HOMBRE AL AGUA

Estrategias para el uso eficiente de un recurso vital

Mediante estudios y ensayos de experimentación impulsados desde el INTA se avanzó en la puesta en práctica de una técnica que considera que el agua de lluvia debe ser aprovechada donde cae y manejada de acuerdo al relieve en los períodos invernales de excesos, y almacenando los excedentes para la época deficitaria de verano. 

En Azul se analiza la puesta en marcha de una técnica que considera que el agua de lluvia debe ser aprovechada donde cae y manejada de acuerdo al relieve en los períodos invernales de excesos, y almacenando los excedentes para la época deficitaria de verano. INTA AZUL
<
>
En Azul se analiza la puesta en marcha de una técnica que considera que el agua de lluvia debe ser aprovechada donde cae y manejada de acuerdo al relieve en los períodos invernales de excesos, y almacenando los excedentes para la época deficitaria de verano. INTA AZUL

La Cuenca del Salado bonaerense se caracteriza por presentar en forma periódica y frecuente prolongadas inundaciones que ocasionan pérdidas en la producción del sector agropecuario y daños a la infraestructura vial. Frente a esta realidad, desde la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA se ha hecho foco en un “estudio de prefactibilidad agrohidrológico” orientado a dar respuesta a una problemática que se genera por efectos de excesos hídricos.

Según explican los técnicos el término “agrohidrología” expresa el ámbito geográfico de la aplicación -sector rural- y congrega aspectos de la Agronomía y la Hidrología. La técnica surgió debido a una demanda concreta al INTA de los productores agropecuarios de la región “Pampa Deprimida” en la década del ‘60, que veían como se afectaba su producción pecuaria por los contínuos períodos de anegamientos y sequías estacionales.

Mediante estudios y ensayos de experimentación a campo impulsados desde el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, a través de la Unidad de Agrohidrología se avanzó en el desarrollo y puesta en práctica de una tecnología simple y eficaz de manejo de agua para campos bajos denominada “Técnicas de los Módulos Agrohidrológicos”.

Esta técnica considera que “el agua de lluvia debe ser aprovechada donde cae y manejada de acuerdo al relieve en los períodos invernales de exceso, almacenando dichos excesos para la época deficitaria de verano”. Para ello, plantea la necesidad de pasar de la pregunta de ¿cuánta agua se debe controlar? a ¿cuánta agua se puede controlar en el ambiente de diseño disponible?

De acuerdo a lo que señalan los técnicos del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar, “para diseñar un módulo agrohidrológico es necesario identificar unidades de comportamiento hidrológico interno semi-estanco e independiente denominadas circuitos hidrológicos; encauzar y almacenar las aguas internas generadas dentro del sistema; y conducir y reducir el impacto de las aguas generadas en posiciones externas o superiores del relieve, agregándolas al volumen del almacenamiento superficial remanente o en embalses rurales”.

En la cuenca

En respuesta a una problemática que se genera por efectos de excesos hídricos provenientes de la zona alta de la cuenca del arroyo Nievas, en el límite de los partidos de Azul y Olavarría y que afecta una amplia superficie agrícola ganadera de la parte baja de esta Cuenca, la agencia de INTA Azul de la Estación Experimental Agropecuaria Cuenca del Salado, junto con especialistas de la temática agro hidrológica del organismo, realizaron una jornada como espacio para “hacer conocer la metodología de la agrohidrología, al tiempo de iniciar gestiones para conformar un consorcio de productores para el manejo del agua superficial según las normas de sistematización agrohidrológica”.

Recabando información necesaria

Como parte de las tareas de interacción, los especialistas recorrieron la zona de estudio recabando la información necesaria que, junto con el apoyo de mapas topográficos e imágenes satelitales, sirvieron para la identificación y delimitación de la cuenca y la posterior elaboración del estudio de pre factibilidad agrohidrológico.

Con la cuenca de estudio delimitada, los técnicos de la AER Azul confeccionaron un padrón actualizado de los productores que trabajan los campos de esa zona con el fin de integrarlos al proyecto.

Cabe destacar que esta actividad permitió la articulación con el Instituto de Hidrología de Llanuras de Azul (IHLLA) y con un grupo de trabajo de la Facultad de Agronomía de Azul (Cátedras de Manejo y conservación de suelos, Maquinaria agrícola, Cereales) que junto con la AER INTA Azul están trabajando en un proyecto de uso eficiente de agua en la producción agropecuaria para mitigar los efectos de las inundaciones.

EL DATO

Para mayor información contactarse con el Ing. Agr. Juan Pablo Némoz, jefe de la Agencia INTA Azul. Tel/Fax. (02281) 424760 o al email nemoz.juan@inta.gob.ar

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *