EN BUENOS AIRES

Falleció la tenaz luchadora Marta Pignatelli Catriel

 

Ayer falleció la Sra. Marta Pignatelli Catriel a los 72 años en Capital Federal.
ARCHIVO EL TIEMPO
<
>
Ayer falleció la Sra. Marta Pignatelli Catriel a los 72 años en Capital Federal. ARCHIVO EL TIEMPO

Ayer falleció la Sra. Marta Pignatelli Catriel, a los 72 años. Su deceso se produjo en Capital Federal, víctima de una enfermedad que agravó su estado de salud en los últimos meses.

Era presidenta de la Comunidad Cacique General de las Pampas Cipriano Catriel, tercera generación, bisnieta del Cacique Modesto Don Cipriano Catriel. Siempre dedicó su tiempo a luchar por la reivindicación de la historia de los pueblos originarios; desde muchos años, cada 24 de junio organizaba la llegada del Año Nuevo Aborigen con una ceremonia que comenzaba el 23 por la noche, con un fogón y la celebración típica.

Luchadora, no solamente reclamaba por las tierras que le pertenecían a sus ancestros, sino también por el hecho de que a la cultura aborigen se la sienta propia en su tierra. Habitaba Villa Fidelidad, que es el barrio más antiguo de Azul; el último domicilio de Marta fue sobre Roca. Enfermera de profesión, trabajó la mayor parte de su vida en el Hospital Municipal “Dr. Ángel Pintos”.

En mayo de este año, desde una de las bancas del Concejo Deliberante se presentó un proyecto que ella había impulsado: ver flamear la bandera de los pueblos originarios (wiphala) en cada una de las plazas principales de Azul, Chillar y Cacharí. Fue aprobado por unanimidad.

Además, asistió durante, aproximadamente, un año a la puerta de la Municipalidad -con una frecuencia de dos o tres veces por semana- para reunir firmas en pos de un censo provisorio para posteriormente realizar una investigación para saber cuántos azuleños descendientes de aborígenes hay. Ese objetivo lo continuará su hijo, Domingo Gallardo, de la misma forma que lo hará con el deseo de su madre de montar un museo, puesto que hay objetos que la familia tiene atesorados. El anhelo de Marta era que los azuleños conocieran su cultura originaria.

El edil Omar Seoane realizó las gestiones para traer a Azul, desde el Museo de La Plata, las seis urnas que contienen los restos de los Catriel que están en custodia de la familia; la idea es que cuando se culmine el monumento en la Plaza de los Pueblos Originarios, destinarles allí un lugar.

Lamentablemente se perdió una incansable luchadora, un referente de la cultura pampa que envuelta en su poncho se va a extrañar en cada uno de los actos que impulse la familia Catriel.

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *