Están relocalizando alumnos de escuelas rurales para achicar costos de transporte


La directiva es empezar a cumplir la disposición que determina que hay que garantizar el transporte, pero a la escuela más cercana. Esto hace que muchos chicos tengan que cambiar de establecimiento educativo y los padres no están de acuerdo. Algunos se ellos se reunieron preocupados por el tema y hablaron con este diario.
Los padres de alumnos de escuelas rurales del distrito de Azul están preocupados por la escolaridad de sus hijos, debido a que les comunicaron que para seguir utilizando el transporte escolar deberán cambiarse de escuela.
En Azul, por el momento, no hay cierre de escuelas rurales como ha sucedido en otros puntos de la provincia, pero lo que se está proponiendo a los padres es cambiarlos de escuela, de las instituciones a las que siempre concurrieron, aludiendo a una relocalización de alumnos con el fin de achicar costos en el traslado de los chicos, aunque si lo que se busca es bajar el gasto, no era necesario empezar por los más vulnerables, o por la educación.
Este es un tema que las autoridades deberían analizar ya que con la sola finalidad de que un chico vaya a la escuela, el Estado debería poner todos los medios a disposición para fomentar su educación.
En este caso es al revés y se pone en riesgo la educación de alumnos del ámbito rural porque se corre el riesgo de que salgan completamente del sistema educativo porque es probable que muchos de ellos no cuenten con los recursos necesarios para trasladarse a las instituciones donde lo venían haciendo.
La solución que les proponen es relocalizarlos, pero como los chicos de la ciudad, ellos también deben tener la posibilidad de elegir donde educarse.
Una problemática que están atravesando en estos primeros días de clase a partir de la nueva lógica que desde la provincia están instrumentando con el objetivo de ahorrar costos (ver recuadro).
Muchos padres, según lo contaron a EL TIEMPO, se están enterando ahora y por eso se están reuniendo para buscar una solución a esta cuestión que está afectando a los chicos en edad escolar que habitan en el campo y a sus familias.
El pasado jueves se reunieron en un establecimiento rural para evaluar la situación y EL TIEMPO se acercó para conocer la situación por la que están atravesando ante el ajuste que se pretende instrumentar en las escuelas y el transporte.
Muchos no pudieron estar presentes por sus labores, pero Marcelo Vázquez y su esposa –viven en la Ruta 3, a la altura del kilómetro 304; Martín y Verónica Sánchez -del camino prolongación de Mújica y Ruta 3-, y Luis y Carmen Sánchez -del Camino Viejo a La Flores-, hablaron con este diario.
 
“Quieren achicar gastos”    
“El nene mío iba a la Escuela 26, y lo cambiaron a la 27 y no quiere ir porque es jornada completa. Lo hicieron para achicar gastos”, contó Carmen, quien vive en la zona del Camino Viejo a Tandil.
El caso de la Escuela 26 parece ser paradigmático ya que son 9 los chicos que no están yendo por la falta de transporte.
Su hijo se llama Iván, y, según contó, “el mismo director de la escuela no quiere que se cambie porque tienen un grupo muy lindo, va muy bien en la escuela, y quiere que termine tercer año en la 26”.
El caso de Iván no es el único, ya que son varios alumnos que fueron cambiados a la 27 porque de lo contrario no les dan transporte.
“Me llamó el director, que es Flavio Lema, y me dijo que le dan el transporte para la 27. El hizo un acta donde expuso la situación, pero desde la Jefatura Distrital no hicieron caso. Quieren achicar gastos”, contó.
 
Más casos   
Tiene además un nieto, Dylan Ferreyra, que tiene cerca la Escuela 39 del Paraje La Chumbeada. A él le dieron el transporte para la Escuela 26, y “es verdad que tiene más cerca la 39, pero mi hijo no lo puede llevar por cuestiones de trabajo y además la señora no sabe manejar, está embarazada y en mayo le hacen la cesárea”.
Como tercer factor mencionó el gasto de combustible que es difícil de afrontar. “Tiene 11 kilómetros de donde está a la escuela. Tiene que hacer 4 viajes y dejar de trabajar. No le alcanza el sueldo para llevarlo todos los días”, dijo.  
Esta vecina informó a su vez que a otra estudiante, Brenda Cabillas, le negaron el transporte. Ella cursa la secundaria en la 26 y le quieren pasar a la 27.
“Está mucho más lejos que nosotros e igualmente le niegan el transporte. Nosotros estamos a 15 kilómetros de Azul por el Camino Viejo a Las Flores, y Brenda vive mucho más lejos y la quieren mandan a la 27 y no quiere ir. Probaron de que vaya a la Escuela Nacional y llora y llora”, relató.
“La mamá fue al Consejo Escolar y el dijeron crudamente que el gobierno le paga la combi para la 27, si la querés mandar a otro lado corre por tu cuenta”, apuntó.
“En realidad mandan a nuestros chicos a donde se les antoja, no piensan en el cambio que significa para ellos, en los compañeros o que pueden bajar el rendimiento en la escuela”, opinó.
 
“Si no lo necesitáramos no pediríamos”  
Verónica y Martín Sánchez tienen una hija que fue toda la vida a la Escuela 26 pero  este año no cuentan con el transporte escolar. “La estamos llevando nosotros”, apuntaron mientras junto a los demás padres mostraron su preocupación por los tiempos debido a que ya empezaron las clases y este lunes empieza la secundaria.
“Todos somos del campo, si no lo necesitáramos no pediríamos. Que tengamos auto, no significa que podamos salir del trabajo para llevar los chicos a la escuela. Además, es un gasto que no podemos afrontar”, remarcó Verónica.
Están en contacto con los directivos de las escuelas, se han acercado al Consejo Escolar, pero están preocupados porque no quieren que sus hijos pierdan días de clase ni que se cambien de escuela.
Anticiparon que impulsarán poder reunirse con la inspectora jefa distrital, Cristina Seoane, para ver si se puede contemplar la situación de estas familias.
“Nos tendrá que atender y le explicaremos caso por caso”, advirtió Carmen Sánchez.
Según lo aclararon cuentan con el apoyo de los directivos de las escuelas porque temen que de esta manera se vayan cerrando cursos, se queden sin matrícula y se queden sin trabajo.    
“Tanto habla la gobernadora que primero los chicos y la educación y hacen recorte para ir a la escuela”, apuntó como reflexión final Carmen Sánchez.

¿CUÁLES SON LAS DIRECTIVAS?

Fuentes consultadas por EL TIEMPO informaron que desde La Plata la orden fue empezar a cumplir la disposición que determina que hay que garantizar el transporte pero a la escuela más cercana.
En base a eso hicieron esta redistribución de alumnos, en el marco de un recorte de gastos que incluyó a unos 300 chicos no sólo del ámbito rural, ya que también se intentó dejar sin transporte a los chicos de CADRAL, cosa que finalmente se evitó.
Esas son las directivas que tienen Inspección y el Consejo Escolar.
La directiva es hacer cumplir la disposición vigente que data de 2002 y que establece que “debe tenerse en cuenta la relación existente entre el lugar de residencia y la oferta educativa más próxima”.
Si bien tiene vigencia desde hace más de 10 años, no se cumplía a rajatabla como lo están intentando ahora.
Esta disposición también fija que podrán acceder al transporte alumnos de todos los niveles en función de los siguientes parámetros: falta de oferta educativa cercana, falta de medios de transporte público o carencia de medios económicos propios para solventar el gasto de transporte.

“NOS PEGA FUERTE”

Marcelo Vázquez y su esposa viven en la zona de la Ruta 3, a la altura del kilómetro 304.


El caso de la familia Vázquez es idéntico. “Nos denegaron la combi este año. El transporte nos lo siguen dando pero con la condición de cambiar a los chicos de escuela. Nos dieron la Escuela 14 que está dentro de la ciudad”, contaron.
Tienen un hijo en la secundaria en el turno mañana y otro en quinto grado del nivel primario y que va de tarde. Les denegaron el transporte a los 2.
Marcelo y su esposa, aseguraron que “no es lo que queremos, es un cambio muy grande para los chicos y para nosotros”. Sus hijos hasta el año pasado concurrían a la escuela 26.
“Con problemas, pero siempre mantuvimos el servicio de transporte. Y de repente este año lo cortan, eso nos pega fuerte porque cada familia es un mundo y a nosotros se nos complica mucho”, expresó.
Al iniciarse las clases, de acuerdo lo relató, “directamente averiguamos y los chicos tienen denegado el servicio, llegó la orden desde La Plata”.
Uno de sus hijos, el que va a la primara, empezó igualmente las clases en la Escuela 14, a la que pertenecía.
Sus padres lo están llevaron por su cuenta, aunque algunos días porque no pudieron.
“El tema es así: te dicen vas a tener el transporte, pero te mandan a una determinada escuela”, remarcó Marcelo Vázquez.
“En el caso nuestro son pocos kilómetros de diferencia. No sé si llega a dos”.
“Tenemos dos turnos, no podemos y necesitamos sí o sí el transporte”, enfatizó junto esposa quien asintió cada una de las consideraciones.
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *