“Están las tres muy bien, y la familia está toda alborotada”

NACIMIENTO DE TRILLIZAS EN AZUL

Lo expresó ayer a este diario la mamá, Cintia Garro, al presentar a sus hijas.. “Al principio nos costó aceptarlo, fue una sorpresa, pero tenemos que meterle para adelante y mientras estén sanas, lo demás no importa”, contó también feliz y orgullosa.

Las bebés recién nacidas con sus papás, su hermana y su abuela.

El pasado lunes nacieron en Azul trillizas. Fueron atendidas en el Hospital Materno Infantil “Argentina Diego” y están en perfecto estado de salud al igual que su mamá, Cintia Garro.

Su papá, Pablo Herrera, está orgulloso y tal vez un poco asustado, pero feliz.

El matrimonio tiene dos hijos más, de 9 y 7 años, y buscaban el tercero…pero parecieron estas tres nenas.

Se trató de un embarazado natural que llegó a término perfectamente.

Ayer, en la habitación del sector de Maternidad, hablaron con EL TIEMPO antes de volver a su casa con el alta, a excepción de una de las bebés, la de menos peso, que está bien de salud, pero permanecerá unos días en observación, hasta que sume unos kilos más.

“Buscábamos uno, y aparecieron 3” 

“Buscábamos uno más pero apareció este embarazo de tres, y acá están las niñas”, expresó Cintia, bastante recuperada, ya de pie, luego de mostrar a sus hijas antes de que se sean llevadas para los controles correspondientes.

Si bien fue sorpresivo ambos padres tienen antecedentes familiares de mellizos, aunque nunca habían nacido tres, como en este caso.

La mamá también contó a EL TIEMPO que “eran supuestamente dos nenas y un varón, y finalmente fueron tres nenas”. Se llaman Oriana, Xiomara y Delfina.

“Fue una sorpresa”

Si bien ahora todo es felicidad, Cintia reconoció que “al principio nos costó aceptarlo, fue una sorpresa, pero tenemos que meterle para delante y mientras estén sanas, lo demás no importa”.

“El día que me enteré, quedé en shock. El padre estaba en Buenos Aires y me decía que se habían equivocado, que no podía ser, que me hiciera otra ecografía, y sí eran tres”, recordó.

“Tenía una panza bárbara”, enfatizó mientras recordó que los últimos días “ya me dolía todo y tenía las piernas hinchadas, y tenía proteinuria (presencia en la orina de proteínas en una cantidad superior a la normal)”.

A su vez, tuvo que estar internada una semana, pero “ya ahora pasó todo y ya nos vamos”.

Dormilonas

El pasado lunes nacieron por cesárea a las 10:25 luego de un embarazo de 35 semanas y llegaron con 2 kilos 300 gramos; 2 kilos 330 gramos, y 1 kilo 900.

“Están las tres re bien, y la familia está toda alborotada”, expresó Cintia.

Ya fueron amamantadas por su mamá, lo que no es tarea fácil.

“Las dos que no están en Neo lo que hacemos es intentar despertarlas a las dos al mismo tiempo, y a la vez a la otra también como para que yo me pueda acomodar. Y toman bien y se llenan bien. Duermen dos o tres horas y hay que despertarlas porque no se quieren despertar”, contó Cintia por último al hablar con EL TIEMPO sobre el reciente nacimiento de sus tres hijas antes de que le dieran el alta.

“LA MAMÁ ES UNA CAMPEONA”

La Dra. Paola Mendiola, ginecóloga, obstetra y vicedirectora del Hospital de Niños de Azul, explicó a este diario que “fue un embarazo espontáneo. Los embarazos en general muchos están inducidos y en este caso fue puramente natural, y después de otros dos embarazos”.

“Fue la tercera gesta y en este momento la mamá tiene 5 hijos”, especificó.

La profesional evaluó que “el embarazo; a pesar de trillizas, lo que es de muy alto riesgo; fue normal”.

“En un embarazo de alto riesgo, llegar a las 35 semanas es un éxito”, destacó.

Como integrante del plantel del Hospital de Niños de Azul remarcó que “estamos muy contentos, la cesárea no tuvo ninguna dificultad técnica”.

Además, hizo hincapié en que “logramos 35 semanas con unos pesos espectaculares, los pesos fueron muy adecuados y sólo una de las bebés quedará unos días en la Neo, aunque, aclaro, no tiene ningún tratamiento especial, sino para que engorde. Es una bebe prematura tardía y no extrema. Así es que en unos días la mamá podrá llevarla a casa”.

La cesárea estuvo a la Dra. Fenoglio, médica residente de tercer año, conjuntamente con la Dra. Maita, que es médica de planta del efector.

“La verdad que el Servicio de Maternidad está muy contento por este logro y la mamá es una campeona por haber estado estos meses con esos bebés adentro porque la verdad que hay que estar”, sostuvo la Dra. Mendiola.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *