PAULA VITALE

“Esta muestra tiene el tinte especial de ser la primera que hago en la ciudad donde me crié”

 

Lo sostuvo la joven artista, en diálogo con este medio, quien días pasados inauguró su exposición de dibujos en Oliva Drys Espacio de Arte.  Se refirió a su carrera profesional y manifestó su pasión por la misma. 

Paula Vitale cuando dejó inaugurada la exposición junto con el anfitrión, Silvio Oliva Drys. 
ARCHIVO/EL TIEMPO/NICOLÁS MURCIA
<
>
Paula Vitale cuando dejó inaugurada la exposición junto con el anfitrión, Silvio Oliva Drys. ARCHIVO/EL TIEMPO/NICOLÁS MURCIA

El 15 de mayo pasado se inauguró la muestra de Paula Vitale, la joven artista radicada en La Plata, en el Oliva Drys Espacio de Arte. Un buen marco de público se sumó a esta propuesta, la segunda del año en el citado espacio de la calle Alfredo Prat entre Necochea y Arenales donde también se abrió un nuevo sector en el que se exhiben obras en forma de imanes para heladeras, artesanías y otras elaboraciones a cargo de Antonella Scavuzzo e Ian Khalil Majluf.

Este diario dialogó con Vitale, quien contó aspectos de su carrera y de la exposición.

 Del pasado reciente al presente de la artista

-¿Cómo fue su acercamiento a las artes visuales? ¿Y qué nos puede decir de su formación?

-En principio no hubo un acercamiento porque nunca hubo un alejamiento. Dicho de otro modo, nunca dejé de dibujar, como suele pasarle a mucha gente que disfruta dibujando de chico y, cuando entra en la pre adolescencia, simplemente pasa su tiempo haciendo otras cosas. No fue mi caso. No recuerdo bien, pero creo que entre el tercer y cuarto grado mis hermanos y yo fuimos a la Escuela de Estética; supongo que ahí comenzó mi formación artística. Después, a los doce años, empecé a estudiar dibujo y pintura con Silvio Oliva Drys. Hace quince años, en el mismo lugar donde se montó la muestra. Durante los últimos dos años de la secundaria, nivel polimodal entonces, estudié pintura con Silvina Mele. Al año siguiente me fui a La Plata a estudiar Artes Plásticas en Bellas Artes. En La Plata tomé clases de ilustración con Leonardo Gauna y de dibujo y pintura con Christian Mazzuca.

-¿Quiénes son sus referentes artísticos?

-Argentinos: Carlos Alonso, Lajos Szalay (que en verdad era eslavo pero vivió y trabajó en Tucumán); y Alberto Breccia y Antonio Berni entre los clásicos. Luego, podría decir que mis favoritos son Schiele, Rembrandt, Picasso, Miguel Ángel, Giacometti y Bonnard, que también son clásicos.

-¿Qué diría sobre el dibujo, como disciplina o lenguaje, considerando que no son muchos los artistas que realizan esta técnica?

-El dibujo, como otras disciplinas, requiere de tiempo y paciencia. Supongo que eso puede hacer que la gente elija otro medio de expresión, pero es sólo una técnica más del lenguaje visual. A mi me entretiene y por eso lo hago; creo que es una buena manera de pasar el tiempo, de materializar algo. Hay disfrute tanto en el proceso como en la apreciación del resultado; creo que eso es lo bueno. Sin embargo, lo que sucede con el lenguaje visual en general, el dibujo y la pintura, es que se desconocen herramientas útiles que se han usado a lo largo de la historia. Quizás eso haga que menos gente se dedique a esta técnica. La verdad es que no lo sé.

-Considerando que la exposición que se desarrolla en Oliva Drys Espacio de Arte es tu primera muestra individual, en la que exhibís más de ciento treinta dibujos, ¿cómo fue su experiencia como espectadora?

-La muestra en el espacio de arte Oliva Drys es la primera individual en Azul pero no es la primera muestra individual; en el año 2012 expuse por primera ver sola en La Plata en una exposición que se llamó “La nada nadea y el mundo mundea”. De todos modos, esta muestra tiene el tinte especial de ser en la primera en la ciudad donde me crié y donde vive mi familia y amigos de la infancia. Es la primera vez que tengo la oportunidad de compartir con ellos lo que hago y, de alguna manera, de devolverle al lugar donde me formé algo de lo que aprendí. Se exhiben muchos dibujos sí, pero medio que dibujo compulsivamente, así que tenía cantidad para mostrar. Lo bueno del montaje de este espacio es que justamente se puede hacer una muestra retrospectiva con suma comodidad.

Respecto de mi experiencia como espectadora bueno creo que oscilo entre una postura que disfruta de ver los dibujos y volver a verlos, y otra que ya no quiere verlos más. Creo que prevalece la postura de volver a verlos y por eso es que vale la pena mostarlos y compartirlos.

El clásico planteo de si es posible “vivir del arte”

-Hay un deseo de quienes trabajan en el arte y la cultura que es vivir de su producción. ¿Qué opinión le merece esto y qué considera que debería pasar para que el artista viva de su trabajo?

-Creo que es difícil trabajar en área cultural porque se tiende a otorgarle más valor a aquellas profesiones que generan más utilidad. El arte no genera utilidades, al menos no mensurables. Se dice que el arte hace bien al alma, lo cual sería un bien no mensurable. Yo no pretendo vivir sólo de la producción siento que estaría obligada a dibujar todo el tiempo cuando en verdad hay etapas, años en que no dibujo nada; sólo leo o hago otra cosa. Entonces prefiero vivir de la producción y de la docencia, que es hermosa porque es compartir lo que uno sabe y comprometerse aprender constantemente.

Si algo tiene que cambiar a nivel social para que los trabajadores culturales puedan vivir de su profesión es que la gente en general considere, reflexione, acerca del concepto de bienestar que subyace en el criterio que se usa para gastar dinero. Se asocia por sentido común el bienestar con el consumo, cuando quizás una actividad artística como dibujar o tocar la guitarra, o mirar pinturas y escuchar música, son tan importantes como las necesidades básicas. Esto, a nivel macro, implicaría un Estado que invierta en educación artística, por ejemplo.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *