“FANAZUL ha dejado de producir de forma definitiva”

Algunas pocas líneas más agrega el comunicado emitido, al cabo de la reunión en la sede de Cabildo, por la Dirección General de Fabricaciones Militares. En la reunión con trabajadores y el Intendente, Luis Riva no aportó argumentación técnica que contraste  con el informe en el que los fabriqueros respaldan la sustentabilidad de la fábrica.

Marcelo Laporte, Juan Arruti y el intendente Bertellys, integrantes de la comitiva que ayer viajó a la ciudad de Buenos Aires, a la reunión que se desarrolló en la sede de Fabricaciones Militares, donde al cabo de la misma se decidió el cierre definitivo de  FANAZUL. NICOLÁS MURCIA


Escribe: Silvio Randazzo, de la Redacción de EL TIEMPO
Que una de las personas destinadas por Fabricaciones Militares a tratar la posible  reapertura de FANAZUL se apellide Speranza (consideramos un ínfimo detalle el comienzo con s), es uno de los tantos contrasentidos que ofreció la reunión de ayer en Cabildo 65, en el barrio de Palermo, sede central de FM. Es uno de los abyectos matices donde posarse al momento de pensar las dos horas y media de reunión como una nueva demostración de desprecio a los fabriqueros azuleños.
Es que ya se torna una porfía estúpida intentar entender (incluso presumiendo rigor periodístico) la postura de Luis Riva, es decir, de FM, es decir del Gobierno Nacional, como otra cosa que no sea un capricho. El interventor recibió a Claudio País y Marcelo Laporte, trabajadores de FANAZUL, el intendente Hernán Bertellys, el subsecretario de Empleo y Producción de la comuna, Juan Arruti, y a Darío Valentino, uno de los técnicos de la planta local. Esta delegación aspiraba a un trato responsable por parte de Speranza y Riva; y ese grado máximo de responsabilidad no pasaba por recibirlos a horario, ofrecerles café o preguntarles por sus familias: la responsabilidad estaba claramente dada en la devolución del informe que defendía -con argumentos técnicos- la solvencia productiva y económica de FANAZUL. ¿Qué tipo de devolución esperaban y necesitaban los trabajadores, cualquiera sea la suerte por ellos a correr? Una devolución cimentada en igual o mejor calidad de información técnica, una devolución que, dotada de los detalles de rindes, gastos y probabilidades, diera por tierra (si acaso ese es el fin pretendido) el informe entregado en mano a Gustavo Lopetegui en Casa Rosada, unas dos semanas atrás.
Pero no hubo caso, como no lo viene habiendo: en el cuarto piso del portentoso edificio de Cabildo, el interventor no ofreció contraste alguno al referido informe; sólo una suerte de mantra compuesto por algunas frases gastadas: “Los números no dan”, “Ya es una decisión tomada”, “Vemos a Fabricaciones Militares como un todo”. De información concisa, de datos “científicos”, ni noticias. Y como si el cinismo fuera una fragua permanente de sus reflexiones, Riva les manifestó dos “enojos” puntuales a los fabriqueros presentes: La denuncia por las malas condiciones de seguridad (escenario producido, una vez que se anunció el cierre de la fábrica, por la contratación de personal no idóneo para tales fines) que fuera radicada en sede judicial; y el acampe (más el ocasional vallado en el ingreso) que han establecido en torno al Palacio Municipal, medida que -a decir de Riva- expone a Bertellys y le hace pagar un costo político muy grande. En el razonamiento del interventor, las consecuencias de su decisión de cerrar FANAZUL son desatinadas e insensibles y debió primar la sensatez a priori. ¡Qué desconsiderados los fabriqueros!: hacer un acampe por la “ñoñería” de perder su trabajo.
Según una fuente gremial consultada por este medio, la mirada global sobre FM que Riva predica, en parte adquiere ‘coherencia’: se barajan alrededor de 800 despedidos más en este ámbito estatal, 50 de los cuales se producirían en la sede central que ayer amparó esta reunión. Volviendo a ésta, las dos horas y media transitaron por un árido sendero de emociones mezcladas. Arruti fue tal vez el interlocutor preponderante, o al menos el que empujó a que, en el corolario de la cita, Riva le reconociera su vehemencia. También los obreros sostuvieron un rol destacado, poniendo en aprietos a los anfitriones toda vez que les solicitaron fundamentos técnicos, trascendentes de una decisión política alimentada por la filosofía de gestión que abarca los niveles nacional, provincial y azuleño. El jefe comunal fue quien rompió el hielo de una ocasión candente y recién retomó la palabra en el cierre, expresándole a Riva y Speranza su voto positivo en favor de la reapertura de FANAZUL.
La única ventana abierta para quienes habitan esta oscura “bodega” es la vía provincial, puesta en el tapete de las esperanzas (ahora con e) por Riva durante la reunión y luego, en el encuentro con la prensa, por Bertellys. “Vean si Provincia absorbe la fábrica”, dijo el interventor al grupo llegado desde Azul. El Intendente no descartó un camino fértil en esa dirección. Cabe preguntarse si la gestión de la gobernadora Vidal, una profusa ausencia al momento de registrar alusiones (y dedicaciones) respecto a FANAZUL y su cierre, intentaría siquiera un estudio de “provincializar” la administración de la fábrica azuleña. Una posibilidad tan fría como el comunicado (sin firma de responsable alguno) con el que la Dirección General de Fabricaciones Militares informó a este medio de la decisión: “No es posible mantener la continuidad de la planta de Azul, por lo que en consecuencia comunicamos que ha dejado de producir en forma definitiva en todas sus líneas de producción”.
Comencé la nota hablando de cinismo. La cuenta de mayor quilate de ese collar es una consideración de Riva, pretendidamente elogiosa, a uno de los fabriqueros presentes en el 4° piso de la sede de FM: “A vos te va a ir bien. Me gustaría contar con alguin como vos en Villa María”. Lo que se dice un profesional.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *