SECTOR PRODUCTIVO EN PELIGRO

“Estamos en la crisis más importante que ha tenido la lechería en los últimos 30 años”

 

Lo expresó ayer a este diario el productor de chillar con 30 años en el rubro, Roberto Diorio. “Es imposible poder mantener el tambo con los precios que se está cobrando el litro de leche”, aseguró. Se paga alrededor de 2,60 el precio de leche al productor y luego se vende al consumidor a valores que van desde los 16 a los 20 pesos. Tamberos de todo el país protestaron durante la jornada de ayer por medidas urgentes para el sector. 

 

 

“Es una situación grave, y creo que va a ser imposible poder mantenerse y hay tambos que ya están haciendo liquidaciones anticipadas de hacienda a Liniers, una venta a  carne porque la verdad es imposible sostenerse”, describió el productor que habló con este diario. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA
<
>
“Es una situación grave, y creo que va a ser imposible poder mantenerse y hay tambos que ya están haciendo liquidaciones anticipadas de hacienda a Liniers, una venta a carne porque la verdad es imposible sostenerse”, describió el productor que habló con este diario. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA

Ante lo que consideran una crisis histórica del sector, tamberos protestaron ayer en reclamo de medidas urgentes para superar la situación.

Productores de leche en distintos puntos del país se manifestaron para pedir una mejora en los precios y que se declare la “emergencia económica”  para la producción primaria.

El problema está radicado principalmente en inequidades de la cadena de comercialización del producto, una cadena donde los principales perjudicados son los tamberos y los consumidores.

Los productores reciben hoy 2,60 por litro de leche, el mismo valor que se cobraba en 2014 cuando el sachet valía 6 pesos al público, cuando actualmente se vende al consumidor final con precios que van en promedio desde los 16 a los 20 pesos.

Los productores también reciben en la actualidad 40 centavos como subsidio del Estado Nacional, lo que es considerado por el sector como insuficiente.

El distrito de Azul no está exento de este problema y la situación es sumamente grave. Así lo informó ayer a este diario el productor de Chillar, que lleva 30 años en el rubro, Roberto Diorio.

“En dos meses cumplimos 30 años como productores de tambo y estamos en la crisis más importante que ha tenido la lechería en estos últimos 30 años”, señaló y agregó: “es imposible poder mantener el tambo con los precios que se está cobrando el litro de leche”.

“Es imposible sostenerse”

Desde hace tiempo desde este sector productivo vienen reclamando por la brecha existente entre lo que se le paga al productor y el precio final de la leche.

“Nosotros no llegamos a cobrar 2,80 el litro y con los costos de la alimentación, los costos fijos, más la suba que va a haber ahora en la energía eléctrica y lo que ha subido el combustible, se hace imposible”, aseguró.

También enumeró las cargas sociales de los empleados, que se han incrementado últimamente, y el aumento generalizado de todos los precios de los insumos.

“Es imposible sostenerse de esta manera”, enfatizó al describir la deficitaria situación de este sector productivo.

Comentó además, durante el diálogo que mantuvo ayer con este diario, que “he escuchado que los tamberos necesitan 4 pesos el litro y en ese caso, recién estaríamos hablando de mantenerse y no de ganar plata. Lejos estaríamos de tener una producción rentable”.

“Inconvenientes en la comercialización” 

Frente a los factores desfavorables que describió, afirmó que “las perspectivas no son nada buenas”.

Si bien entendió que es difícil determinar dónde se inicia el problema porque al mismo tiempo existe una situación internacional también desfavorable para el sector, opinó que “hay inconvenientes en la cadena de comercialización porque no puede ser que  estamos cobrando 2 pesos y pico y el consumidor va comprar este alimento básico a la góndola y estamos hablando de precios que van desde los 16 a los 20 pesos”.

Diorio evaluó entonces que “es una situación grave, y creo que va a ser imposible poder mantenerse y hay tambos que ya están haciendo liquidaciones anticipadas de hacienda a Liniers, una venta a carne porque la verdad es imposible sostenerse”.

Un panorama complicado

Advirtió además que “muchas veces hay protestas por distintos problemas o porque uno no piensa como el gobierno de turno, pero en este momento el problema es extremadamente grave con una pérdida muy importante que es diaria porque el tambo como te da todos los días ingresos, te da egresos y si estás con egresos mayores a los ingresos se va complicando muchísimo”.

Consultado si se podría paliar esta situación crítica con medidas que puede disponer el Gobierno, fue pesimista.

“Lo veo complicado porque se suma un panorama mundial desfavorable y debido a que es muy difícil vivir a subsidios. El subsidio puede ser una ayuda, ahora hay uno de 40 centavos por litro, pero igual el precio está lejos de ser el necesario para el sector”, apuntó.

De esta manera, el productor chillarense sostuvo que “es un momento extremadamente crítico como para que se puede solucionar porque si no hay un acuerdo muy grande entre los actores de la cadena de comercialización de la leche y los distribuidores y la industria, será muy difícil”.

Es un hecho ineludible que tiene que haber un incremento en el precio que se le paga a los productores tamberos, sin trasladárselo al consumidor.

“Si los trasladan al consumidor estamos siempre en lo mismo, y sigue habiendo diferencias muy grandes en el medio, y el que produce y el que consume, los perjudicados”, remarcó finalmente.

Cierran tambos en el interior

Tras conocerse la semana pasada la preocupante estadística de que en el interior del país cierra un tambo por día, el titular de la Asociación de Productores de La Carlota, Patricio Kilmurray, dio detalles sobre el mal momento que atraviesa el sector. Precisó que “la situación está complicada por varios motivos, primero el productor de leche está complicado por el tema precios y porque tenemos un costo de más de $4 pesos el litro de leche y nos pagan $2,40. Las grandes lluvias también agravaron la situación (…) eso aumenta los costos”.

Según Kilmurray, además “ha bajado el consumo a nivel local y mundial, y eso hace que se complique más la situación”.

A pesar de la situación grave que atraviesan, el titular de La Carlota quiso remarcar que “el gobierno tiene la voluntad de solucionarlo, están preocupados y están en tema. Acá el problema no es que el Estado no tenga políticas lácteas, solamente que el consumo a nivel interno y externo ha disminuido”.

EL CONTEXTO INTERNACIONAL

“Estamos en una coyuntura donde no se sabe quién tiene la responsabilidad en realidad porque estamos también con un gravísimo problema en el nivel mundial debido a que la leche en polvo en el mundo ha bajado a valores irrisorios”, señaló Diorio como dato del contexto internacional adverso que existe en la actualidad.

“Hace un tiempo atrás estábamos hablando de 5 mil dólares la tonelada y hoy se están hablando de mil y pico, 2 mil dólares”, agregó además el productor que ayer habló con este medio.

DAN COMPENSACIONES POR $ 84 MILLONES

El Gobierno nacional aprobó compensaciones económicas por más de 84 millones de pesos a unos 2.100 tamberos, en el marco del régimen específico creado en febrero para productores de leche, informó el portal digital de Ámbito.

El beneficio contemplado en ese régimen -dispuesto por los ministerios de Agroindustria y de Producción- consiste en una compensación económica de 40 centavos por litro de leche para los primeros 3 mil producidos, independientemente de la cantidad de unidades productivas que exploten.

Las compensaciones corresponden a los meses de octubre y noviembre pasados, según detallan las resoluciones 34 y 35 del Ministerio de Producción, que se publican en el Boletín Oficial.

La asistencia estatal tiene un cupo total previsto de 600 millones de pesos para el último trimestre de 2015 y semanas atrás se otorgaron compensaciones por 320 millones.

El régimen se estableció a fin de que los eslabones productivos de la cadena láctea “continúen su proceso de expansión de la oferta en el mediano plazo, incrementando, asimismo, la productividad por unidad económica y la industrialización de la materia prima”.

El beneficio alcanza a todos los productores tamberos que cuenten con CUIT, hayan producido y comercializado leche cruda durante octubre-diciembre de 2015, y figuren en la nómina de proveedores de cualquiera de los operadores lácteos con los que comercializaron su producción en esos meses.

La Subsecretaría de Lechería determinó los beneficiarios parciales, fiscalizó el cumplimiento de los requisitos y estableció los montos a compensar a 2.070 tamberos en octubre y a 2.101 en noviembre.

Las compensaciones se otorgan para paliar los efectos de “la sobreoferta de productos lácteos en el mercado internacional”, según se explicó en su momento.

Las carteras de Producción y Agroindustria explicaron entonces que los precios a nivel mundial “se encuentran por debajo de los valores promedios históricos, lo cual dificulta la colocación de los productos nacionales en dicho mercado internacional y deriva en una crisis local”.

Esa situación, añadieron, “se ve profundizada por el aumento en los niveles de stock de los productos terminados y en el incremento de los costos de producción de los productores tamberos”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *