleres no sean compartimentos estancos y tener un trabajo articulado más grande del que había.

En cuanto al proyecto pedagógico que se propusieron llevar adelante, se tendrá una reunión una vez por mes de articulación y evaluación con todos los docentes.

Por último la funcionaria municipal destacó la voluntad demostrada por el personal de la escuela de música para sortear las dificultades. Nos propusimos que este año nuestro lema sea creatividad, así que todo lo que falte de fondos, ya que sabemos que la situación del municipio no lo permite, sea suplido con trabajo en conjunto, creatividad y salida a la comunidad, dijo.

Un coordinador, una persona a cargo, es quién está en el día a día en el funcionamiento de la escuela. Resuelve sobre la marcha los problemas que aparecen. En cambio una funcionaria municipal, que tiene varias tareas para analizar y controlar es casi imposible que esté buscando, por ejemplo, a una persona que arregle el piano para poder dar clase. O solucionar el problema eléctrico del edificio.

Lo positivo de esta propuesta que formuló para la Escuela municipal de Música la directora general de Educación fue, si se lleva a la práctica, las reuniones mensuales de articulación con todos los docentes. Lo demás, aparentemente, seguirá como hasta ahora, pero con carencia de fondos que se deben conseguir sin acudir al municipio.

La escuela municipal de música es importante para Azul por la cantidad de niños y jóvenes que asisten a ella. Por lo tanto el temor que existe de que se desgrane la matrícula tiene que desaparecer con realidades como mejorar la excelencia educativa. Y eso es responsabilidad de las autoridades municipales y del personal docente.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *