Falta una política clara en medio ambiente

Que haya ratas en el Colegio Normal no es algo atípico ni novedoso. Hay roedores en toda la ciudad y es necesario un plan integral de control de plagas que sea ejecutado por las autoridades correspondientes y sea acompañado por la comunidad.

Lo cierto es que las ratas y otras alimañas transmiten un montón de enfermedades y si bien es prácticamente imposible combatirlas, es necesario controlarlas por una cuestión de salubridad e higiene.

Esto motivó que desde el plenario de comisiones vecinales hicieran público su reclamo y su preocupación porque, según lo aseguraron, los barrios están llenos de ratas e incluso indicaron que hay una proliferación de las mismas.

Los integrantes de la mesa ejecutiva del Plenario de comisiones vecinales aseguran que desde la entidad han reclamado por esta problemática varias veces e incluso en el mes de febrero los vecinos de Plaza Oubiñas elevaron una nota al Ejecutivo municipal manifestándole su preocupación por la falta de saneamiento de la ciudad, que no se tuvo contestación.

Lo que se pidió en esa misiva es que se pudiera trabajar en forma conjunta las comisiones, el municipio y el departamento de Zoonosis Rurales para ir erradicando este flagelo.

Existe una situación difícil por la presencia del arroyo y los vecinos permanentemente informan acerca de las ratas que tienen y que inclusive ingresan a los domicilios. Esta problemática no es nueva, ni de esta gestión. Hace mucho tiempo que se está luchando para que se elabore un plan integral de saneamiento ambiental y que tenga continuidad en el tiempo.

Un plan integral significa no sólo trabajar desde el municipio, sino también con el apoyo de instituciones como Zoonosis, las escuelas, los hospitales y los barrios, porque esta invasión es muy difícil erradicarla. También hace falta que se tome conciencia en la población.-

En Azul hay más de 7.000 terrenos baldíos que tienen dueños y están sin control y descuidados, que son un foco infeccioso. Hay casas que deberían ser demolidas,  donde proliferan los roedores. Para el plenario de comisiones vecinales lo único que hace el municipio frente a esta problemática es darles cebos a los vecinos y eso no alcanza. El pasto no se corta, la gente tira basura, existen basurales a cielo abierto, aguas estancadas. Todos son focos de posibles enfermedades.

Se esta en peligro de contaminación y si no se toma conciencia se va a convivir con las ratas que se comen las cañerías de las casas. Se dice que contagia el Hantavirus no es de ciudad, pero tanto los límites del arroyo como de las vías, ahora están prácticamente en contacto con el área rural.

Hay que tener en cuenta que existen ordenanzas que estimulan el cuidado y  mantenimiento de los espacios públicos, de los terrenos fiscales y baldíos y de las veredas, pero muchas de ellas son obsoletas y hay que actualizarlas porque se hicieron en base a una población que se triplicó.

Si no partimos de un plan integral y de concientización donde exista una política clara en materia de medio ambiente la situación va a seguir igual o se va a empeorar. No hay que esperar que aparezca un brote de Hantavirus, porque ya es tarde. Es necesario prevenir con acciones concretas para que la gente tome debida dimensión de la problemática que acarrean los roedores y otras alimañas.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *