LA UNIVERSIDAD EN AZUL

“Esto nos posiciona entre las mejores carreras de Agronomía de la República Argentina”

Lo afirmó la decana de la Facultad de Agronomía, ingeniera Liliana Monterroso, al referirse a la acreditación con la máxima categorización que lograron ante la CONEAU. Se realizó una evaluación integral que incluyó el nivel docente, la infraestructura que posee la unidad académica local y las actividades de extensión, posgrado y de investigación.

La decana de la Facultad de Agronomía, Liliana Monterroso, y la secretaría Académica Silvia Losardo, brindaron ayer los detalles de este logro. JOSÉ BERGER  “Está acreditación toca la académico, pero también la infraestructura”, expresó la ingeniera Monterroso. JOSÉ BERGER
<
>
La decana de la Facultad de Agronomía, Liliana Monterroso, y la secretaría Académica Silvia Losardo, brindaron ayer los detalles de este logro. JOSÉ BERGER

EL DATO:

El proceso de acreditación de la Facultad de Agronomía de Azul se inició en 2004 y en esta oportunidad se trata de la segunda vez que esta casa se somete a un proceso de estas características. En aquel momento se acreditó por 3 años, después se revalidó por un período similar, pero esta es la primera vez que obtienen la máxima categorización y por 6 años.

La carrera de Ingeniería Agronómica de la Facultad de Agronomía de la UNICEN obtuvo la máxima categorización posible y la ubica entre las mejores de la República Argentina.

El jueves pasado recibieron la noticia de parte de la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria) que fueron acreditados con la máxima categorización posible por el término de 6 años.

Es un órgano público nacional que depende de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación y que se ocupa de evaluar a las universidades nacionales. Los evaluadores son pares de otras universidades y un grupo de técnicos

“Esto nos posiciona entre las mejores carreras de Agronomía de la República Argentina”, destacó ayer al hablar con este diario la decana de la Facultad local, ingeniera Adriana Monterroso.

Para brindar toda la información acerca de este importante logro se realizó el pasado viernes una reunión del Consejo Académico, y ayer habló con este diario acompañada por el ingeniera Silvia Losardo.

Esta acreditación es trascendente porque para lograrla se evalúan varias categorías tales como la calidad de la enseñanza, teniéndose en cuenta los planes de estudio, las estrategias de enseñanza-aprendizaje, los análisis de procesos como el ingreso, permanencia y promoción de graduados, la comunicación entre alumnos, graduados, docentes y no docentes.

También se evalúan estándares de calidad de formación del cuerpo docente, no solamente desde el punto de vista cuantitativo, sino cualitativo, y su formación de posgrado.

Se tuvo en cuenta la infraestructura  

Asimismo se tiene en consideración para acreditar las carreras todo lo que es infraestructura. En esta área se evalúan la disponibilidad de laboratorios y aulas adecuadas, y en el caso de la Facultad de Agronomía la disponibilidad de campos de prácticas y la Chacra Experimental que posee la unidad académica en inmediaciones de la Ruta Nacional N° 3.

Vinculado con esto, se tiene en consideración además la seguridad e higiene de las instalaciones y en torno a este aspecto, Monterroso especificó que “en este último tiempo hemos implementado a través de convenios con el Ministerio de Educación de la Nación y otros ministerios, y hemos incrementado las estrategias de seguridad e higiene laboral”.

Destacó además que “se ha instalado en la facultad un depósito de residuos peligrosos que está bajo normas IRAM, se ha readecuado todo lo que sea apertura de puertas hacia fuera, se instalaron duchas con lava ojos en los laboratorios y duchas especiales para el caso de algún derrame de sustancias que sean peligrosas”.

A su vez, apuntó que “se trabajó en lo que es la ventilación de las droguerías, se están haciendo tareas para la readecuación de espacios como la sala de becarios, y también se están ejecutando mejoras en la Chacra Experimental y en este momento las obras están muy avanzadas”.

Una evaluación integral    

Monterroso detalló que “estamos trabajando en un montón de normas de seguridad” y de esta manera resaltó que “está acreditación toca la académico, pero también la infraestructura, la formación de los docentes -investigadores de nuestra casa y también analiza la posibilidad de formación de nuestros egresados. Entonces, están contemplados los posgrados que tenemos, las especializaciones, las maestrías y nuestro doctorado”.

Así es que la decana de Agronomía consideró que “la evaluación es integral de todos los aspectos”.

Al respecto, la ingeniera Silvia Losardo, secretaria Académica de la Facultad de Agronomía, explicó que “la CONEAU evalúa la universidad, pero además acredita carreras tanto de grado como de posgrado y además los títulos que de cada una se desprenden”.

No aplicable a cualquier facultad    

Otro dato de importancia es que para esta acreditación no se puede presentar cualquiera, sino que se pueden presentar aquellas carreras contempladas en la artículo 43 de la Ley de Educación Superior (nro. 24.521) que fueron declaradas de interés público nacional.

Hay carreras que también se cursan en esta unidad académica como la Licenciatura en Tecnología de los Alimentos y el Profesorado en Ciencias Biológicas que están intentando su acreditación.

En ese contexto, la Facultad de Agronomía está participando de las evaluaciones de la CONEAU desde 2004 y “en la primera oportunidad vino con un plan de mejoras, lo cual fue muy importante porque venía con dinero para subsanar deficiencias, pero en este caso no vino con recursos, lo cual es lamentable”.

De todos modos, la ingeniera agrónoma consignó que “hemos hecho muchas articulaciones con distintos ministerios como para poder acceder a programas como el de seguridad e higiene y ahora estamos trabajando en el marco del plan estratégico de formación de ingenieros que tiene que ver con estrategias para mejorar el ingreso y la permanencia de nuestros alumnos”.

En torno a esto valoró la trascendencia de la articulación con las escuelas secundarias para poder despertar vocaciones tempranas y que estos jóvenes puedan acceder a la universidad pública y de calidad.

Un trabajo en equipo    

La decana destacó por otro lado que no participaron en esta acreditación solamente el  equipo de gestión, sino todos los claustros.

“Participan el decano, el vicedecano, el secretario académico, subsecretario académico, secretario de Ciencia y Técnica, secretario de Administración y Finanzas, el responsable de Bienestar Estudiantil y todos los equipos de trabajo”, informó.

Al mismo tiempo, manifestó que “todo esto no  hubiera sido posible sin el equipo de gestión, sin la actividad de los no docentes que trabajan en cada una de las áreas mencionadas, los graduados, los docentes, no es un trabajo sencillo porque hasta se evalúa la producción científica de nuestros docentes”.

Hizo un párrafo especial para reconocer la labor de los alumnos y su colaboración en el quehacer universitario a partir por ejemplo de la donación de libros para la biblioteca o la compra de computadoras.

“Quiero destacar su compromiso con la institución, al igual que el de los docentes, no docentes y graduados”, remarcó mientras aclaró que esto no hubiera sido posible sin el aporte del Rectorado de la UNICEN.

También destacó el trabajo de la comisión de auto-evaluación que se realizó en la universidad.

“El documento madre que se envía a la CONEAU no lo elabora solamente la gestión, sino que tiene componente fundamental que es una auto-evaluación. De esta comisión participan, elegidos democráticamente, docentes de cada uno de los departamentos, no docentes, alumnos y graduados. Ellos elaboraron un documento que contempló las cosas buenas, las no tan buenas y las malas”, señaló.

Como para cerrar la nota que la decana brindó ayer a este diario acompañada por la ingeniera Silvia Losardo, expresó que el hecho de que “hayamos obtenido esto es el principio de un desafío”.

“UNA PUERTA QUE SE ABRE”

Haber obtenido esta acreditación con la máxima categorización posible habilita a la Facultad de Agronomía a acreditar la carrera de Ingeniero Agrónomo en el Mercosur.

“El viernes pasado después de la reunión extraordinaria del Consejo Académico ingresó la invitación a acreditar la carrera en el Mercosur y la llave de ingreso fue haber obtenido este logro”, precisó Monterroso.

Evaluó que “es una puerta que se abre. Para la facultad es muy interesante, pero para nuestros graduados es una oportunidad de reconocimiento de título en los países de la región”.

EVALUACIÓN DE LOS DOCENTES

En el marco de la nota que autoridades de la Facultad de Agronomía brindaron a este diario, la ingeniera Losardo informó que “los docentes universitarios somos evaluados para desempeñar nuestras funciones, pero a partir de 2015 nuestra universidad ingresó en un nuevo sistema en cuanto a las formas”.

“Desde principios de este año tenemos a nuestros docentes divididos en 3 comisiones para ser evaluados y empezamos por el primer tercio que está compuesto por 52 docentes y estamos ya muy próximos a terminar estas evaluaciones”, explicó.

Destacó entonces que “en el término de un año y medio aproximadamente van a ser evaluados todos los docentes con especialistas externos”.

Monterroso advirtió que esto fue algo que fortaleció el logro obtenido, “son parámetros que realmente llevan mucho tiempo”.

 

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *