COOPERATIVA SUDAMTEX

“Esta máquina nos abre otros mercados”

Lo dijo Marcelo Bruno ayer, al hacer referencia a la procesadora de plástico que la Cooperativa adquirió recientemente. Según explicó, la materia prima que antes debían comprar afuera, ahora la producen ellos mismos, con el consecuente beneficio de bajar significativamente los costos. Indicó además que si bien siempre han estado en el mercado de la fibra, con esta máquina podrán incursionar en el mercado del PET.

Dos meses les llevó a los integrantes de la Cooperativa Sudamtex poner en funcionamiento la procesadora de plástico que adquirieron y que les abre nuevos mercados y proyectos. NACHO CORREA
<
>
Dos meses les llevó a los integrantes de la Cooperativa Sudamtex poner en funcionamiento la procesadora de plástico que adquirieron y que les abre nuevos mercados y proyectos. NACHO CORREA

Integrantes de la Cooperativa Sudamtex Ltda. presentaron ayer la máquina procesadora de plástico que compraron y que les permite producir su propia materia prima, es decir los vellones para los rellenos de almohadas, camperas y demás.

Esto les genera un ahorro importante en tiempos en que la economía de las pequeñas y medianas empresas está seriamente afectada.

Marcelo Bruno, presidente de la Cooperativa, dialogó ayer con este diario y comentó que desde el día en que recuperaron la fábrica sabían que era fundamental contar con este equipamiento, pero a su vez muy difícil por el alto costo. No obstante, con la ayuda del municipio y de la persona que se las vendió, logaron adquirirla. Ahora procesan ellos mismos la materia prima que antes tenían que comprar ya procesada.

También habló de los proyectos que surgieron a raíz de contar con esta máquina y de los mercados que se abren, lo que haría expandir la producción y necesitar más mano de obra.

Ahorro  

El cooperativista indicó que se trata de una máquina procesadora de PET -el plástico que se utiliza para el envase de bebidas- de 40 metros, del año 2013.

“Antes, nosotros teníamos que traer la materia prima de Buenos Aires reciclada, lavada y con todo el proceso. Eso nos salía 17,20 pesos el kilo. Hoy, al tener la máquina, tiramos las botellas y las saca escamadas. Es decir, lo que comprábamos reciclado ahora lo hacemos nosotros”, explicó al hablar con este diario ayer.

Especial hincapié hizo en el ahorro que les permite tener esta máquina, ya que hasta antes de adquirirla el gasto más grande que tenía la Cooperativa era la compra de la materia prima ya procesada. De pagar 17,20 pesos el kilo; ahora procesando ellos mismos el PET les genera un costo de 3 o 4 pesos el kilo. “Cambia mucho la ecuación de dinero”, advirtió, al tiempo que puntualizó que en 8 horas hacen la producción para toda la semana.

Asimismo, indicó que con lo que producen siguen haciendo los rellenos para almohadas, acolchados, camperas, entre otras tantas cosas.

De la compra hasta la puesta en marcha   

Consultado cómo fue el proceso para llegar a comprar la máquina, recordó que “desde el principio nosotros sabíamos que conseguir una máquina que nos produzca nuestra propia materia prima, era fundamental. La verdad que veníamos a los tumbos, de 27 cooperativistas que arrancamos quedamos 11; el dólar que estaba a 9,60 cuando asumió este gobierno, se fue a las nubes; de gas pagábamos 60.000 pesos y se nos fue de repente a 120.000. En ese marco, nos visitó Hernán Bertellys, le explicamos nuestra situación y nos ayudó con varios subsidios”.

Pero la máquina aún era una meta que parecía lejana. Después quien se acercó a la planta fue el subsecretario de Empleo y Producción, Juan Arruti, “que vino a conocer la fábrica, a los cooperativistas y vio la garra que le ponemos. Teníamos contacto continuamente con él hasta que un día le dijimos que queríamos ir por una máquina”. De acuerdo a lo que comentó, el funcionario comenzó a buscar “y rastreó una en Tres Arroyos. Fuimos a verla, era más chica y estaba un tanto deteriorada, pero igual volvimos contentos”. De todas formas, esa no iba a ser la que finalmente compraron.

En un viaje que Bruno y Germán Giménez -otro de los cooperativistas- hicieron a Buenos Aires, dieron con la fábrica GeoLand S.A., ubicada en Lanús, “que tiene todas las máquinas para hacer el proceso del PET. La dueña es una señora china que viene una vez por mes a Argentina, a su fábrica”.

En ese primer contacto que tuvieron con la empresaria, “le explicamos nuestra situación y decidió visitarnos. Entonces, con nuestro asesor legal Luis Conti mantuvimos encuentros con el presidente del Concejo Deliberante, Pedro Sottile, con varios concejales, Arruti y la dueña quien después nos dijo que nos traería la máquina”.

Así fue que comenzaron los trámites. El valor de la máquina es de 45.000 dólares más el 21 por ciento del IVA. “Ella nos dijo que necesitaba el 20 por ciento en efectivo, y que después no había problemas, la pagamos en cuotas o con materia prima”, marcó Bruno.

En ese contexto, el municipio les otorgó un subsidio de 200.000 pesos con el que pudieron señarla y así vino la máquina a la fábrica.

Ensamblarla, poner todo en condiciones, hacer la instalación eléctrica que requiere para ponerla finalmente en marcha les llevó 2 meses.

“Nos costó mucho ponerla en funcionamiento porque es una máquina de dimensiones muy grandes y había que hacer muchas cosas. Además, nos encontró sin un peso así que tuvimos que hacer un esfuerzo extraordinario. Pero hoy la tenemos andando”, subrayó.

Proyectos

En otro tramo, Marcelo Bruno habló de los proyectos que tienen en mente llevar adelante a partir de la adquisición de la máquina procesadora.

“La idea es abastecernos nosotros y, además, poder vender la materia prima ya procesada. Nosotros no estamos en el mercado del PET sino en el de la fibra, pero al tener esta máquina se nos abre ese mercado también, que se usa para hacer escobas plásticas, entre muchas otras cosas”, indicó.

Consignó que también se abre para ellos el mercado de la tapita y la etiqueta que la máquina procesa y saca por decantación. “Estas dos cosas la señora que nos vendió la máquina las exporta a China. Cuando hay un camión lleno de tapitas y etiquetas, lo lleva y lo vende allá porque con eso hacen las perchas, las macetas, el forro de los termos”, dijo.

Asimismo, marcó que la empresaria china “quiere traer otra línea que hace soplado, que utiliza todo lo que va a parar al basural y se puede procesar”.

Comentó que cuando les planteó esa idea, “le dijimos que no tenemos plata para comprar otra máquina, y nos contestó que no nos hagamos problemas. Ella la traería, nosotros pondríamos la mano de obra, habría que tomar más gente, y después la pagaríamos, mitad para la cuota de la máquina y la otra para nuestros sueldos. La verdad que esta señora es muy buena onda con nosotros”.

Justamente por esto, en las próximas semanas está por volver a Azul “porque quiere ver si se puede hacer un punto de acopio en el centro la provincia de Buenos Aires con todos los derivados del plástico”.

“Importante para la comunidad”

No obstante estas perspectivas que a futuro tienen, Bruno remarcó que “el mejor proyecto es que esa máquina es importantísima para el reciclado de Azul. Es importante para nosotros, pero también para la comunidad porque el 60 por ciento del plástico que va al basural es PET. Con esta máquina se puede trabajar ese material y así dejaría de ir al basural”.

Por último, marcó que “hay que tomar conciencia también que Sudamtex es una fábrica que hoy ocupa a 11 familias, pero que puede llegar a dar trabajo a muchas más”.

AYUDAS

En un tramo de la nota con este diario, Marcelo Bruno puntualizó que más allá de la incorporación de la nueva máquina y de los proyectos que tienen en carpeta, “tenemos el problema de la luz, que es muy importante”.

En ese marco añadió que “antes pagábamos 60.000 o 65.000 pesos de luz por mes. Se nos hacía un poco complicado, pero podíamos”.

Desde hace un tiempo a esta parte el valor de la luz se les duplicó, lo que implica que Pymes como lo es la Cooperativa “nos estemos ahogando”.

Por esto quiso ser claro y agradecer a la CEAL y al municipio.

“Si hoy la Cooperativa Sudamtex está de pie es por dos factores. Uno, porque la CEAL nos viene aguantando desde hace un año con la deuda; y otro, porque el municipio ha pedido a la Cooperativa Eléctrica que no nos baje la luz. Los dos han sido esenciales. Cuando uno recibe ayuda, hay que decirlo”, sostuvo.

UNA CAMPAÑA “FANTÁSTICA”

El año pasado, las concejales Erica Torena y Viviana del Río se acercaron a los trabajadores de la Cooperativa con la idea de realizar la campaña “Luz Verde”, cuyo objetivo era que las botellas no llegasen al basural sino que pudiesen ser depositadas en lugares fijos -colegios, clubes y otras entidades- y ser recicladas por los cooperativistas.

El lanzamiento de esa campaña se hizo en septiembre del año pasado en la Plaza Ameghino de esta ciudad y para Marcelo Bruno el resultado “fue fantástico. Nos abrieron las puertas en todas las escuelas y las maestras, incluso, querían venir a hacer una visita guiada a la fábrica con los chicos para que estudien el proceso y lo vean personalmente”, y luego añadió que “la gente reaccionó tan bien que nos superó la logística, porque son muchos los puntos verdes a los que teníamos que ir, y todavía vamos, a buscar las botellas”.

Ayer, volvieron a encontrarse con las concejales y, en ese sentido, comentó que “ahora vamos a hablar con directivos de la Escuela Técnica para ver si nos pueden hacer los canastos donde la gente deje las botellas”, y así reimpulsar la campaña.

Bruno añadió que “es buenísimo para nosotros pero también para la ciudad, porque ese plástico, en lugar de ir al basural, va para ser procesado. Hay que tener en cuenta que el plástico empieza a degradarse recién después de los 100 años”.

Recordó a su vez que en algunas oportunidades le compraron a los recicladores del basural EcoAzul, pero no era algo regular. Por esto, hace poco tiempo “tuvimos que ir a comprar 45.000 kilos de PET al basural de Coronel Pringles, cuando podríamos trabajar con la materia prima de Azul”, dijo por último.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *