IMPULSADO POR EL GRUPO CREA

Estudiantes del Colegio San Cayetano ganaron el concurso “Así son los suelos de mi país”

María Elena Ricaud, Sofía Belluscio, Camila Pérez, Francisca Zárate y Lucía Marcilese participaron de esta iniciativa y obtuvieron el primer premio compitiendo contra nueve colegios. Un arduo trabajo de investigación que empezó en mayo y culminó la semana pasada.

Las estudiantes junto a sus docentes cuando ganaron el concurso, la semana pasada en Saladillo.
GENTILEZA PATRICIA POPOLO
(De izquierda a derecha) Francisca Zárate, María Elena Ricaud, Sofía Belluscio, y Camila Pérez contaron en detalle cómo surgió la idea de participar en el concurso, qué expectativas tenían, qué implicancias tiene ganar, entre otras cosas relacionadas con esta experiencia.
JOSÉ BERGER
<
>
(De izquierda a derecha) Francisca Zárate, María Elena Ricaud, Sofía Belluscio, y Camila Pérez contaron en detalle cómo surgió la idea de participar en el concurso, qué expectativas tenían, qué implicancias tiene ganar, entre otras cosas relacionadas con esta experiencia. JOSÉ BERGER

Un grupo de estudiantes del Colegio San Cayetano de último año del Nivel Secundario, compitió –el pasado miércoles en Saladillo- en un concurso titulado “Así son los suelos de mi país” convocado por el Grupo CREA. El trabajo de investigación presentado se titula “Los suelos de la región Centro Bonaerense: distintos usos y cómo afectan sus propiedades”; el encuentro interescolar tuvo la participación de nueve colegios, en su mayoría con orientación agrotécnica.

EL TIEMPO dialogó con la directora del Colegio, Patricia Popolo; una de las docentes que orientó a las estudiantes, Valeria Presissegger, -también participó del proyecto Lorena Rodríguez– y las alumnas: María Elena Ricaud, Sofía Belluscio, Camila Pérez, Francisca Zárate, quienes contaron en detalle cómo surgió esta idea, qué expectativas tenían, qué implicancias tiene, entre otras cosas relacionadas a este concurso.

Otra de las estudiantes que no pudo estar presente en la entrevista, pero trabajó arduamente es Lucía Marcilese.

Es importante señalar que estuvieron asesoradas por las responsables de la cátedra de suelos de la Facultad de Agronomía: Silvia Mestelán, Noelia Ramos y Andrea Alonso. En nombre de CREA, el Sr. Facundo Soler Pujol fue el tutor del proyecto.

Objetivos de los miembros CREA

En primer lugar, Popolo informó que “es la primera vez que nuestro colegio participa de este concurso. En años anteriores, el Grupo CREA inició el acercamiento a la institución, ofreciendo charlas para estudiantes de quinto y sexto año relacionadas con la temática agroalimentaria; la intención de los miembros de CREA es poner el foco en  la producción de alimentos, aprovechando los recursos que la tierra ofrece y concientizar en el riesgo que conlleva el uso indebido de los recursos naturales, con la consecuencia de que no alcance la  producción de alimentos para los habitantes que estemos en este planeta en las próximas décadas. Bajo esa temática CREA sale a recorrer las escuelas llevando videos y ofreciendo conferencias a cargo de profesionales del agro que habilitan la palabra y el intercambio con los jóvenes. Este año, recibimos la propuesta de sumarnos por primera vez al encuentro interescolar con un proyecto de investigación. Anahí Carbone, coordinadora de EDUCREA (grupo que se conformó en 2004) nos acercó esta invitación; la idea es llegar a las escuelas y aplicar la metodología CREA que, como sus miembros explican, se basa en el trabajo en equipo, de compartir experiencias profesionales que puedan servir y mejorar las prácticas de otros. Es así que surge esta propuesta. Plantear la problemática, compartir soluciones que pudieron servir en otros ámbitos e instituciones”.

Además “Anahí Carbone nos explicó que  ´Así son los suelos de mi país` tiene que ver con darle más libertad a los chicos para la investigación y que cada grupo pueda enfocar su proyecto de acuerdo con la realidad de la zona donde habita; comentó que en concursos anteriores, la temática planteada por los organizadores era muy ajena a la geografía y a las problemáticas conocidas por los chicos. Así que bajo el lema de este año, cada equipo participante pudo abordarlo desde la realidad de su entorno, lo que da más posibilidades de continuar el proyecto con aplicación en instituciones de la comunidad”.

Los miembros CREA se pusieron a disposición de las jóvenes estudiantes, les ofrecieron material, hicieron visitas de campo en huertas urbanas, periurbanas y rurales.

Es importante destacar que la Profesora Lorena Rodríguez gestionó las visitas de las estudiantes a la Cátedra de Suelos, perteneciente a la Facultad de Agronomía; allí Silvia Mestelán y su equipo, recibieron a las estudiantes, las orientaron en la elección de la temática y dieron con su cordialidad y profesionalismo, el impulso para comenzar el trabajo de investigación.

La experiencia de las alumnas en cuanto al proyecto

Por su parte una de las estudiantes, María Elena, explicó en ese sentido que “nuestra docente Valeria nos presentó el proyecto y aceptamos nueve compañeras, pero después hubo una deserción en el trabajo hasta que quedamos cinco”.

Sofía continuó “hicimos el marco teórico, es decir leímos de los libros y posteriormente hicimos el trabajo de campo”.

Todas coincidieron en enfatizar el gran incentivo recibido de sus docentes Lorena y Valeria. María Elena admitió que “al principio lo tomamos como un dolor de cabeza porque perdimos muchísimas horas pero valió la pena”.

La profesora de geografía Presissegger hizo hincapié en que “el objetivo fundamental de participar en este tipo de proyectos es que salgamos un poco de la clase y junto con Lorena que somos las dos las profesoras que nos pusimos al hombro todo esto, dar a conocer el contenido de cada una de las currículas, en mi caso Geografía y para Lorena, Ambiente, Desarrollo y Sociedad. En sí el tema de la investigación también surgió gracias a la ayuda por parte de la cátedra de suelos de la Facultad de Agronomía”.

María Elena fue práctica cuando mencionó que “cuando nos hablaron de muestreo lo que menos imaginé fue que no era con una pala común (risas)”.

Sofía añadió que “tenían materiales y herramientas que no conocíamos. Fue todo un desafío”.

La docente de geografía retomó la charla puntualizando que “quiero destacar el trabajo en equipo porque es un grupo que hace muchos años que está formado, las chicas son muy participativas y no es casual que se haya quedado este grupo. Desde mayo que estamos haciendo este proyecto”.

“Fuimos a diferentes huertas en escuelas y particulares también, y en la Boca de las Sierras”, dijo Sofía.

Pocas expectativas de ganar… sin embargo

Otra de las puntualizaciones que hicieron las estudiantes es que no tenían ni idea que iban a ganar. Al respecto Sofía expresó que “ocurre que la mayoría de las escuelas que participaron eran con orientación agrotécnica y entonces sabían muchísimo. Nosotros nunca nos imaginamos que íbamos a ganar. Íbamos a participar, a divertirnos. No lo hicimos competitivamente. Igual estábamos confiadas”.

Es importante subrayar que la docente de geografía hizo hincapié en la oralidad de las jóvenes y cómo trabajaron al respecto. Incluso el jurado destacó este aspecto porque demostraron que estaban convencidas de sus argumentos y conclusiones. “Eran verdaderas investigadoras porque son jóvenes, defender un proyecto frente a un jurado desconocido y frente a un público integrado por docentes y escuelas de todos lados”.

Así es que presentaron el proyecto el miércoles pasado en Saladillo.“Viajamos nosotras cuatro, las docentes, el papá de Sofía y nos pareció que iba a ser todo más formal y nada que ver, nos pudimos integrar con el resto de los alumnos de otros colegios y la pasamos muy bien”.

Sofía sostuvo que “había un cronograma estipulado, hubo un sorteo para ver en qué orden nos presentábamos, salimos anteúltimas, así que los nervios se fueron acumulando y hubo un intervalo en el cual Quique Wolf disertó y después de esa charla ya nos dieron la devolución a cada escuela y ¡no nos nombraban nunca! Hasta que nos mencionaron”, señaló Sofía.

Para terminar, sobre qué les deja como experiencia, Francisca opinó que “nos sirve cómo concientizarnos, cómo es un proyecto de investigación y para conocer más sobre suelos”. Camila “fue algo informal, estuvimos todos juntos, la pasamos bien, no fuimos a competir y aprendimos que el suelo es vida, hay que cuidarlo y no todas las personas saben sobre las propiedades del suelo”.

Culminó Sofía “podemos incorporar huertas familiares y/comunitarias y cuidar los suelos urbanos de la ciudad que están muy dañados por los residuos de las construcciones y también hay que concientizar que un buen cuidado conlleva a un buen suelo y es para todos. Es como el aire y el agua”.

Esto es sólo un precedente…

Popolo dio cierre a la entrevista cuando dijo que “aunque ellas egresan este año, el kit para analizar suelos obtenido como premio, es el legado que nos dejan y que da pie para que otros estudiantes continúen con la labor iniciada”.

EL DATO

Hubo una mención especial a la escuela del Carmen de Cacharí que presentó un trabajo muy interesante. El proyecto que presentaron las estudiantes de San Cayetano se pueden encontrar en la página 30, 31 y 32 (Agropecuarias).

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *