JORGE “EL GRANDE” VALDIVIESO

“Esto es una familia, la familia del turf”

 

La expresión surgió de quien está considerado el mejor jockey argentino de todos los tiempos cuando conversó con EL TIEMPO, el domingo pasado, en ocasión de la presentación de la nueva administración que se hizo cargo del Hipódromo de Azul. Valdivieso, quien ganó más de 5000 carreras en este país, Brasil y Estados Unidos, resaltó el presente de la institución azuleña y ponderó el acompañamiento que de esto hace el presidente del Instituto de Loterías y Casino de la Provincia de Buenos Aires, Melitón López.

Jorge Valdivieso. 5000 carreras ganadas, del mismo modo que ganó su espectacular reputación.
1.BP.BLOGSPOT.COM
“Es muy lindo y todo lo que podamos hacer para colaborar, así sea un simple acto de presencia, lo hacemos con mucho gusto”.
HÉCTOR GARCÍA
<
>
“Es muy lindo y todo lo que podamos hacer para colaborar, así sea un simple acto de presencia, lo hacemos con mucho gusto”. HÉCTOR GARCÍA

Imprescindible. Irreemplazable. Modelo, símbolo, emblema. Así está considerado Jorge, Valdi, el Rubio, “El Grande”. ¿De quién más podríamos hablar que no fuera Jorge Valdivieso? El mejor jockey argentino de todos los tiempos aceptó amablemente conversar con EL TIEMPO cuando, el domingo de la semana anterior, se llegó hasta esta ciudad para asistir a la presentación de la nueva administración del Hipódromo de Azul.

Como se informó en una anterior edición, por disposición del Instituto de Loterías y Casinos de la Provincia de Buenos Aires, la emblemática institución comenzó a ser administrada –a partir del 1 de abril– por la comisión directiva del Jockey Club, a cuyo frente se encuentra el joven veterinario Javier Fay.

Curiosamente el mismo día que la flamante administración se hacía cargo de conducir los destinos del Hipódromo local, “El Grande” –nacido en Bowen, General Alvear, provincia de Mendoza– cumplió 59 años de vida. Con apenas 12 años de edad, Valdivieso se radicó junto con su familia en la localidad bonaerense de Merlo y, cinco años más tarde, más precisamente el 17 de enero de 1975, comenzó a desandar un camino plagado de éxitos deportivos y de cosecha de amigos del ambiente turfístico.

En esa primera monta sobre “Navideño Indio” arribó segundo, en el Hipódromo de Palermo. Su primer triunfo no tardaría en llegar: lo consumó el 17 de mayo de ese mismo año en el mismo circuito porteño, con la monta de “Es Ramira”.

Valdivieso se retiró el 15 de diciembre de 2007 en el Hipódromo de San Isidro, cuando arribó segundo en el Gran Premio Carlos Pellegrini. Desde entonces trabaja como entrenador de caballerizas importantes de la hípica argentina y es, además, cuidador principal del stud haras Los Patrios.

“Valdi” se llevó en su haber más de 5000 carreras (en Argentina, Brasil y Estados Unidos), entre las que se destacan los 5 títulos del Gran Premio Nacional y el Gran Premio Latinoamericano (que obtuvo dos veces). Si de estadísticas se trata, “El Grande” ganó 8 en el Hipódromo de San Isidro y 5 en el de Palermo.

Entre los mejores caballos que corrió sobresale “Refinado Tom”, ganador de la Triple Corona del Turf Argentino en 1996.

Y un día… colgó la fusta

El mejor jockey argentino de la historia del turf colgó la fusta luego de casi 33 años de profesión. Se despidió con un par de triunfos y estuvo a punto de vencer en la carrera más importante de América del Sur.

El domingo 16 de diciembre de 2007, dicen los habitués del ambiente, “una montura quedó vacía”. Jorge Valdivieso se sacó los breeches y un caballo se quedó sin guía. La historia reciente recuerda que Valdi comenzó su último día de trabajo en el hipódromo del Jockey Club. Estaba entre sus planes ganar la primera prueba del día, y así lo hizo, con “Dream Lad”. Dos horas después volvió al triunfo, con “Quiero Bailar”. Entonces, el escenario de San Isidro se vino abajo: ahí nomás quedó de ganar el Carlos Pellegrini con “Puchet”. Hubiese sido el broche de oro.

“Al turf no le puedo pedir más. Esta vida es muy dura. Llegó el momento de disfrutar un poco de la vida, ser una persona ‘normal’ y que pueda darme un gusto de vez en cuando…”, dijo cuando terminó ese día tan especial. Agregó: “Quiero devolver un poco de lo mucho que me dieron. Yo sé cuál es mi origen y nunca voy a olvidar a los muchos que me ayudaron. Pueden contar conmigo para lo que quieran, siempre voy a estar presente”.

La chaquetilla y las antiparras salieron a remate. También la fusta, aunque en éste último caso lo recaudado fue a una entidad de beneficencia.

EL DATO  

Más allá de los merecidos éxitos deportivos, Jorge Valdivieso supo ganarse el reconocimiento de todos. Fue elegido como mejor jockey en los años 1984-85-86-87-88-89-2004; recibió el Olimpia de Plata en los años 1988-89-90-91-96-2002; fue elegido en el año 2005 Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires; el 9 de diciembre del 2010 recibió La Medalla del Bicentenario.

“Veo al hipódromo de Azul muy cambiado”    

HÉCTOR GARCÍA

HÉCTOR GARCÍA

 Con la humildad que lo caracteriza, Jorge Valdivieso aceptó de buen gusto conversar con EL TIEMPO. Fue en una pausa que realizó de las poses para las fotos que gentilmente se tomó con quienes buscaban llevarse del Hipódromo de Azul un retrato con “El Grande”.

En la charla, breve pero sustanciosa, “Valdi” destacó el apoyo que el presidente del Instituto de Loterías y Casinos bonaerense le dispensa a los hipódromos de la provincia. “Es muy importante este día y el apoyo que Melitón López les está dando. La verdad que veo al Hipódromo de Azul muy cambiado, siendo que hace poco que había venido”, expresó.

“Esta actividad –el turf– es una importante generadora de fuentes de trabajo. A veces, la gente que no conoce las carreras no tiene ni idea todas las fuentes de trabajo que trae consigo un pura sangre. Es muy lindo y todo lo que podamos hacer para colaborar, así sea un simple acto de presencia, lo hacemos con mucho gusto”, agregó.

Valoró Valdivieso el esfuerzo puesto de manifiesto por la nueva administración del circo hípico local para volver a situar al amplio predio como lugar de encuentro de la familia azuleña y de la zona de influencia.

“¿Qué seguridad ves acá…?. No ves ninguna persona de seguridad y vas a San Isidro, Palermo, La Plata y lo que menos ves es seguridad. Son todas familias de gente buena que por ahí se juega cien pesos, veinte pesos o lo que pueda y no hay peleas ni discusiones. Hay gente de todos los estratos sociales y eso lo hace muy lindo. Cuando yo entré en esto, mi mamá me decía siempre que anduviera con cuidado y resulta que nada que ver… Hay que conocer y estar acá para saber lo que es el turf. Es lo más sano que pueda haber”, enfatizó.

Consultado sobre sus actividades actuales, Valdivieso respondió: “Siempre estoy cuidando algunos caballos. Me entretiene, me gusta el caballo, que es lo mejor”.

 

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *