DE NUNCA ACABAR  

Estados Unidos impuso nuevos aranceles de hasta el 70 por ciento al biodiesel argentino

Cinco días después de la charla entre Macri y Trump, EE.UU. fijó derechos antidumping contra el producto, que ya estaba bloqueado desde agosto por estar “subsidiado”.

El gobierno de Donald Trump volvió a golpear al biodiesel argentino, al imponer derechos antidumping preliminares de entre 54,36% y 70,05%.
<
>
El gobierno de Donald Trump volvió a golpear al biodiesel argentino, al imponer derechos antidumping preliminares de entre 54,36% y 70,05%.

El gobierno de Donald Trump le dio el lunes otro golpe al biodiesel argentino, al imponer derechos antidumping preliminares de entre 54,36% y 70,05%, en medio de una investigación por el mismo motivo que lleva adelante la Comisión de Comercio Internacional norteamericana (Usitc, por sus siglas en inglés) cuyos resultados se esperaban conocer hacia este jueves.

Complicaciones  

La novedad complica aun más al combustible verde local, que ya estaba bloqueado de ingresar a EE.UU. desde fines de agosto pasado, luego de que el Departamento de Comercio de ese país, impuso derechos “compensatorios” provisorios de hasta 64% por considerar que la industria del biodiesel argentina estaba “subsidiada” por el diferencial que existe en las retenciones que tributa la soja sin procesar (35%) y el combustible (que varió en los últimos meses entre el 0% y el 0,13%).

El nuevo dolor de cabeza no está en el bloqueo en sí, dado que el mercado norteamericano ya estaba cerrado, sino que aleja la perspectiva que tenían en los despachos oficiales como en la industria local de buenos resultados en una negociación para suspender los aranceles.

La industria se aprestaba para rechazar con dureza la nueva imposición de derechos preliminares, por entender que son “más que excesivos”, comentaron a El Cronista fuentes sectoriales.

La nueva decisión del Departamento de Comercio norteamericano, que lidera Wilmur Ross, se produjo cinco días después de que el presidente Mauricio Macri y Trump mantuvieron un contacto telefónico en el que el jefe de Estado local mencionó al biodiesel y la carne vacuna como prioridades en la agenda bilateral, mientras su colega estadounidense hizo lo propio con la carne porcina de EE.UU, tal como informó este diario en su edición del jueves 19.

Al anunciar los derechos antidumping preliminares, Ross admitió que el gobierno argentino requirió negociaciones para suspender las investigaciones y los aranceles impuestos. Remarcó que su repartición trabaja, junto con los referentes del sector privado de ambos países, “en un posible acuerdo de suspensión”. Y enfatizó que “solo se aceptará un acuerdo que garantice la eliminación de cualquier perjuicio para la industria doméstica (por la de EE.UU.) y así como de las prácticas de comercio desleales”, se enfatizó en la comunicación oficial.

En la declaración, Ross enfatizó que la administración Trump está “comprometida con el comercio libre y justo” y que “defenderá a los trabajadores norteamericanos contra las prácticas desleales de comercio”.

Acto seguido, agradeció al gobierno de Macri “por su acercamiento, proactivo, para resolver este asunto” y se mostró “optimista en cuanto a encontrar una solución negociada entre ambos países”.

Un poco de historia  

Las causas contra el biodiesel argentino en EE.UU. se iniciaron en marzo pasado, cuando la Usitc admitió una denuncia de la industria del biodiesel norteamericano (NBB, por sus cifras en inglés) por dumping y por considerar que el combustible argentino estaba “subsidiado” por el diferencial de retenciones a las exportaciones.

El gobierno argentino rechazó esas consideraciones, recordó que la OMC falló a favor del país en un caso idéntico llevado adelante por la UE en 2014, y llevó el tema al máximo nivel con la cumbre de Macri y Trump en abril en Washington, al menos dos contactos telefónicos entre ambos jefes de Estado y durante la visita de su segundo, Mike Pence en agosto.

No obstante, y aun cuando existen negociaciones entre los privados (por el cual se propuso limitar las exportaciones locales a 1,5 millón de toneladas anuales, el nivel de 2016, con precio y un arancel a convenir), los procesos en Estados Unidos siguieron en marcha. El Departamento de Comercio estadounidense fijó además para el próximo 3 de enero, el plazo para definir si los aranceles preliminares se tornan en definitivos. Recién si eso sucede, Argentina tendrá la posibilidad de elevar una denuncia a la OMC.

Fuente: El Cronista Comercial, Buenos Aires

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *