ENTREVISTA

Federico Hernán Bertellys: el primero de sus cuatro años de gestión en la comuna

 

El Intendente recibió en el despacho oficial a EL TIEMPO para responder uno a uno todos los interrogantes que se le plantearon. De buen humor, reconoció cuestiones que la gestión tiene pendientes de realización y priorizó hablar del “futuro” más que del “pasado” a partir de un cambio cultural y de ánimo de los azuleños. Sin embargo, repartió duro y parejo para sus dos predecesores. También se refirió a la falta de diálogo con el Plenario de Comisiones Vecinales; afirmó que el plan de salud en el distrito es “caro e ineficiente”; y justificó la erogación de partidas en concepto de pautas publicitarias en los medios. Como no podía ser de otra manera también analizó su pase a Cambiemos, en lo que fue el mayor cimbronazo político a nivel local en el año que pasó.

“Este es un gobierno absolutamente peronista en su forma porque actúa en consonancia con las necesidades de los que menos tienen y dándole lo que hacía Perón, que consistía en llevarle beneficios al pueblo. Los buenos peronistas siempre hicieron muchas obras para el pueblo. Nosotros intentamos imitar a esos buenos peronistas”, afirmó Hernán Bertellys. “Hoy los números están equilibrados. En una primera etapa Adriana Guedes y Fabián Caro hicieron un trabajo en equipo fenomenal. Con la incorporación de (Agustín) Carús, los números se terminaron de ordenar, lo que permite cerrar un año financieramente ordenado y económicamente aceptable”, expresó el jefe comunal cuando recibió a EL TIEMPO.
<
>
“Este es un gobierno absolutamente peronista en su forma porque actúa en consonancia con las necesidades de los que menos tienen y dándole lo que hacía Perón, que consistía en llevarle beneficios al pueblo. Los buenos peronistas siempre hicieron muchas obras para el pueblo. Nosotros intentamos imitar a esos buenos peronistas”, afirmó Hernán Bertellys.

Escribe: Augusto Meyer – augustodmeyer@yahoo.com.ar

Los cierres de año son tiempos en los que comúnmente hacemos balances de toda índole. El Intendente Municipal de Azul los hace y los hizo públicos durante una entrevista mantenida con EL TIEMPO en el despacho oficial pocos días antes de la finalización del año 2016, el primero de un mandato de cuatro. Federico Hernán Bertellys marcó claras diferencias con el panorama que había en la comuna doce meses atrás y aseguró que su administración trabaja fuerte para lograr un cambio “cultural” y de “ánimo” expresado en la ciudadanía. “No hemos podido sanear el déficit; por eso terminamos un año económicamente aceptable, pero no con el logro que deberíamos tener. Eso lo lograremos en los cuatro años de gestión”, indicó.

En la conversación con este matutino, el jefe comunal se despegó del calificativo que le hacen desde sectores del ultra-kirchnerismo local cuando se lo acusa de “traidor” por su pase a Cambiemos, y admitió que dejó de tener trato con referentes del justicialismo local.

Con preferencia para hablar “del futuro” más que del “pasado”, el titular del Ejecutivo municipal igualmente respondió cuando se lo consultó acerca de la “pesada herencia” que le dejó José Inza y de las denuncias penales mediante las que se investigan supuestos hechos de corrupción de la administración que a él lo precedió en el Municipio. De hecho, Bertellys no sólo criticó al médico cardiólogo –recientemente procesado, fichado e indagado en el marco de causas en las que también están involucrados dos integrantes de su gabinete- sino que repartió duro y parejo sobre la figura de Omar Duclós.

Primer balance 

-¿Cómo llega a este fin de año?

-Comparativamente con el fin de año anterior llegamos con un montón de objetivos cumplidos. En lo personal, con una comodidad en el lugar donde me toca trabajar. Tengo esta vocación y la llevo adelante rodeado por algunos están desde el comienzo y otros que se fueron sumando al equipo de trabajo. Tengo una situación familiar favorable, muy buena, óptima, y una situación de salud buena. Llego a este fin de año muy satisfecho.

-No se lo ve tanto cantando. ¿Recibió alguna sugerencia? ¿Es una decisión personal?

-No le tengo vértigo a los escenarios. Para nada. En la presentación que hicimos en Villa Piazza Sur me di el gusto, después que terminó todo, de cantarme dos canciones. “El zorro pierde el pelo pero no las mañas…”.

Diálogo sin intermediarios 

-Repasando el discurso que pronunció en el Concejo Deliberante en el marco de la apertura de sesiones ordinarias del año pasado habló de tener al diálogo “como eje”. Sin embargo no tiene comunicación con el Plenario de Comisiones Vecinales. ¿A qué se debe?

-El diálogo es desde dos lugares. Cuando el diálogo se plantea desde una forma que no es constructiva,  a veces es mejor el silencio. No es más que eso. Ya va a venir el tiempo en que vamos a poder dialogar, pero lo importante es que nosotros tenemos diálogo directo con el vecino. Es lo que me trajo a este lugar: tener la intuición de interpretar lo que la gente necesita; lo que está pensando o soñando para su casa, su barrio, su cuadra, su pueblo. Es como cuando uno habla directamente con Dios. Hay intermediarios, pero yo prefiero siempre el diálogo directo.

-En cuanto a demandas de la gente era sencillo elaborar una lista porque Azul venía postergada en servicios, fuentes de trabajo, turismo, etc.

-Todos teníamos la lista de las falencias y de lo que necesitaba Azul. En este primer año, a nivel Municipio teníamos que hacer un ordenamiento. El ordenamiento de la planta municipal o de la economía municipal no le lleva al vecino ningún hecho concreto, pero era imprescindible hacerlo. A partir de un municipio ordenado, se puede avanzar en otros temas.

-En el mismo discurso dijo que los concejales “iban a estar a la altura de las circunstancias”. Habló de “acuerdo” y de “madurez” en la designación de las autoridades del cuerpo. ¿Sigue pensando lo mismo?

-Sí. Cuando abrimos las urnas y contamos los votos, yo dije que ‘a partir de ahora, la camiseta que prevalece es la de Azul’. Creo que también ellos, con sus matices, tienen puesta la camiseta de Azul. Estamos emprendiendo un camino que recién lleva un año y que seguramente se va a fortalecer en este 2017 con coincidencias. Tiene que ser un camino de ida y vuelta donde todos estemos pensando un poco en el slogan “Primero Azul”.

“No hemos podido sanear el déficit”

-Los números que dio en el Concejo reflejaban un saldo de disponibilidades de menos de 6 millones de pesos; cheques diferidos con vencimiento al 25 de diciembre de 2015 por 4 millones de pesos; acuerdo en descubierto 9 millones de pesos; y uso de fondos afectados al 30 de noviembre de 2015 por 36 millones de pesos. ¿Cómo están en la actualidad las finanzas del Municipio?

-Hoy los números están equilibrados. En una primera etapa Adriana Guedes y Fabián Caro hicieron un trabajo en equipo fenomenal. Con la incorporación de (Agustín) Carús, los números se terminaron de ordenar, lo que permite cerrar un año financieramente ordenado y económicamente aceptable. No hemos podido sanear el déficit; por eso terminamos un año económicamente aceptable, pero no con el logro que deberíamos tener. Eso lo lograremos en los cuatro años de gestión.

-Hace un año la comuna no tenía acceso a créditos en el Banco Provincia. ¿Cómo es la cuestión hoy?

-Tenemos crédito. Hemos cumplimentado los requisitos y dado los pasos necesarios para equilibrar los números y actualmente podemos participar de leasings, de créditos nacionales e internacionales.

Una economía complicada

-También aseguró entonces que “no me va a temblar el pulso para llevar adelante acciones judiciales ante cualquier anomalía posible”, no sin antes advertir que le faltaban reunir 15 millones para pagar el aguinaldo.

-Sí. Era un momento muy crítico porque nosotros asumíamos el 11 (de diciembre de 2015) y teníamos tres días para cubrir un descubierto, creo que de 6 millones en el banco, y de esa manera teníamos la posibilidad de sacar otro descubierto para poder juntar lo que se necesitaba. Además pedimos ATN (Aportes del Tesoro Nacional) y ATP (Aportes del Tesoro Provincial), que son los aportes no retornables a la Nación y a la Provincia. Inmediatamente después se venían los sueldos de enero. Había una situación de acorralamiento del Municipio desde el punto de vista económico y también crisis política, gremial y grietas con instituciones. Hoy tenemos una relación muy fluida con todas las instituciones intermedias, que son importantísimas; y trabajamos en equipo con los municipales, que son el motor del funcionamiento de la gestión.

-Las denuncias penales se hicieron pero; ¿qué pasó con esas causas…?

-Y…están en manos de la justicia. La justicia tiene su tiempo y ya lo conocemos.

-¿Ustedes aportaron toda las pruebas…?

-Nosotros aportamos y seguiremos aportando.

-No son los tiempos esperables por ustedes y por la ciudadanía.

-Ninguna duda. La justicia debe determinar si fueron dichos populares o las pruebas son suficientes para que alguien tenga que quedar expuesto ante la justicia y ser condenado. Estamos a la espera; igual que cualquier vecino o tal vez más porque nosotros lo hemos sufrido en tener que afrontar una situación más que crítica al comienzo de la gestión.

-¿Qué le dicen los asesores legales del Municipio? ¿Hay pruebas para que la justicia vaya a fondo con las investigaciones?

-Sí. Se han presentado pruebas que seguramente con el tiempo van a llevar a algunas decisiones de la justicia que van a ser contundentes.

-En su momento dijo que se habían robado hasta los picaportes de la puerta de entrada…

-Era cierto. Eso no fue dicho figurativamente. Además no teníamos ni hojas para sacar fotocopias ni andaban las fotocopiadoras; no teníamos nafta para las bordeadoras. Cuando hicimos el primer viaje para gestionar fondos tuvimos que hacer una “vaquita” para el combustible y al principio usábamos nuestros vehículos particulares.

-La falta y rotura de maquinarias y el despiece de autopartes propiedad de la comuna permite suponer que pudo existir complicidad de algún empleado municipal, más allá de la responsabilidad que le pueda caber a los funcionarios políticos.

-Sí. Había un combo por la forma de gestionar que hubo pero, si me das a elegir, prefiero hablar del futuro y no del pasado.

Cambio cultural y de ánimo 

-En el mismo discurso usted anticipó que se venían “buenos tiempos para Azul; tiempos en los que el diálogo, la acción y la vocación nos permitirán recuperar la autoestima”. ¿Se está en ese camino?

-Cuando yo decía de impulsar una vuelta de tuerca cultural, hablaba de propiciar un cambio de ánimo para rescatar el orgullo de ser azuleño, y hubo distintos eventos que han hecho que esto se concrete. La gente ha levantado la autoestima. Entiendo que eso tiene que ver con la obra pública que se realizó y se está realizando; también con la llegada de Ricky Martin. Era una utopía que un artista internacional de ese nivel pudiera llegar a Azul. Asimismo con el cierre del Festival Cervantino, que fue distinto a todo lo que se había vivido en los nueve años anteriores; y coronamos con los tres días de la fiesta por el 184° aniversario, con una concurrencia masiva que terminó de poner de pie a un pueblo, envalentonándolo para empezar el 2017.

-Durante la campaña electoral hemos puesto el alerta en el millonario gasto que hizo la gestión Inza en publicidad y propaganda. ¿Cómo está esa cuestión en la administración que usted encabeza?

-A veces se gastan 20 pesos y es mucho; y a veces se gastan 100 y es poco, por el resultado. Lo importante es el resultado. La publicidad que hemos gastado nos ha rendido bien porque hemos logrado comunicar. Hemos podido, a través de esa comunicación, llegar a este cambio cultural. Al comienzo de esta nueva etapa nosotros queríamos imponer la premisa de un Azul victorioso y potente; eso la gente lo interpretó y ha sido a través de la comunicación.

-El 8 de mayo de 2015 dijo usted: “venimos de ocho años de despilfarro”. Más allá de Inza, ¿se refirió al último mandato de Omar Duclós?

-Ahí hablábamos de la incorporación de 600 trabajadores municipales que son los que complican la administración pública; no porque no trabajen sino porque, el 71 por ciento del presupuesto, se va en sueldos y sabemos que podemos brindar los servicios que tenemos con muchos (empleados) menos. Entraron 600 operarios en esos últimos ocho años y es un hecho concreto; están los papeles.

Un pase sin opción de “compra”

-Su pase del Frente para la Victoria a Cambiemos fue, a nivel local, el cimbronazo político del año…

-Sí. Como lo dije en su momento nunca fui aceptado por el Frente para la Victoria y los periodistas saben que siempre fui la “oveja negra”; el bicho raro que no lo terminaban de digerir. Nos “torturaron” para darnos la lista (para competir en la Primaria Abierta Simultánea y Obligatoria); La Cámpora fue muy cruel con nosotros. Hubo “operaciones” hasta último minuto; no sabíamos si podíamos participar y finalmente participamos porque necesitaban los votitos que teníamos para seccionalmente traccionar electoralmente. Nunca sentimos una pertenencia nosotros que veníamos del sciolismo. Cuando empezamos la gestión y fuimos a golpear puertas a Buenos Aires y La Plata, nos encontramos con gente que nos atendía bien a pesar de ser de otro color político; empezamos a encontrar mucho peronista dentro del espacio y la gestión de Cambiemos, que fueron los que nos involucraron para poder participar y ser la pata peronista de Cambiemos.

-¿A cambio de nada…? ¿No hubo ningún tipo de concesiones?

-No. No hubo que ceder nada sino que nos tuvimos que convencer nosotros de que era la etapa que se venía; tuvimos una muy buena intuición.

-Cuando simpatizantes de La Cámpora, Miles y otras corrientes internas ultra kirchneristas lo tildan de “traidor”, ¿le afecta?

-No. Me parece que un peronista traidor es aquel que no actúa como peronista. Que no actúa como peronista quiere decir que no está atento a las necesidades del pueblo. Este es un gobierno absolutamente peronista en su forma porque actúa en consonancia con las necesidades de los que menos tienen y dándole lo que hacía Perón, que consistía en llevarle beneficios al pueblo. Los buenos peronistas siempre hicieron muchas obras para el pueblo. Nosotros intentamos imitar a esos buenos peronistas.

-¿Se le hace difícil convivir con ciudadanos que, por su estilo, lo rechazan?

-Lo bueno es que hay una cantidad de gente que me está incorporando así como soy. Tengo una personalidad y no la cambié; sigo siendo igual al que fui siempre. Soy distinto a todos los intendentes que pasaron y eso inicialmente era una cuestión que la gente criticaba porque no era políticamente correcto; no era la imagen del intendente “acartonado”. Soy lo que soy, como dice la canción.

-¿Dónde se sitúa para las elecciones de 2017, teniendo en cuenta que a nivel local la gente del PRO y la UCR podría “reclamar” su espacio como el oficialismo de Cambiemos?

-Debemos fortalecer nuestras filas en el Concejo Deliberante. Es un año en el que hay que jugar fuerte en todos los niveles. La gobernadora y el presidente me han puesto como la figura conductora del Frente Cambiemos en el Partido de Azul y asumo esa responsabilidad con absoluto orgullo; en consecuencia, de eso vamos a trabajar. Trataremos de unificar filas para estar bien fortalecidos y competir con los demás espacios políticos. Un año electoral siempre es un año de mucha gestión donde se consiguen cosas que en el año par no se consiguen. Si en este año, que no fue un año electoral, hemos conseguido sobremanera gestionar para Azul, tenemos muchas expectativas para el 2017.

¿QUÉ PUNTAJE…?

Teniendo en cuenta que el presidente de la Nación y máximo referente de Cambiemos, Mauricio Macri, se puso puntaje “8” al autoevaluar su primer año de gestión, se le planteó a Bertellys qué calificación se daba a sí mismo como saldo de sus primeros doce meses en la administración del Estado municipal. “No me puedo poner puntaje; no me voy a poner puntaje. Sé que no estamos mal por lo que nos tocó y por lo que hemos podido lograr. Me hubiese gustado poder solucionar el restante 20 por ciento que nos falta del basural en 2016, más otro montón de situaciones”, fundamentó y ató el presente del distrito al contexto nacional. “Hay un 30 por ciento de vecinos de todo el país que está pasando por una situación muy crítica en cuanto a la calidad de vida, y Azul no escapa a esa realidad. Viniendo del peronismo, nos hubiese gustado estar al lado de esos vecinos para achicar esa brecha. Son los desafíos que tenemos por delante”, mencionó.

(Con la edición de mañana, segunda y última parte de la entrevista).

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *