Exceso de peso en las rutas

 

No es una novedad. Hace años las autoridades provinciales y locales lo saben y no hacen nada para combatir la infracción que se cometen de transportar mayor kilaje de carga por las rutas provinciales y nacionales.

Un funcionario provincial hace años se quejaba por esto cuando se le preguntó si el presupuesto tenía asignada una partida para arreglar las rutas. La respuesta fue que si no se circula con sobrepeso es factible. Porqué las carreteras se rompen cada vez más y más rápido por ese motivo.

Especialmente cuando vienen las elecciones aparecen funcionarios que prometen poner balanzas móviles en distintos lugares. Eso no se ve y las balanzas fijas, especialmente en la Ruta Nacional número Tres en cercanías de Monte, nunca se ve que se detenga un camión. La realidad que se puede circular en la provincia de Buenos Aires con exceso de peso y es muy difícil que se controle.

Este tipo de anomalía, cometida a menudo en predios cercanos a la Ruta Nacional número Tres y a la vista de todos, que mereció informes periodísticos sin que ninguna autoridad municipal, provincial o nacional se hiciera eco de esta grave situación que produce un deterioro en el pavimento por el paso de estos vehículos sobrecargados y los consiguientes accidentes que esta situación podrían derivar. También resulta evidente la reducción del margen de maniobra que el conductor de estos vehículos puede tener en caso de aparecerse un imprevisto.

A raíz de un reclamo más, que se realizó a las autoridades municipales en el sentido de verificar el control del peso de los transportes de piedra que salen a las carreteras de la región luego de pasar por un centro clandestino de cargas y de subir en el acoplado un excedente de peso máximo permitido por la reglamentación vigente, la Dirección de Seguridad, Control Urbano e Inspección General del Municipio de Azul realizó un operativo con el apoyo de personal policial de Seguridad Vial Azul.

Se constató que en un camino vecinal de sección chacras, próximo al kilómetro  297 de la Ruta Nacional número Tres se desplazaba un camión con acoplado de gran porte, subiendo en la cinta asfáltica. Se intentó interceptarlo, pero el conductor intentó evadir y darse a la fuga. Una vez logrado el objetivo fue demorado.

Previendo que tendría exceso de sobrecarga, se lo trasladó a una balanza pública donde se constató que tenía un peso total de 73.000 kilogramos. La carga máxima autorizada por normas vigentes es de 45.000 kilogramos, por lo cual se procedió a decomisar el excedente de arena de piedra, que llevaba,  labrándose las actuaciones contravencionales.

Es de esperar que a futuro se continúen llevando a cabo este tipo de procedimientos de control de cargas de transporte que circulan por las rutas próximas a la ciudad, no solamente por parte de las autoridades del municipio de Azul, que cuenta con escasas herramientas técnicas y humanas disponibles. Sino también por parte de las municipalidades de la zona, de la provincia y de la nación.

Que sea una política nacional y provincial de que los vehículos de carga que transitan por las rutas tengan la obligación de detenerse en los puestos fijos que funcionarán las 24 horas durante los 365 días del año para pesar la carga. Además de la presencia de balanzas móviles que se colocan en cualquier lugar de la ruta, todos los días del año, para realizar este tipo de controles sorpresivos.

Esta podría ser una forma de mantener mejor a las rutas provinciales y nacionales para que circulen todo tipo de vehículos.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *