LA RESOLUCIÓN ESTARÍA EL 20 DE FEBRERO

Ex Molino Nuevo: compás de espera al aguardo de una decisión de la jueza que interviene en la quiebra 

Ese día la magistrada daría a conocer si alquilará la planta local a una empresa azuleña o a una de Saladillo, las cuales presentaron en el juzgado interviniente sendos proyectos para reactivar la producción. Al ser consultado por EL TIEMPO, el dirigente gremial Agustín Zambrana destacó que la situación de muchos de los ex trabajadores es “dificilísima”. “Estamos viviendo de changas y con eso no hacemos nada”, dijo. Por su parte, voceros de la firma local que presentó una iniciativa para reactivar la planta, destacaron que es muy importante poder mantener estos puestos de trabajo -aunque no sería la totalidad de los ex empleados de Molino Nuevo-, generar otros nuevos -en caso de ser necesario- y poder darle estabilidad laboral a la fábrica.

En un panorama de marcada incertidumbre en lo que a lo laboral se refiere, Azul no sufre sólo las consecuencias del cierre de FANAZUL. La Corrugadora Clavens bajó las persianas; la cerámica Valle Viejo transita por un camino sinuoso; la textil HM también enfrenta un panorama ríspido; y la situación de muchos comercios tampoco es la más propicia.
Otro ejemplo es el del ex Molino Nuevo, donde aún se está al aguardo de una decisión de la jueza que interviene en la quiebra para determinar  cuál será el futuro de la planta industrial local.
En ese contexto, EL TIEMPO dialogó ayer con Agustín Zambrana, secretario General de la Unión Obrera Molinera Seccional Azul.
Al aguardo de una decisión
En principio, el dirigente gremial contó que “estamos a la espera de que la Jueza resuelva, ahora en la primera quincena de febrero qué va a hacer con el Molino, si lo alquila o no y a quién”.
Asimismo Zambrana informó que la posibilidad de la puesta en marcha de una cooperativa  a cargo de los ex empleados de Molino Nuevo quedó totalmente descartada.
“Para nosotros también ya era inviable. Pasaron más de 9 meses y la situación no es la misma”, explicó.
En ese sentido, el referente de los molineros contó que a partir de ello, la decisión de la magistrada interviniente en la causa recaerá en la empresa local H. J. Navas o en una firma de Saladillo.
“Estamos viviendo de changas”
Sobre la situación que están atravesando los trabajadores Zambrana aseguró que es “dificilísima”. “Hoy por hoy en Azul no hay nada. Estamos viviendo de changas y con eso no hacemos nada”, agregó.
Al ser consultado respecto a la continuidad laboral de los ex empleados del Molino en caso de que la planta sea alquilada a una u otra firma, el dirigente sindical respondió que “desde la empresa de Saladillo se indicó que nos tomaría a todos y desde la de Azul en un principio se dijo que iban a tomar a 10”. “Pero cuando éramos 28 en la planta nos faltaba gente, con sólo 10 personas va a ser imposible. Supongo que tendrán pensado tomar gente de otros lugares”, añadió.
Asimismo, el secretario General de la Unión Obrera Molinera Seccional Azul comentó que actualmente son “aproximadamente 19 ex empleados los que quedamos, ya que hay chicos que consiguieron trabajo en otros lugares”.
“Lamentablemente no nos escucharon”
Por otro lado Zambrana hizo hincapié en que “lo único que queremos es trabajar. Lo que lamentamos es que la Jueza no dio lugar a nuestro pedido en su momento. De esa forma el que lo compre o lo alquile lo hubiese encontrado en mejores condiciones y en marcha”.
“Nosotros queríamos que nos dejaran trabajar durante cuatro o cinco meses y después se veía qué pasaba, si nos la daban a notros como cooperativa, si la alquilaban o si al vendían. Lamentablemente no nos escucharon”, concluyó.

EL DATO
La planta del Molino Nuevo se paralizó en marzo del año pasado. Sus propietarios se desentendieron de la empresa al no proveer la materia prima necesaria para producir. Además, dejaron de pagar los salarios a sus 29 trabajadores A fines de junio de 2017 falleció Martín Corna, el accionista mayoritario de la firma, lo que sumó más interrogantes a los empleados respecto a su futuro laboral. A partir de ese momento se empezó a hablar de la quiebra. En ese tiempo, alrededor de 12 trabajadores comenzaron los trámites para conformar una cooperativa que les permitiera seguir trabajando, pero esta propuesta no logró dar frutos  Desde allí las gestiones realizadas por los obreros molineros fueron muchas.

LA POSTURA DE LA FIRMA H.J. NAVAS
Voceros de la firma H. J. Navas también hablaron ayer con este medio acerca de la situación -de cara al futuro- del ex Molino Nuevo.
Según se indicó “hicimos una propuesta que actualmente está en el Juzgado y el 20 de febrero se va a saber quién toma el Molino, si somos nosotros o alguna otra empresa”.
También se destacó que ya está confeccionada “la nómina de la gente que va a trabajar. Si no son los ex empleados porque están trabajando en otro lugar, debido a que ya pasó mucho tiempo, veremos la forma de encontrar otro personal”.
Desde la firma local se considera muy importante poder mantener estos puestos de trabajo -aunque no sería la totalidad de los ex empleados de Molino Nuevo-, generar otros nuevos -en caso de ser necesario- y poder darle estabilidad laboral a la planta.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *