LO RESOLVIÓ LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

Espiarle el Facebook, el celular y el mail a la pareja es un delito federal

<
>

El máximo tribunal resolvió así una cuestión de competencia entre dos tribunales que pugnaban por un expediente en el que una mujer denunció a su pareja por una supuesta situación de celotipia. —

La Corte Suprema de Justicia determinó que espiarle el Facebook, el correo electrónico y la lista de contactos del teléfono celular a la pareja es un delito federal. El máximo tribunal resolvió así una cuestión de competencia entre dos tribunales que pugnaban por un expediente en el que una mujer denunció a su pareja por una supuesta situación de celotipia.

La mujer llevó a la Justicia la situación por la que “su ex pareja habría ingresado a su usuario de la red social Facebook y en su correo electrónico gratuito, y además habría obtenido, presumiblemente, los datos de sus contactos del teléfono celular y copiado su tarjeta SIM”.

El juez federal Luis Rodríguez rechazó la causa porque -a su entender- “no se advierte en el caso un interés que trascienda el estrictamente individual, ni circunstancia alguna capaz de fundar la intervención de la justicia federal”.

Pero el procurador general adjunto Eduardo Casal replicó que “el usuario de la red social y el correo electrónico constituyen una comunicación electrónica o dato informático de acceso restringido, cuyo acceso sólo es posible a través de un medio que por sus características propias se encuentra dentro de los servicios de telecomunicaciones”.

Esas cuestiones, consideró el procurador, “son de interés de la Nación”.

La Corte, con las firmas de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti, confirmó que debe intervenir la Justicia Federal, asignándole así ese carácter al delito.

 

Basta de mirar conversaciones ajenas

En el año 2014, la Corte Suprema había emitido un fallo a partir de que una mujer denunció a su ex pareja porque le espiaba los mensajes que recibía a través de la red social.

La resolución dictamina que espiar mensajes de Facebook es comparable a los correos electrónicos, y que deben ser investigados por el fuero federal, en tanto suponen una invasión a la privacidad.

La causa entró en una polémica judicial por la competencia entre dos jueces y finalmente la Corte Suprema emitió el fallo considerando que es un delito federal.

“Atento que las cuentas de correo electrónico y de Facebook constituyen una ‘comunicación electrónica’ o ‘dato informático de acceso restringido’, en los términos de los artículos 153 y 153 bis del Código Penal, según la ley 26.388, cuyo acceso sólo es posible a través de un medio que por sus características propias se encuentra dentro de los servicios de telecomunicaciones que son de interés de la Nación (artículo 2o y 3o de la ley 19.798), opino que debe ser el juez federal quien continúe conociendo en las actuaciones”, se indicó en aquella resolución.

OCURRENTE APLICACIÓN

Nick Herbert estaba cansado de que su hijo adolescente ignorara siempre sus mensajes y llamadas. “Ben tiene 13 años y tiene su propio celular. Lo usa principalmente para jugar, por lo que suele tenerlo en ‘modo silencio’, así que muchas veces me resulta muy difícil contactar con él”, explicó Herbert, quien decidió hacer algo creativo para cambiarlo: inventar un sistema que le obligara a su hijo a responderle.

Y fue así como nació ReplyASAP (que puede traducirse en español como “contesta de inmediato”), una app que toma el control de la pantalla del teléfono y emite una molesta alarma que no se detiene hasta que el mensaje es respondido o la llamada es atendida. La aplicación permite contactar a usuarios para mandarles mensajes urgentes y envía una notificación al emisor cuando el texto ha sido leído.

Para que funcione, ambos usuarios deben tener descargada la app en el celular.

La aplicación ya tiene 36.000 usuarios y aunque sólo está disponible en inglés, pronto podrá usarse en otros idiomas, incluido el español.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *