PROYECCIÓN DEL EX META AZUL HACIA FIN DE ESTE AÑO

Esperan faenar 500 animales por día para llegar, en una etapa superior, al millar de vacunos

Una mutiplicidad de tareas se están llevando a cabo en el ex Meta Azul, con la creación de nuevos túneles y cámaras de frío para almacenar los cortes vacunos con destino a exportación. En la planta frigorífica se está realizando el recambio de cañerías y válvulas con personal especializado que ha llegado desde Mar del Plata. Una mutiplicidad de tareas se están llevando a cabo en el ex Meta Azul, con la creación de nuevos túneles y cámaras de frío para almacenar los cortes vacunos con destino a exportación. Las labores de albañilería son realizadas por una contratista azuleña. En este caso se trabaja en el hormigonado del piso de una futura cámara de frío. rieles y las norias del emprendimiento están siendo ampliadas y reacondicionadas teniendo en cuenta que se espera iniciar la producción con una faena de 500 animales por día para llegar, en una tercera etapa, al millar de vacunos.
<
>
rieles y las norias del emprendimiento están siendo ampliadas y reacondicionadas teniendo en cuenta que se espera iniciar la producción con una faena de 500 animales por día para llegar, en una tercera etapa, al millar de vacunos.

El emprendimiento industrial del PIDA I se encuentra en plena remodelación de sus instalaciones, con vistas a una optimización operativa y ampliación de su capacidad de almacenamiento en cámaras de frío. EL TIEMPO realizó el viernes un recorrido por el lugar y conversó con el gerente de Recursos Humanos, Daniel Henríquez. Marcelo Celeste, quien finalmente desistió de realizar la entrevista que se había acordado con este diario, está molesto y preocupado porque aún no cuentan con servicio de gas natural en la planta, vital para el funcionamiento a pleno de las dos calderas. Esta obra, que le correspondería efectuar a Camuzzi Gas Pampeana, tiene un costo superior a los 2 millones de pesos. –

Importantes reformas se están llevando a cabo en el frigorífico ex Meta Azul de cara a lo que será la reapertura de esta industria que tanta expectativa despertó durante la gestión de José Inza como Intendente Municipal, cuando Marcelo Celeste anunció el inicio de la faena de 250 animales por día y la incorporación de unos 180 trabajadores. Ese entusiasmo inicial cayó como un castillo de naipes cuando, a fines del año 2015, los empleados se quedaron “en la calle” y el futuro del emprendimiento volvió a naufragar en un mar de incertidumbre. Aquellos tiempos de buenos augurios están de regreso en esta planta frigorífico del PIDA I. Y lo están con la presencia del propio Celeste dentro de las instalaciones, sólo que ahora en condición de empleado de un grupo empresarial que llega con la impronta de reabrir en forma definitiva la industria. De hecho, se habla de dar comienzo con la faena diaria de 500 cabezas para llegar, en una tercera etapa, a duplicar ese número, lo que supone no sólo la reincorporación de los mismos 180 empleados del ex Meta Azul sino el agregado de más mano de obra para lograr la meta del millar de animales sacrificados por día.

El viernes, cronistas de EL TIEMPO no sólo realizaron un amplio recorrido por el interior de la fábrica que está siendo remozada sino que conversaron con el gerente de Recursos Humanos de la firma comercial a fin de conocer detalles de esta “nueva etapa” del emprendimiento. Las metas que se pone el grupo empresarial no son pocas, ya que más allá de recuperar y fortalecer el mercado con Israel con la exportación de determinados cortes vacunos, se espera un guiño del Gobierno de la Nación para tratar de ingresar en el codiciado mercado de Estados Unidos y Canadá.

En la misma recorrida este diario conversó brevemente con Marcelo Celeste, con quien se había acordado previamente la realización de una entrevista. El empresario devenido en empleado se excusó de hablar, más allá que expresó su molestia y preocupación por la falta de la conexión de gas natural para la planta, que a partir de la proyección de una faena muy superior a la que él tenía proyectada con Meta Azul requiere de ese servicio como algo vital para el proceso de producción. El hecho de llegar con el gas natural a la planta –que hasta ahora se abasteció con “chanchitas” de gas licuado- requiere de una inversión de más de 2 millones de pesos que, al parecer, le correspondería hacer a Camuzzi Gas Pampeana. Mientras que en la etapa que lo tuvo a Celeste como responsable del emprendimiento se trabajaba con una sola caldera, en este nuevo período se necesita de dos calderas operando las 24 horas para poder contar con el agua caliente que demanda el proceso industrial.

Durante la visita por los distintos sectores de la planta se pudo corroborar el despliegue de entre 40 y 50 operarios realizando distintas tareas que tienen como objetivo la ampliación de la capacidad operativa –básicamente de refrigeración y almacenamiento- de las instalaciones.

Azul Natural Beef es el nombre de fantasía que los nuevos dueños del frigorífico han elegido para dar comienzo con esta “nueva etapa”.

 

“Se van a encarar mejoras en tres etapas”

Daniel Henríquez es, junto con Marcelo Celeste, lo que quedó en pie del Meta Azul en cuestiones del cuadro gerencial. Su función sigue siendo el área de Recursos Humanos de la planta frigorífica. En diálogo con EL TIEMPO, el hombre afirmó que “esta es una nueva etapa con nuevos dueños y muchas inversiones”.

“Ustedes lo habrán visto en la recorrida. Se van a encarar mejoras en tres etapas. Una primera etapa por la cual creemos que antes de fin de año vamos a estar funcionando, faenando unas 500 cabezas por día; una segunda etapa de 750 cabezas y la idea de una tercera etapa de llegar a mil cabezas por día. Ustedes han visto que se están haciendo cámaras nuevas y reparaciones. Se está modificando en parte la playa de faena y se van a seguir haciendo más inversiones de cara a la segunda y tercera etapa”, afirmó Henríquez.

Detalló que se están renovando cañerías y válvulas para garantizar el correcto funcionamiento del equipo de frío, a punto tal que se han comprado torres de enfriamiento para un millón y medio de frigorías. “Ustedes habrán visto que se están haciendo cámaras y túneles nuevos”, precisó Henríquez.

El directivo, que acompañó al equipo de este matutino en la recorrida, fue consultado respecto del origen del personal que se encuentra realizando las reformas edilicias. “En esta primera etapa tenemos un contratista local, que está a cargo de las obras de albañilería, y gente específica que está viniendo de Mar del Plata y que se encarga de todo lo que es el frío, las norias y rieleras”, explicó, para referirse a los operarios a ingresar para el desarrollo industrial propiamente dicho.

“La idea es ir reincorporando a toda la gente que tuvimos. Vamos por etapa; no todo junto de una vez y el ingreso de gente va a ser de la misma forma. Es barajar y dar de vuelta con muchas inversiones”, mencionó.

 

“No hubo acompañamiento de ciertos factores”

El gerente de Recursos Humanos del frigorífico fue interrogado respecto del proceso del ex Meta Azul que, como se sabe, no pudo haber finalizado peor: con 180 trabajadores a los que se les quedó debiendo una importante cantidad de quincenas y la presencia, dentro y fuera del emprendimiento, de personal policial y representantes del Poder Judicial. Con los trabajadores se acordó días pasados –Federación de la Carne y Ministerio de Trabajo mediante- el cobro de 5.500 pesos por todo concepto de las deudas contraídas. La carne que se encontraba en las cámaras cuando se desató el conflicto se perdió en su totalidad, producto de una interrupción de la cadena de frío.

“Se hizo mucha autocrítica; son experiencias que uno tuvo. Fue una etapa que comenzó bien y después no acompañaron…de ciertos factores no hubo acompañamiento. Esto es nuevo, se apuesta muy fuerte, ustedes están viendo todas las inversiones que se están haciendo y todo lo que va a venir. Es una apuesta muy grande con gente que es del rubro y que ya conoce”, subrayó Henríquez.

Aun reconociendo que la industria frigorífica no pasa por su mejor momento –el mismo panorama había cuando abrió Meta Azul-, el vocero ratificó su deseo para que el proceso avance positivamente.

“La industria no está pasando por su mejor momento pero esta es una apuesta fuerte con gente experimentada. Seguimos apostando a esto. Azul, para la industria, es una zona muy estratégica. Yo creo que van a venir buenos momentos”, indicó.

 

 

LA BOCA DE VENTA DE CONSUMO

La nota con este diario se realizó en el sector donde funcionaba la boca de venta al público que supo tener Meta Azul. Allí el responsable del área de Personal confió que la idea del nuevo grupo empresarial es mantener la venta de cortes que no se destinan a la exportación.

Cuando se le preguntó si tenía alguna fecha estimativa de inicio de la primera etapa de producción, dijo: “Hay que esperar que se terminen las obras, que yo calculo que son dentro de 60 o 90 días más mientras se prueba y demás. No es fácil decir una fecha de inicio porque pueden surgir imprevistos, pero antes de fin de año, seguro”.

 

QUE NO SE TRANSFORME EN UNA MODA

 

Cierto es que el Municipio realizó hace pocos días el reacondicionamiento de la calle de ingreso a la planta de Azul Natural Beef (ex Meta Azul) y que se están efectuando gestiones para iluminar ese trayecto que va desde la propia fábrica hasta la Avenida Mujica para resguardar la integridad física de los empleados que se retiren del lugar en horas de la noche.

De la misma manera vale decir que el lateral izquierdo de esa calle está lejos de ofrecer su mejor aspecto (fotos). Ramas, basura, escombros, charcos de agua de lluvia que sirven de refugio de pestes y enfermedades, a lo que se suma la presencia de equinos, no configuran una postal digna de exhibir. Máxime cuando se trata de un basural a cielo abierto de reciente “apertura”, acaso originado en la misma época que la gestión de José Inza se le ocurrió arrojar desperdicios en cualquier descampado.

Lo cierto es que, por esa misma calle, desfilarán los empresarios israelíes que –según se asegura desde la planta industrial- estarán llegando en los próximos meses a la ciudad para certificar los cortes vacunos que luego saldrán en embarques desde una de las dársenas del puerto de Buenos Aires.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *