TENÍA SIETE AÑOS

Falleció ayer la nena que había sufrido gravísimas quemaduras

 

Estaba internada en el Hospital Garrahan de la ciudad de Buenos Aires, después de resultar con lesiones de consideración en un accidente doméstico que el martes último se produjo en un campo donde vivía con su familia.

Geraldine Peralta Panario, la nena de siete años que el pasado martes había sufrido gravísimas quemaduras en diferentes partes de su cuerpo en un campo ubicado en el Partido de Azul, falleció ayer en el Hospital Garrahan de la ciudad de Buenos Aires.

La información fue confirmada a EL TIEMPO por fuentes judiciales ligadas al sumario penal que por el caso se había iniciado, que está caratulado ahora como muerte por accidente y se instruye desde la UFI 2 a cargo de la Dra. Laura Margaretic.

La menor fallecida ayer había sido trasladada en un helicóptero sanitario al Garrahan el miércoles por la tarde, después de que ni bien resultara gravemente herida a causa de las quemaduras que sufrió fuera traída por su mamá y su padrastro al Hospital de Niños de Azul.

Los hechos que derivaron en su deceso y ahora son materia de una investigación en ese expediente judicial que se está instruyendo datan del pasado martes en horas de la noche.

Aquel día, en un establecimiento rural ubicado en la Ruta Provincial 60, en jurisdicción del Partido de Azul y a aproximadamente unos 15 kilómetros de esta ciudad, se registró el accidente doméstico que le provocara la muerte a la nena ayer.

Según lo que fuentes policiales habían dicho, mientras estaba en la cocina de la vivienda del campo la menor fue alcanzada por las llamas a causa de una explosión, en momentos que su padrastro estaba cargando combustible con un bidón en un grupo electrógeno y la nena lo alumbraba con una vela.

Con lesiones en un 60 por ciento de su cuerpo a causa de las quemaduras que sufrió, su padrastro -que también resultó herido por las llamas- y su mamá  trasladaron a la nena en un vehículo desde el campo hasta Azul, ese mismo martes por la noche.

La menor permaneció hasta el día siguiente en el Hospital de Niños de esta ciudad. El miércoles por la tarde se hizo efectivo su traslado al Hospital Garrahan que está en la Capital Federal, el centro asistencial donde ayer falleció a causa de esas graves lesiones que presentaba en diferentes partes de su cuerpo.

Voceros de la Seccional Primera local habían identificado al padrastro de le menor como Diego Alzamendi, un trabajador rural azuleño de 41 años que durante el hecho resultó con quemaduras en su rostro y en sus manos.

Esa situación derivó en que también tuviera que ser internado. En su caso, en el Hospital Pintos de esta ciudad, el centro asistencial donde hasta anoche permanecía, según lo informado.

El dato

El cuerpo de Geraldine Peralta Panario iba a ser sometido ayer a una autopsia en Capital Federal, antes de su traslado a Azul para su posterior velatorio y sepelio, habían informado fuentes judiciales.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *