TENÍA 27 AÑOS

Falleció ayer el joven al que hirieron a balazos el sábado

El albañil que está detenido por el hecho será indagado nuevamente hoy en Tribunales, ya que ahora le imputan un homicidio. También lo acusan de haber baleado con una carabina al otro joven que resultara víctima de estos incidentes, ocurridos en Villa Fidelidad. El encausado registra un antecedente por un asesinato que cometió en diciembre de 1998. Por ese crimen, que tuvo como víctima a un joven al que le disparó con un revólver a la salida de un baile en el club San Martín, lo habían condenado a trece años de prisión.

Fuentes judiciales confirmaron a este diario que el joven que el pasado sábado había resultado herido de dos disparos en un incidente ocurrido en Villa Fidelidad, mismo hecho donde a otro azuleño que tiene 19 años lo hirieron de un balazo en una pierna, falleció ayer.

Su deceso se produjo alrededor de la hora seis, mientras permanecía internado en Terapia Intensiva del Hospital Pintos, el centro asistencial municipal al que había sido derivado el sábado último instantes más tarde a registrado lo que ahora, desde una Fiscalía con sede en los Tribunales de esta ciudad, se está investigando como un homicidio.

Por el caso, tal lo que ya fuera informado en la edición del pasado domingo de EL TIEMPO, está detenido un hombre que tiene 41 años y que se llama Martín Aníbal Bermay.

El joven que falleció ayer tenia 27 años y se llamaba Miguel Omar Imas.

En las primeras horas de la mañana del sábado último fue trasladado en una ambulancia al Hospital Pintos a causa de esos dos disparos que había recibido durante un incidente registrado en inmediaciones del club San José que está en Villa Fidelidad.

Uno de los balazos, con orificio de entrada y salida, había sido localizado en su muslo izquierdo. Pero la lesión vital, la misma que ayer se tradujo en su deceso, fue un disparo que recibió en su rostro.

Sobre la base de las primeras averiguaciones realizadas por lo sucedido, a Imas lo hirieron con un arma de fuego calibre 22 que, según se cree, se trata de una carabina que ese mismo sábado, instantes después a que el joven que murió ayer y el otro resultaran heridos, la Policía incautó en poder de Bermay cuando fue aprehendido.

El albañil, al que también le secuestraron un cuchillo que portaba en ese entonces, está sospechado de ser el autor de los disparos.

Desde el mismo sábado en que ingresó al Hospital Pintos, el estado de salud de Imas fue considerado extremadamente crítico, teniendo en cuenta que el plomo de una bala, tras haber ingresado por su rostro, había quedado alojado en su cabeza, lo cual hizo imposible en ese entonces -dado lo grave de la situación- que pudiera ser operado.

La situación derivó así en que ayer, cuando era alrededor de la hora seis, se produjera su muerte en el centro asistencial municipal.

Después, desde la Fiscalía que está interviniendo en este homicidio, se ordenó que el cuerpo fuera sometido a una autopsia en la sede local de la Policía Científica.

Otra indagatoria

El deceso de Miguel Omar Imas obligó ayer a recaratular la causa penal que por lo sucedido el sábado último en Villa Fidelidad se está instruyendo desde la UFI 13, la Fiscalía que actualmente está a cargo del Dr. Javier Barda.

Aquel día, en horas de la tarde, en carácter de aprehendido Martín Aníbal Bermay había sido trasladado desde la Seccional Primera local de Policía a Tribunales, en donde fue indagado y se negó a declarar.

Pero en ese entonces, teniendo en cuenta que el joven que falleció ayer aún estaba con vida, a Bermay lo procesaron por los delitos lesiones leves, portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal y homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, en concurso real”.

Es por eso que, según voceros judiciales señalaron a EL TIEMPO, nuevamente hoy el albañil de 41 años será trasladado a Tribunales.

En esa nueva audiencia a llevarse a cabo en la sede de la UFI 13, prevista para la hora nueve, con el expediente judicial iniciado y desde ayer recaratulado Bermay será indagado por los siguientes delitos: lesiones leves, portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización legal y homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real.

Otro dato importante vinculado a lo que está siendo la investigación de este asesinato se relaciona a que el albañil permanece actualmente privado de la libertad en carácter de detenido.

Esa medida cautelar había sido dispuesta por la jueza de Garantías Mariana Irianni, luego de la indagatoria del sábado en la que Bermay se negó a declarar.

Dos heridos

Todavía en plena etapa de investigación y con varias declaraciones testimoniales ya incorporadas al expediente judicial que se continúa instruyendo, diferentes versiones indican que los tres protagonistas de este hecho, es decir, el joven que ayer falleció, el que resultó herido de un balazo en una pierna y el presunto autor de los disparos, habían estado en la madrugada del pasado sábado en el club San José, que está situado en una de las esquinas de las calles San Carlos y Bolívar del ya mencionado barrio Villa Fidelidad.

Las versiones que se conocen hasta el momento de diferentes testigos, entre ellas la del joven que recibió un disparo en una de sus piernas y que se tradujo en que resultara con una lesión leve, indican que una discusión por una cuestión de poca trascendencia fue la que después derivó en que Imas y la otra víctima fueran heridos a tiros.

El primero en resultar lesionado de un disparo, cuando habían transcurrido algunos minutos de la hora cinco del sábado último, fue un joven a quien voceros policiales y judiciales identificaron como Fernando Javier Andrada.

De 19 años, también fue atendido aquel día en el Hospital Pintos, donde se comprobó que ese disparo que presentaba en una de sus piernas no revestía gravedad, por lo que no quedó internado.

Tras ese primer incidente que lo tuvo a Andrada como víctima, registrado en las afueras del club San José, se produjo el otro donde el que resultó herido fue Imas.

Voceros policiales señalaron que un predio que está en Bolívar y Chaves, en inmediaciones de la Unidad Sanitaria número 2, se convirtió en el lugar donde el joven que murió ayer resultó herido a balazos hace tres días.

Aparentemente, el agresor aguardó a que la víctima pasara por esa zona, para lo cual se ocultó entre unos pastizales, el lugar desde donde posteriormente le disparó en al menos dos ocasiones.

Uno de las heridas quedó localizada en el muslo izquierdo de Imas. La otra, la vital, la misma que ayer derivó en su muerte, en el rostro, después de que un balazo impactara sobre la cara del joven y el plomo del proyectil quedara alojado en su cabeza.

Una vez alertado el personal policial sobre lo que había ocurrido, fue convocada también a Villa Fidelidad una ambulancia del Hospital Pintos para que -cuando era alrededor de la hora 5.45- ambos heridos fueran trasladados al centro asistencial municipal.

En ese mismo lugar, mientras permanecía en Terapia Intensiva, Miguel Omar Imas murió ayer víctima de lo que ahora es considerado un asesinato que lo tiene como imputado a Martín Aníbal Bermay.

De versiones de testigos que dialogaron con los investigadores, el nombre de Bermay surgió inmediatamente como el presunto autor de los disparos que hirieron a Andrada y ayer derivaron en el deceso de Imas.

Fue por eso que ese mismo sábado se montó un operativo que permitió, instantes más tarde a que ambas víctimas de este incidente resultaran heridas, detener al albañil, que se había dado a la fuga tras dispararle al joven ahora fallecido.

El arresto del hombre se produjo, señalaron voceros policiales, en la intersección de la Avenida República de Italia con la prolongación Norte de la calle Prat.

Bermay fue hallado en un terreno lindante a una obra en construcción. Y cuando policías lo localizaron, tenía una carabina calibre 22 cargada con cinco cartuchos y un cuchillo. Aunque se aguarda todavía el resultado de diferentes pericias, el arma de fuego sería la misma que utilizó para dispararle a ambos jóvenes.

El dato

Con esa carabina, además, fuentes policiales señalaron que le apuntó a uno de los efectivos de seguridad que participó en su arresto, aunque finalmente los uniformados lograron que depusiera su actitud y, de esa manera, aprehenderlo.

CONDENADO POR OTRO ASESINATO

El lunes 30 de agosto de 1999, un juicio realizado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 con sede en el Palacio de Justicia local había finalizado con la condena para Martín Aníbal Bermay a una pena de trece años de prisión.

En aquel debate, el mismo hombre que está detenido desde el pasado sábado por el crimen de Miguel Omar Imas fue hallado autor de un asesinato que en diciembre del año anterior se había producido a la salida de un baile llevado a cabo en las instalaciones del club San Martín de esta ciudad.

Los jueces que conformaron el Tribunal para ese debate fueron los Drs. Jorge Moreno, Mercedes Malére -ambos ya retirados del Poder Judicial- y Gustavo Abudarham, uno de los actuales integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal número 2 de Azul.

Un joven llamado Juan Pablo Fernández se había convertido en la víctima del homicidio por el que Bermay fue condenado en ese juicio.

El hecho había ocurrido en las primeras horas del 25 de diciembre de 1998, luego de un incidente a la salida de un baile que se hizo en el club San Martín, que está situado en una de las esquinas de las calles Alvear y Bogliano de este medio.

Según lo que quedó probado en ese debate que tuvo como escenario el TOC 1, Martín Bermay le efectuó un disparo con un revólver calibre 22 a la víctima.

Al momento en que Fernández resultó herido, se encontraba en la caja de una camioneta en la que también iban otros jóvenes, vehículo que circulaba por la ex calle Tucumán entre Alvear y Rivadavia.

Después de dispararle, Bermay se deshizo del arma de fuego utilizada en el hecho, la cual arrojó al techo de una casa ubicada en una de las esquinas de Colón y Malére.

El balazo que Fernández recibió ingresó por su espalda, a la altura de uno de sus omóplatos, y afectó a su pulmón derecho. Gravemente herido, alcanzó a ser trasladado con vida al Hospital Pintos, el centro asistencial donde posteriormente se produjo su deceso.

En el marco de la investigación iniciada en aquel entonces, Bermay había sido detenido como el presunto autor de este homicidio, mismo hecho por el que en diciembre de 1999 fue condenado en primera instancia a los ya referidos trece años de prisión.

La fiscal Silvia Etcheverry, actualmente también retirada del Poder Judicial, fue quien instruyó el sumario penal por lo sucedido y la misma funcionaria que representó al Ministerio Público en el debate.

Durante la investigación del caso había sido realizada una reconstrucción del crimen y en aquel juicio la Dra. Etcheverry, en su alegato, había solicitado que condenaran a Bermay a quince años de prisión como el autor del asesinato de Fernández.

En cambio, el abogado del encausado -el ya fallecido Héctor Rodríguez- había pedido la absolución de quien, según finalmente quedara probado para los jueces que intervinieron en este proceso, se convirtió en el autor de lo que a escala penal fue considerado como un homicidio simple.

En el fallo, además, Bermay fue declarado “reincidente por primera vez” por un antecedente penal computable que registrada en ese entonces, el cual databa del 7 de agosto de 1995, cuando había sido condenado por otro delito a una pena de nueve meses de prisión.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *